El 3 de agosto empieza en Oberá el juicio por la llamada Matanza de Los Helechos

El 3 de agosto empieza en Oberá el juicio por la llamada Matanza de Los Helechos

Desde el 3 de agosto de este año, el Tribunal Penal de Oberá juzgará a los tres acusados por el crimen de Lidia Bezus (69) y su hijo Diego Kosaczuk (29), ultimados en su casa de Los Helechos en agosto de 2015.
Jorge Miguel Chiluk (27), Jorge “El Tuerto” Pereyra (35) y Sergio Machado (27) son los imputados que tiene la causa. Sus conductas serán analizadas por los camaristas Francisco Aguirre, Lilia Avendaño y José Pablo Rivero.
El móvil de la matanza habría sido el robo de dinero, algo que finalmente no concretaron los malvivientes, porque en la residencia de las víctimas encontraron billetes guardados en un cuaderno.
En la mañana del 16 de julio de 2015, primero asesinaron balazos a Diego en la entrada de la vivienda. Bezus escuchó los disparos y se encerró bajo llave en la casa. Quiso esconderse bajo la cama, pero igual la encontraron y ejecutaron.
La residencia de los fallecidos está a ocho cuadras de la casa más cercana. Los criminales conocían este detalle a la perfección.
En la casa, los detectives hallaron 10 mil pesos escondidos en un cuaderno y otros 800 en una billetera. Los ladrones no pudieron dar con esos billetes.
Las víctimas eran consideradas atentas, cordiales y muy religiosas. Iban siempre a un templo evangélico de la zona. Se llevaban bien con todos, por lo que la hipótesis de la venganza o ajuste de cuentas fue destiñéndose con el correr de las horas.
Kosaczuk recibió dos balazos, uno en el lado izquierdo del pecho y otro a la altura del ojo derecho. Su madre también murió de dos impactos: ambos en la cara; además le hundieron el cráneo de un golpe.
Machado fue arrestado días después del hecho en Villa Emsa (Tres Esquinas, Oberá). En su poder encontraron el revólver calibre 22 que, de acuerdo con las pericias de expertos de la Policía, utilizaron para asesinar a madre e hijo. Es un personaje peligroso, considerado el autor material de las ejecuciones. Cuando lo apresaron, le dijo a los uniformados: “Tuvieron suerte de que llegaron cuando dormía, sino me llevaba cargados a varios de ustedes”.
Pero Chiluk había sido el primero en caer. Era conocido de las víctimas y días antes del doble homicidio anduvo merodeando la zona. Se cree que el grupo planificó el atraco al enterarse de que los agricultores habían vendido un lote de pinos por 30 mil pesos.
En un allanamiento realizado en el kilómetro 11 de Oberá, los detectives secuestraron además una motocicleta de 150 centímetros cúbicos, un pistolón calibre 32, 14 cartuchos del mismo calibre y cinco teléfonos celulares.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE