Por falta de espacio trasladan los cuerpos en el cementerio La Piedad de Posadas

Por falta de espacio trasladan los cuerpos en el cementerio La Piedad de Posadas

El trabajo comenzó en febrero del 2016 donde se trasladaron 1600 cuerpos. En el cementerio de Posadas con 16 hectáreas y capacidad para 16 mil cadáveres,  fueron sepultados más de 34 mil cuerpos. Ahora, el municipio comenzó aplicar la ordenanza que está vigente de 1982, la cual establece que pasado cinco años, el cuerpo debe pasar a nicho o cremación.

En el 2015 el cementerio, con capacidad para 16 mil cuerpos, llegó a su máxima ocupación. Más de 34 mil cuerpos fueron sepultados.

 

Alberto Penayo, director del Cementerio La Piedad explicó que el traslado  es en el marco de un proceso de reordenamiento y la funcionalidad que debería tener el cementerio, conforme la ordenanza. Marcó que deben llevar adelante todas las ordenanzas vigentes.

Actualmente, en promedio, el cementerio realiza unas sieete sepulturas diarias. En este proceso de reordenamiento, se traslada una cifra similar, diariamente entre cinco  y diez.

Para este trabajo, el municipio está construyendo nichos donde son trasladados los restos “siempre, con el consentimiento y acompañamiento de los familiares”.

“El año pasado hicimos más de 1600 traslados, esto marca el acompañamiento de los familiares”, expresó Penayo.

Se estima que el trabajo llevaría unos diez años, para lograr todo el “reacomodo” previsto.

“Todos los que están en sepultura de tierra pasan a nicho, si están al día con las tasas. Los que no están con la tasa al día, finalmente pasan a fosa común. El proceso lleva unos seis meses, tras todos los trámites con los familiares”, explicó.

Desde el municipio insisten en que el proceso “es necesario”, ya que el espacio colapsó.

El 60 por ciento son deudores y no han vuelto a visitar el cementerio

Alberto Penayo precisó que de los 34 mil contabilizados, el 60 por ciento abandonaron sus deudas. “Encontramos deudas de 18, 25 años, familias que trajeron cuerpos y lo abandonaron. Todo esto entra en juego a la hora de decidir qué hacer con los restos”, manifestó Penayo. Al respecto indicó que hay gente preparada trabajando.

El director del cementerio manifestó que si este proceso se hubiera hecho desde 1982, cuando entró en vigencia la ordenanza,  hoy no estarían en esta situación de colapso.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE