Corrientes: advierten que otros cinco puentes están en riesgo sobre la ruta 12

Corrientes: advierten que otros cinco puentes están en riesgo sobre la ruta 12

El tránsito entre Corrientes y Misiones quedó suspendido y los viajeros deben desviar por la Ruta 118. Lo que comenzó como una rajadura en el asfalto se convirtió en desastre en el transcurso del día. La estructura sobre el arroyo Iribú Cuá se desmoronó por partes, hasta quedar hundido en las aguas. Otros cinco puentes sobre alcantarillas corren el mismo riesgo.

 

L a emergencia hídrica, que ya suma más de 14 mil afectados, arrasó ahora con una de las conexiones viales más importantes de la región: la Ruta 12 que conduce desde la capital correntina hacia Misiones.

El daño sobre la cinta asfáltica se detectó durante la noche del jueves, cuando se advirtió sobre la reducción en la circulación por la aparición de una rajadura en el puente sobre el arroyo Iribú Cuá, a la  altura del kilómetro 1116 de la arteria vial.

Pero durante la mañana la fuerza del agua terminó por derribar la estructura, que comenzó a caer por partes, hasta quedar completamente desmoronada.

Unos cinco puestos de Policía durante el trayecto entre Capital y el punto exacto del puente derruido fueron apostados sobre la ruta, para advertir a los conductores desprevenidos que no avanzaran rumbo a Posadas por ese camino. No obstante, no todos los vehículos recibieron la advertencia, fueron varios quienes se encontraron con el puente sumergido y tuvieron que regresar.

Pronto se informó sobre el camino alternativo para dirigirse a Ituzaingó, Posadas y el resto del MERCOSUR. Se trata de la Ruta 118, que atraviesa Saladas, Tabay, Tatacuá y desemboca en Ruta 12 a la altura de Loreto. No obstante, autoridades viales reconocieron que también ese camino requiere de mantenimiento tras las intensas lluvias que asolaron a la región durante todo el mes.

Durante la mañana, el Salón Azul de la Casa de Gobierno fue el punto de encuentro para una reunión del Comité de Emergencias de la Provincia, que estuvo encabezada por el ministro de Coordinación, Eduardo Vischi. Y esta vez contó con funcionarios, técnicos y  delegados regionales de entidades del Gobierno Nacional y de la Provincia.

El subsecretario Gestión Integral de Riesgo del Ministerio de Seguridad de la Nación, Marcelo Rozas Garay, acompañó durante la mañana al director de Defensa Civil de la Provincia, Eulogio Márquez, y a la delegada regional de Vialidad, Ingrid Jetter, a constatar los daños sufridos por el puente sobre el Iribú Cuá.

Por la tarde, tras una jornada de trabajo técnico intenso, el Comité de Emergencia volvió a reunirse con los funcionarios nacionales, con un plan de acción que cuenta de al menos cuatro medidas inmediatas.

Entre ellas, se cuenta la de evaluar y acelerar las tareas de refuerzo sobre al menos otros cuatro o cinco puntos donde existen cauces que atraviesan la Ruta 12 en el Norte provincial. Se trata de los mismos tramos que, el 10 de abril pasado  (cuando llovieron más de 500 milímetros en un día y 700 en una semana), los productores de la región alertaron a autoridades sobre el riesgo de derrumbe.

Aunque la gestión para plantear la preocupación por parte de los productores fue rápida, y las autoridades regionales trasmitieron la urgencia a la administración federal, uno de los puentes se derrumbó ayer antes de que pudiera ser reparado. Y otros cuatro permanecen en riesgo de correr la misma (mala) suerte. En especial el ubicado en el kilómetro 1154, sobre el arroyo Santa María, que tras desbordarse hace tres semanas dejó a Berón de Astrada y parajes cercanos completamente bajo agua.

Los otros puntos donde existen riesgos en la Ruta 12 se encuentran en el kilómetro 1.238, donde se abrió un desagüe para sanear la zona y la alcantarilla ya sufrió la caída de un ala del estribo. La estructura sobre el arroyo Baí, otro pequeño cauce sin nombre con la alcantarilla amenazada en el kilómetro 1.165, y la estructura sobre el arroyo Santa Lucía, donde ya se realizan los arreglos de conservación sobre los estribos con hormigón.

 

Mientras tanto, los pobladores de la zona – aquellos que no podrían rodear media provincia hasta Saladas y Tatacuá para empalmar la Ruta 12 con la 118 a la altura de Loreto – son quienes padecen la pérdida de ganado arrasado por el cauce de los arroyos desbordados, y también la dificultad para conectarse por caminos y rutas afectadas.

“Tengo familiares del otro lado, cerca de Scorza Cué, que tienen el campo inundado desde hace varios días”, relató a época Marcelo Ratti, oriundo de la zona. Ayer a la siesta, intentaba cruzar por Ruta 12 el arroyo Iribú Cuá, cuando se encontró con el puente desmoronado. “La principal preocupación es cómo abastecerse. Llevaba forraje para el ganado y mercadería para la familia. Pero ahora, que no se puede cruzar, deberán atravesar caminando cinco  kilómetros para poder asistir a un comedor. O sino recorrer hasta 20 kilómetros para abastecerse”, detalló el vecino con suma preocupación.

 

Puente Bailey

“Antes del 25 de mayo tendrá que estar colocado y funcionando el puente que se instalará sobre el arroyo Iribú Cuá”, detalló Marcelo Rozas Garay, subsecretario de Gestión de Riesgo de la Nación.

Así,  se fijó el plazo para que la estructura del puente Bailey de 35 metros  – que viaja desde Villa Ángela en Chaco – arribe a la zona y pueda ser instalada y armada en el lugar.

Del mismo modo, confirmó que se acordó con el ministro de Coordinación y Planificación de la Provincia, Eduardo Vischi, – con quien se centralizará el contacto para coordinar el plan de acción ante la contingencia – la tarea que llevará adelante Vialidad Nacional para analizar y readecuar alcantarillas a lo largo de la Ruta 12 y la 118.

Fuente: Diario Época



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE