Divulgaron la grabación completa de Michel Temer pactando el pago de un soborno

El audio dura 39 minutos y fue entregado al Gobierno y a la prensa por el Tribunal Supremo de Justicia. Se trata de la conversación entre uno de los dueños de JBS, Joesley Batista, y el presidente de Brasil para comprar el silencio del condenado Eduardo Cunha.

El Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil envió a la Presidencia, este jueves por la tarde, una de las grabaciones que integran la delación premiada de los dueños del frigorífico JBS.

El archivo de audio tiene una duración de 39 minutos con conversaciones entre uno de los dueños de JBS, Joesley Batista, y el presidente Michel Temer sobre el pago de un soborno a Eduardo Cunha, ex jefe de la Cámara de Diputados preso por corrupción, para que no hable de ellos ante la Justicia. Y en el diálogo mencionan al ex ministro Geddel Vieira Lima como un amigo de Cunha que podría colaborar en la transferencia del dinero.

Aquí, la transcripción (traducida) de un fragmento de la grabación:

Joesley Batista: Quería escucharlo un poco, presidente. ¿Cómo está con toda esta situación, con Eduardo (Cunha), no sé, el Lava Jato?

Michel Temer: Eduardo resolvió fustigarme. Usted vio que… No tengo nada que ver con la defensa. Moro desestimó 21 preguntas de ellos, no tengo nada que ver con su defensa. No hice nada [inaudible].

Joesley: Yo quería hablarle de eso. Allí hice lo máximo dentro de lo posible. Todo lo que tenía pendiente de aquí para allá, lo arreglé todo. Y él se mantuvo firme y vino, cobró, tal, tal, tal. Listo. Avancé y lo saqué del medio. El único amigo suyo que está aquí, Geddel (Vieira Lima), siempre estaba [inaudible]. Geddel anda siempre por allí, pero perdí el contacto con él porque está investigado y no puedo encontrarlo. […] Es más […] del negocio de las fugas [inaudible]. Yo estoy ahí defendiéndome. Pero es lo que más o menos he podido hacer hasta ahora. Estoy bien con Eduardo.

Temer: Tiene que mantener eso, ¿sabe?

El presidente Michel Temer negó este jueves que vaya a renunciar a su cargo, tal como lo exigen toda la oposición y sectores de su propia base política por sospechas que lo implican en corrupción e intentos de obstruir a la justicia.

“No renunciaré. Repito: no renunciaré. Y exijo un esclarecimiento pleno de todo”, declaró Temer en un mensaje a la nación transmitido desde el Palacio presidencial del Planalto.

“Quiero dejar muy claro que mi Gobierno vivió esta semana su mejor y su peor momento”, dijo el mandatario, quien en el primer caso citó “la caída de los indicadores de la inflación, los números del retorno del crecimiento (económico) y la generación de empleo, con esperanza de días mejores”. Sin embargo, afirmó que “cuando el optimismo retornaba”, una grabación hecha “clandestinamente trajo de nuevo el fantasma de una crisis política en una dimensión aun desconocida”.

Aludió así a la información divulgada el miércoles por el diario O Globo sobre la grabación secreta a Temer por parte de un empresario que colabora con la Justicia en investigaciones sobre corrupción.

El objeto de la presunta coima sería Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara baja, ex aliado del gobernante y promotor del juicio político que condujo el año pasado a la destitución de Dilma Rousseff y, por consecuencia, llevó a Temer al poder.

Infobae



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE