Liliana Picazo: “La marca que dejé en mi carrera judicial hasta ahora es mía y me seguirá acompañando”

Liliana Picazo: “La marca que dejé en mi carrera judicial hasta ahora es mía y me seguirá acompañando”

La Fiscal y recientemente nominada para el cargo de ministra del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Misiones habló de su trabajo a lo largo de estos años, la situación actual del Poder Judicial en la tierra colorada y sobre cómo analiza su futuro. Reconoció que la propuesta del Gobernador Hugo Passalacqua la sorprendió y se mostró conmocionada por la reacción positiva de la gente. Opinó sobre el polémico fallo del 2 x 1 de la Corte y el debate sobre la denominada “puerta giratoria para delincuentes”.

 

La fiscal Picazo “es una persona que admiro mucho, con valores y con integridad” dijo el Gobernador Hugo Passalacqua ayer al finalizar el acto por el Día de la Policía. Es que por la mañana y en una breve reunión que tuvo lugar en Casa de Gobierno, informó a la actual fiscal del Tribunal en lo Penal Uno de Posadas, Liliana Picazo que la nominó para cubrir la vacante existente en el Superior Tribunal de Justicia por la muerte del magistrado Manuel Augusto Márquez Palacios.

 

En diálogo con Misiones OnLine TV detalló el encuentro y las repercusiones tras hacerse pública la noticia.

“Hoy la preocupación para porque mi trabajo que no se atrase en la Fiscalía. Estoy genuinamente preocupada e incluso hoy pasé por los dos tribunales, hablé también para armonizar un poco la salida con el fin de que no haya atraso porque el servicio de justicia hay que seguirlo prestando más allá de las habilidades personales de los operadores del sistema. Hay una cosa con la que yo estoy impresionada, que es la conmoción social que ha generado esto. Acabo de pasar por la parada de colectivo, y un señor me dijo la felicito doctora. Yo me paré, lo miré como diciéndole no te conozco, cuando él me dice usted no me conoce pero, a mí me alegra que pasó esto”.

 

Respecto a si anhelaba un día ser ministra del STJ misionero confesó que en realidad siempre estuvo cómoda en los lugares donde le tocó trabajar. “Nunca me obsesioné con el Superior Tribunal, porque conozco que es una decisión política y siempre trabajé en el lugar donde tenía que trabajar. Siempre me gustó mi trabajo. Hoy me duele dejar la Fiscalía, como me dolió dejar el Juzgado. Lo cierto es que voy generando espacios en donde siempre me gustó trabajar. Pero la gente siempre me ponía en este lugar. Yo estoy acá ahora porque la gente me puso acá”.

 

Sobre la decisión del Gobernador de presentarla como candidata, remarcó su calidez de persona y dijo “es sencillamente un hombre muy bueno. Me dijo que conocía mi trayectoria y que para él era un honor proponerme al cargo y le dije que sí”.

 

Reflexionando sobre su trabajo en los últimos 43 años en el Poder Judicial misionero donde se destaca su militancia, compromiso con la verdad, el impulso de proyectos como la creación del Concejo de la Magistratura y varios juicios a jueces, entre otras cuestiones, aseguró que hoy hay que redoblar los esfuerzos para afrontar la crisis de credibilidad que tiene la sociedad con quienes imparten justicia.

 

“Hay que trabajar con más ánimo porque la crisis de credibilidad que la sociedad tiene con respecto a quienes conducimos en uno u otro aspecto las instituciones del país, es mucha. A la gente hay que darle respuestas. Desde este nuevo lugar que voy a empezar a transitarlo en un tiempo, que es un cuerpo colegiado donde hay que consensuar o disentir, es un espacio donde voy a ser parte del pensamiento que se va a reflejar en una sentencia. Ya sea en soledad, por mayoría o en unanimidad. Es una tarea delicada y trascendente. Porque una sentencia del órgano judicial más importante de la Provincia es fundamental y tiene un efecto para todos, no solo para los que están en el litigio o forman parte del proceso penal, civil, contencioso o familiar. Por eso la crisis de esta sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación – sobre el beneficio del 2 x 1 para genocidas – que no la entiende nadie, salió para nadie”.

 

 

Sobre la realidad de la Justicia misionera y el debate actual denominado puerta giratoria que se basa en que los delincuentes entran y salen de la cárcel generando un reclamo social explícito, dijo que se está trabajando en el tema en varios órganos del Poder Judicial.

 

“Felizmente recaí en este edificio donde están todos o casi todos los juzgados de Instrucción y tenemos buen trato y buena conversación con todos los jueces. Mutuamente somos de hacemos consultas, ese tema en especial lo venimos charlando desde hace mucho tiempo. Estamos tratando de solucionar y se está trabajando. A veces la sociedad pone nombres o situaciones que no son tan graves, por lo menos acá. Tratamos de solucionarle el problema pero también para esas personas, no sólo para la sociedad. Tenemos que decirle a esa persona mirá, nosotros te tenemos que poner en caja a vos, acumular todas tus causas, apurar o ir dictando sentencia hasta que haya un momento que esa persona tenga un tiempo de entrada y uno de salida. Eso es política criminal, por suerte lo estamos haciendo y también algo que a veces la sociedad les molesta pero es tratar de mejorar el lugar a donde van estas personas. Eso es fundamental, al preso hay que darle de comer, hay que darle estructuras. No se trata de darle un palacio, pero tampoco hay que darle una pocilga. Estamos trabajando mucho y seriamente con esto. Se están trasladando a las personas inimputables que ni las familias los quieren, al Carrillo. A esa gente también hay que darle un trato humanitario. Ese trabajo lo voy a seguir haciendo desde otro lugar desde lo institucional”.

Añadió que el trabajo que se realiza se inicia en el Poder Judicial, debe necesariamente estar articulado con el Poder Ejecutivo como responsable de las estructuras y el Poder Legislativo acompañando con legislación. “Esto es una preocupación personal. Nosotros hemos generado en la cárcel de Loreto una comunidad terapéutica para ayudar que la gente para que cuando salga esté mejor y no peor. Eso es en beneficio de la sociedad toda. Se trata de algo que nos demandó mucho trabajo. El que entra y sale nunca es el mismo, pero tenemos que dar una respuesta a la sociedad también. Nosotros ponemos en marcha una comunidad terapéutica que tiene un costo pero es en beneficio de la sociedad”.

 

Consultada sobre el debate que se da en torno a jueces que liberan personas que cometieron diferentes delitos y cuando salen son reincidentes, su opinión fue tajante: eso no pasaría si los jueces cumplieran con la ley. “Si cumplieran la ley andaría todo perfecto. Si las instituciones se adecuan, como necesariamente tiene que ser, todo andaría perfecto. A veces no es falta legislación sino que se aplique bien la ley. En estos casos de resonancia donde las esquirlas salieron para todos lados, fueron por jueces que ni siquiera leyeron el dictamen de los peritos. Hay un caso de una liberación anticipada de unos mellizos violadores de San Javier donde el doctor Cardozo los había liberado y yo apelé. Incluso fui al programa del periodista Mariano Grondona con esa causa porque era escandaloso”.

 

Puntualmente sobre la situación de la Justica Penal misionera consideró que lo más importante es lo más urgente: el área Civil y de Familia. “Es necesario revitalizar el juzgado de Familia porque el nivel de conflictividad en época de pobreza es mayor, cuando hay necesidades. Y digo pobreza, no sólo económica, sino de cabeza. A veces la gente tiene deudas y créditos, está mal, nerviosa o angustiado, y eso genera violencia. Los juzgados de Familia no dan abasto, al igual que los civiles. Vamos a procurar aumentarlos en cantidad y calidad y la calidad. Yo tengo mucha consideración afectiva de todo el Poder Judicial, sobre todo de los empleados porque saben que soy una más. Siempre peleé también en mi lucha gremial por la equiparación. Hay faltas todavía, voy a plantearme un desafío personal con todo el plantel del Poder Judicial, acciones para salir con un servicio de justicia con mayor eficiencia”.

 

Sobre lo que se viene, y teniendo en cuenta su vasta trayectoria en el sistema judicial misionero con una marcada impronta de trabajos intachables, investigaciones sustanciosas y firme compromiso que inclusive hizo que se reviertan decisiones tomadas, fue contundente: “la marca la tengo, no la vendí, me pertenece. Y esa marca va a seguir igual”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE