12 de mayo, Día de la Fibromialgia: ¿Cómo debe ser la alimentación de estos pacientes?

12 de mayo, Día de la Fibromialgia: ¿Cómo debe ser la alimentación de estos pacientes?

En los últimos años los distintos estudios sobre nutrición en fibromialgia han aclarado aspectos muy importantes acerca de la dieta, el sobrepeso, las intolerancias alimentarias, los déficits nutricionales y la utilidad de los suplementos dietéticos en estos pacientes.

Se ha estudiado la relación que existe entre el sobrepeso, y la obesidad, y la fibromialgia. Está comprobado que la obesidad es más frecuente en pacientes con fibromialgia y que ésta se asocia a una mayor severidad de los síntomas y un empeoramiento de la calidad de vida. Es decir, los pacientes fibromiálgicos con sobrepeso u obesos tienen más dolor, más fatiga, peor calidad del sueño y mayores alteraciones en el ánimo (ansiedad, depresión) que los pacientes delgados y con peso normal. De ahí se deduce que el control del peso es efectivo para mejorar los síntomas.

Los estudios también demuestran la utilidad de eliminar ciertos alimentos de la dieta en pacientes con fibromialgia. Como los alimentos que contienen excitotoxinas (potenciadores de sabor presentes en muchos alimentos procesados y productos light o sin azúcar) pueden empeorar los síntomas al actuar como excitadores de los neurotransmisores y toxicidad neuronal si se consumen en exceso. Entre estas excitotoxinas más utilizadas en la industria alimentaria encontramos el glutamato monosódico y el aspartamo. Ambos son utilizados en la mayoría de los productos industrializados como gaseosas dietéticas, edulcorantes, galletitas, golosinas, jugos light, entre otros.

Además, se ha descubierto que existe, en un gran número de casos, unasensibilidad al gluten no celiaca entre los pacientes con fibromialgia. Dicha sensibilidad no llega al grado de una enfermedad celiaca, pero, sin embargo, se ha comprobado que tras retirar durante más de 6 meses los alimentos con gluten, algunos pacientes refieren una mejoría significativa de los síntomas intestinales, el cansancio y el dolor osteomuscular.

Los aspectos más importantes a tener en cuenta para la alimentación en fibromialgia son:

  • Realizar una alimentación rica en minerales como el magnesio, el calcio y el potasio, y pobre en sodio (sal). Los mismos se encuentran en frutas y verduras, y el calcio en los lácteos, principalmente.
  • Hacer un buen aporte de antioxidantes: vitamina C, A, E, Selenio, Zinc. Los podemos incluir a través de frutas, verduras, cereales integrales (evitando trigo, avena, cebada y centeno), aceites vegetales.
  • Consumir vitamina D para asegurar la absorción del calcio a nivel intestinal. La vitamina D se encuentra en pescados, y, además, es necesaria la exposición a la luz solar al menos 15 minutos diarios.
  • Consumir Omega-3 por su efecto antiinflamatorio y mejora de los estados de depresión. Se encuentran en pescados, semilla de chía, frutos secos, aceite de oliva y canola, entre otros.
  • Consumir alimentos ricos en Beta-carotenos: todos los vegetales de color amarillo y naranja.
  • Consumir vegetales crudos en las comidas principales para aumentar el aporte de vitaminas antioxidantes.
  • Realizar al menos 5 comidas diarias.
  • En general, lo más importante es preferir alimentos naturales, evitando todo lo procesado e industrializado, debido a sus agregados de aditivos como endulzantes, conservantes, etc.

Cabe destacar que siempre se debe consultar a un profesional especializado, en este caso en nutrición, para llevar adelante una alimentación adecuada totalmente a cada persona, pues estas recomendaciones son generales, no contemplan individualidades.

Por la licenciada Romina Krauss – M.P. N° 147

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE