Recorriendo Yantai, en busca del premio Best in the World

El objetivo de este viaje fue participar del evento gastronómico más importante del mundo El Gourmand Awards.  El mismo se compara con los premios Óscar para el cine.

Edouard Cointreau -descendiente del famoso licor francés Cointreau-, es el creador de este maravilloso concurso, que transita por su 22º aniversario, premiando a la industria de las bebidas y la gastronomía del mundo.

Tuve la suerte de participar y ganar tres premios con la edición de “El libro de la Yerba Mate”, de mi autoría, en el Best in The World París 2011 en la categoría Non Alcoholic Drinks; después en Beijing 2014 en la categoría Best Translation, y en Yantai 2015 como Best in the World por los 20 años del concurso. Esto es un honor para nuestra Infusión Nacional y toda la industria yerbatera.

También mi libro “Beber y comer en Argentina” se alzó con el premio Best in the World en Beijing 2014, en la categoría Best Food & Drinks.

Este año volví a Yantai a promocionar el mate y el vino argentino, auspiciada por empresas hoteleras y agencias de turismo de Iguazú, Misiones, en Argentina.

 

La idea fue promocionar este destino internacional, donde se encuentra una de las nuevas siete maravillas naturales del mundo “Las Cataratas del Iguazú”, y a través de la cultura del mate invité a los presentes a visitar Iguazú.

 

Yantai es una ciudad costera y el mayor puerto pesquero de la provincia de Shandong en la República Popular China. Su nombre significa literalmente “montón humeante”, “columnas de humo negro” o simplemente niebla. Este significado deriva por tres causas: en primer lugar, en la antigüedad en la ciudad se colocaban fuegos que servían de guía a los barcos que atravesaban la zona; en segundo lugar, cuando había invasión inminente de piratas los pobladores quemaban excrementos de lobo, lo que producía columnas de humo negro. En tanto, en tercer lugar, en las mañanas frías, especialmente en invierno, se suelen formar bancos de niebla en la ciudad.

El antiguo nombre dado en occidente a esta ciudad era el de Chefoo o Zhifu (芝罘). Localizada al sur del mar de Bohai, la ciudad dispone de 909 km de costa. Ocupa un área de 2643,6 km².

Actualmente es la segunda ciudad industrial en Shandong, detrás de Qingdao. Sin embargo, la industria más grande de la región es la agricultura. Es famosa en toda China por una variedad particular de manzanas, y cerezas.

Hoy por hoy, es considerada una zona productora de uva para vinos, y la más antigua bodega de uvas del país (Changyu) se encuentra aquí.

Mi viaje estaba cargado de emoción y también de intriga, ya que llegar a China y mimetizarse con su cultura siempre te trae sorpresas.

El primer día hicimos un recorrido por el evento, donde diferentes culturas exponían sus productos, en mi caso el Mate y el Vino Argentino estaban presentes.

Lo que más llama la atención en esta cultura milenaria, es la dedicación que ponen es sus vestuarios y comidas, cuando hay días festivos.

Un banquete en China siempre comienza con una mesa bien servida, que contiene un set individual de bols y platos, así como los famosos “palillos”.

La palabra china actual para los palillos es Kuài Zi (筷子) o Kuài’er (筷兒), que se puede traducir aproximadamente como “ligero pequeño bambú”. Pero el termino original fue hanzi zhù (箸). Se fabrican normalmente de madera, bambú, metal, hueso, marfil

y actualmente también de plástico. En el palacio imperial chino se usaban palillos de plata para detectar veneno en las comidas reales.

En estos banquetes, suelen ofrecerse los platos típicos de la zona.  Yantai tiene una de las cocinas más famosas de China, y la comida se basa en los mariscos y los platillos ligeros. Entre los productos del mar que se consumen el “Sea Cucumber” o pepinos de mar que es la vedette, considerado el caviar de esta zona. Pertenece al mismo grupo (Echinodermata) que los erizos de mar o las estrellas de mar.

 

La mayoría de las culturas del este y sureste asiático consideran al pepino de mar una delicia. Tiene una textura resbaladiza, y se lo suele acompañar con melón blanco, la vieira seca, el kai-lan, el shiitake y la col china. En Asia algunas de las entrañas se utilizan en comidas como sushi, y también se comen, una vez desecados y vueltos a hidratar, en sopas, típicas especialmente en China en donde el trepang es considerado un caro manjar con fuertes poderes afrodisíacos.

También la cocina de Yantai está compuesta de mariscos, teniendo en cuenta su cercanía al mar: abulón, ostión, cangrejo,  camarón, caracoles de mar. También se elaboran fideos celofán a base de almidón de garbanzo verde.

Entre las especialidades regionales están: baochao yaohua, riñones de cerdo fritos; jiuqu dachang, un guiso a base de intestinos de cerdo; basi digua; que son papas caramelizadas, y zha jinchan, que son cigarras fritas.

Siempre en las mesas se sirve la estrella de la zona, el Pato Laqueado a la pekinesa o Pato Pekinés (chino simplificado: 北京烤鸭, chino tradicional: 北京烤鴨, pinyin: Běijīng kǎo yā) es uno de los platos más conocidos internacionalmente de la cocina china y también uno de los más populares en los restaurantes chinos de los países occidentales. Es originario de la capital de China, Pekín, si bien es un plato típico de la cocina de todo el noroeste del país. Por el período de Qianlong (1736-1796) de la dinastía Qing, la popularidad del pato de Pekín se separó a las clases altas. A mediados del siglo XX, el pato de Pekín se había convertido en un símbolo nacional de China, favorecido tanto por turistas como por diplomáticos.

 

Pero lo que más me llamó la atención en estas comidas, fueron los insectos fritos: grillos, alacranes, y escarabajos, etcétera. Tenemos que partir que el ser humano consume insectos desde hace miles de años, huevos, larvas y adultos insectos era parte de nuestra dieta prehistórica, y en muchas culturas siguen importancia en la gastronomía como en China. En mi caso valió la pena probarlos, se sirven fritos, y se pueden acompañar con alguna salsa especiada, pero la primera vez hay que animarse a comerlos solos.

 

Para el postre, no hay mejor elección que una bandeja de cerezas, que se comparte entre los comensales.

Durante las comidas, se suele servir té verde a 40º, para facilitar la digestión. No se suelen beber bebidas frías, hasta la cerveza se sirve templada. En esta ocasión bebimos un vino hecho en las montañas en el sur de China, en Lupu Valley, hecho de las uvas vidal, muy fresco y aromático.

En China se consume té desde el 2.737 a. C. Estando en esta ciudad no podía dejar de participar de una ceremonia del té, así como nosotros tenemos el ritual del mate, ellos lo practican con esta infusión.

Tienen reservadas partidas envejecida de té para ocasiones especiales, las mismas se presentan en un formato cilíndrico, denominadas tortas.  La tradición dice que cuando un hijo se casa, hereda el té más antiguo de la familia, que luego debe ser pasado a sus hijos.  En todas las ceremonias y rituales del té, se puede encontrar una “adoración de lo bello en medio de los hechos sórdidos de la vida cotidiana”.

 

Todo comienza poniendo a calentar agua. Cuando el agua está caliente a 80º, se le echa a la tetera para que se vaya aclimatando. Luego se vacía, y se colocan hojas de té hasta aproximadamente un tercio de la capacidad de la tetera. Luego vertimos un poco más de agua caliente, tapando las hojas y vaciando inmediatamente. Es sólo para aclimatarlas.  Ahora sí, se añade el agua hasta que la capacidad esté completa, impidiendo que se formen burbujas y dejando reposar el té en el tiempo que sea indicado, de acuerdo a la variedad. Se sirve el té en las tazas, moviendo continuamente la tetera de manera que vaya cayendo por los bordes del recipiente. Se supone que todos tienen que tener el mismo color, sabor y aroma. Se colocan las hojas sobrantes en otra tetera, guardándolas para infucionar próximamente.
Siguiendo con mi paseo por Yantai,  quise visitar el casco antiguo de la ciudad, es una zona de casas pequeñas, en medio de edificios modernos en altura. Aquí podemos encontrar los mejores restaurantes, y hasta llegar a elegir nuestros pescados y mariscos que luego cocinarán para nosotros. La tradición es comer en las calles, los famosos puestos de Street food, abundan en esta zona.

Aquí pueden visitar el museo del vino, Zhangyu Wine Cultural Museum donde podrán vivir la experiencia desde los inicios de la vitivinicultura, y al final del recorrido una cata de vinos tintos y blancos.

También si les gusta el tema del vino, puedes visitar a las afueras de la ciudad, Yantai Zhangyu Group. Tienen viñedos y un castillo para recorrer.

En esta visita me tocó estar en un día festivo de China, el famoso Dragon Boat Festival Food, en este día se prepara un platillo especial denominado “Zongzi”  relleno de arroz pegajoso y carne, envuelto en hojas de bambú.  También se le puede agregar azúcar una vez que se abre el zongzi. A gusto del comensal.

Fue un placer estar nuevamente en China, y siempre es hermoso volver. Empaparte de su historia y cultura, y disfrutar de su gastronomía y la hospitalidad de su gente.

 

Zàijiàn Yantai!

 

 

 

 

(*)  www.karlajohan.com.ar

 

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE