Una nueva liga de gobernadores en la escena política nacional, China prepara una catarata de inversiones y Frigerio baja línea en Misiones

Una nueva liga de gobernadores en la escena política nacional, China prepara una catarata de inversiones y Frigerio baja línea en Misiones

Un nuevo núcleo de poder se viene consolidando en el país, se trata de la Liga de Gobernadores, conformada -hasta ahora- por once provincias que encuentran en conceptos como oposición constructiva, garantía de gobernabilidad y defensa del federalismo, puntos de acuerdo sobre los cuales fundar posiciones políticas sólidas.

En una reunión realizada el miércoles pasado en Entre Rios a la que asistieron los jefes de Estado de Misiones, Córdoba, Chaco, Catamarca, La Rioja, Tucumán, Tierra del Fuego, el vice de Santa Cruz, además del anfitrión Gustavo Bordet, a los que habría que sumar a los gobernadores de Salta y San Juan, ausentes con aviso, este nuevo espacio federal se presentó ante la escena política nacional como un actor relevante con peso específico suficiente para negociar de igual a igual ante la Nación.

La historia reciente del país sugiere que una liga de gobernadores necesariamente se construye en oposición al gobierno nacional, pero este no es el caso del colectivo que se terminó de formalizar la semana pasada. Esta nueva liga se propone más bien como un espacio para gestionar mejor la relación entre la Nación y las provincias, para establecer prioridades en los reclamos y definir posicionamientos comunes.

Los integrantes de esta Liga de Gobernadores no están alineados directamente con el gobierno de Macri, pero tampoco responden a otros liderazgos de escala nacional, lo que los habilita a conformar una opción independiente. La construcción comenzó a fines del año pasado, al fuego de la discusión de la modificación de Ganancias, ante la necesidad de constituir un espacio que represente los intereses de las provincias, que muchas veces no coinciden con los del Gobierno nacional, ni con los de una oposición que suele actuar con la irresponsabilidad propia de quien no carga con el peso de gobernar en ninguna provincia.

Con un buen número de legisladores nacionales como principal capital, este colectivo de provincias busca contrapesar la atención que por afinidad política reciben la provincia y la ciudad de Buenos Aires, ofreciendo garantía gobernabilidad a cambio de un tratamiento razonable en la distribución de fondos y obras y el sostenimiento de ciertas pautas de autonomía, especialmente en el plano fiscal. En definitiva, plantear una relación de mutua colaboración con la Nación en un marco de respeto, en la misma línea que trazó Misiones y que sintetizó Passalacqua con aquello de “gobernabilidad con gobernabilidad se paga”.

Muchos de los reclamos que venía sosteniendo Misiones de manera aislada, al igual que otras provincias, encuentran en la liga de Gobernadores una caja de resonancia, un espacio común en el que cobran fuerza. Los intereses de las provincias que la componen tienen así una defensa mucho más efectiva en temas como la reforma tributaria, modificación de la coparticipación y distribución de fondos, entre otros.

China, el nuevo eje financiero mundial y un proyecto para Misiones

Con la realización de una cumbre a la que asistieron representantes de más de cien países, 28 de ellos jefes de Estado entre los que se cuenta Mauricio Macri, China presentó la iniciativa del Cinturón y la Nueva Ruta de la Seda, plataforma con la que pretende extender su influencia política y económica, especialmente en los países emergentes.

Luego de sufrir por las sucesivas crisis generadas por las potencias de occidente, el gigante asiático busca incrementar su protagonismo en la economía financiera a través del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII), organismo con el que pretende competir con entidades como el Banco Mundial, y para ello proyecta financiar inversiones en infraestructura en cantidades de dinero que escapan a la comprensión de cualquier mortal.

Este impulso de China como potencia financiera es sin dudas una buena noticia para una Argentina necesitada de inversiones, más aún teniendo en cuenta que las administraciones de Néstor y Cristina Kirchner supieron sentar una base de buenas relaciones con los asiáticos.

Este nuevo escenario ya aportó resultados concretos para Misiones: en su periplo por Extremo Oriente, Macri firmó el “Memorando de Entendimiento (MOU) del Proyecto de Ampliación de la Redes de Transmisión Eléctrica de la Provincia de Misiones en 500/132/33kV”, piedra fundamental para financiar una obra que, a un costo de miles de millones de dólares, renovará todo el tendido eléctrico y permitirá llegar con potencia y abastecimiento suficiente a todos los rincones de la provincia, solucionado de aquí a 20 años la distribución energética provincial.

Política en temporada alta

A tres semanas del inicio del período de sesiones ordinarias, la Legislatura volvió a convertirse en uno de los motores de la actividad política misionera. En la sesión del jueves último se aprobó la creación de un juzgado, una fiscalía y una defensoría en San Pedro, dando respuesta así a un viejo reclamo de los pobladores de esa localidad.

Además los legisladores avanzaron durante la semana en el desarrollo de dos proyectos que buscan garantizar reivindicaciones históricas para los misioneros. Uno de ellos tiene que ver con el reclamo de una tarifa diferenciada de energía eléctrica que compense por la imposibilidad de acceder a gas natural por redes y el otro busca otorgar beneficios fiscales a las zonas de frontera con el objetivo de limar las asimetrías con países fronterizos, especialmente Paraguay.

La posibilidad de aplicar medidas para compensar las asimetrías ya estaba planteada en el artículo 10 de la Ley Pyme, sancionada por el Congreso nacional el año pasado, pero hasta ahora ese artículo no se reglamentó, por lo tanto no es aplicable.

Ambas iniciativas, la de una tarifa eléctrica diferencial y compensaciones fiscales para zonas de frontera, ya fueron plasmadas en dos proyectos de ley presentados por el diputado nacional Maurice Closs que contaron con el acompañamiento de casi todos los demás legisladores nacionales misioneros.

Frigerio dejó un anuncio y bajó línea

El ministro del Interior Rogelio Frigerio pasó por Misiones esta semana. Luego de recorrer obras en distintos puntos de la provincia, anunció junto al gobernador Hugo Passalacqua la continuidad del ITC diferenciado para Posadas y al final del día encabezó una reunión de la Mesa de Cambiemos en la que dejó definiciones políticas muy concretas.

Flanqueado por el director de la EBY, Humberto Schiavoni, y el delegado del ministerio de Desarrollo Social de Nación, Miguel Ángel López Vedoya, el ministro del Interior instó a su tropa a dejar de lado los personalismos y las peleas por politequería y trabajar en conjunto con el Gobierno Provincial y los municipios para solucionar los problemas de la gente.  “No estamos acá para pelearnos con nadie”, remarcó.

Frigerio dejó el mandato de construir consenso interno y aportar gobernabilidad al Gobierno provincial. Recordó a los partidarios de Cambiemos que la discusión por las candidaturas no debería estar en la agenda de ninguno de ellos, por el simple hecho de que no está entre las preocupaciones de la gente.

Polo opositor

La relación de colaboración mutua construida entre los Gobiernos de la Provincia y la Nación corrió a Cambiemos del lugar de la oposición frontal a la Renovación, pero no tardó en aparecer rápidamente un postulante para ocupar es espacio. Con esa premisa nació el Frente Avancemos, conformado por radicales disidentes del grupo Vanguardia, los camioneros massistas y el partido de Claudio Wipplinger.

Esta nueva fuerza se presentó como oposición tanto a la Renovación, cuanto al Gobierno nacional, con ello encontró su lugar en el variopinto espectro político provincial, aunque todavía está por verse qué tipo de oposición plantearán.

En tiempos en los que la grieta sigue marcando el pulso de la política nacional, seguramente será grande la tentación de reproducir en la provincia esa forma de hacer política, sin embargo el electorado misionero dio sobradas muestras en la última década de que no simpatiza con proyectos rupturistas que apunten a complicar la paz social y mellar la gobernabilidad de nadie.

Hace mucho que pueblo misionero aprendió a votar, en consecuencia todas las propuestas constructivas que puedan surgir de este frente seguramente serán bien recibidas por la sociedad, no así las expresiones demagógicas que busquen poner palos en la rueda al desarrollo de la provincia y poner en riesgo la convivencia entre los misioneros.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE