La designación al STJ le llegó a Picazo cuando trabajaba en un pedido de jury a un camarista penal muy cuestionado hasta por sus colegas

La designación al STJ le llegó a Picazo cuando trabajaba en un pedido de jury a un camarista penal muy cuestionado hasta por sus colegas

La propuesta para ocupar una vacante en el Superior Tribunal de Justicia que le hicieron ayer a la fiscal de cámara Liliana Mabel Picazo le llegó en el momento en el que trabajaba en el pedido a juicio político a uno de los camaristas del Tribunal Penal Uno de Posadas: Ángel Dejesús Cardozo. Quien la suceda en el cargo u otro funcionario podrá avanzar con la acusación, si lo considera pertinente.
La fiscal había recolectado elementos para endilgarle al camarista un presunto poco afecto al trabajo, lo que, a su criterio, derivaba en dificultades en la tramitación del cúmulo de expedientes que ingresan en la órbita del TP Uno.
Misiones Online tuvo acceso a un documento que oficia de sustento del borrador de pedido de jury que está elaborando Picazo. Se trata del Acuerdo para la Designación del presidente del Tribunal Penal Uno para 2017. En el acta de ese trámite, realizado a fines de 2016, quedaron plasmadas graves acusaciones que los propios colegas de Cardozo hicieron contra su forma de trabajar.
“Me permitiré decirle al Señor Vocal Ángel Dejesús Cardozo que el suscripto se constituye en su público despacho de lunes a viernes a las 7.15, mientras él concurre al suyo después de las 11.30. Que todo el movimiento del Tribunal, que implica atender a los justiciables, a los abogados e incluso asesorar y evacuar las consultas del personal para su trabajo diario lo hace el suscripto y el Doctor Martín Errecaborde y eso es lo que permite exhibir una labor jurisdiccional de la que dan cuenta los respectivos libros donde se registran las resoluciones y las sentencias de todo tipo en las que se exteriorizan la labor judicial”, sostuvo en un momento del debate el magistrado Eduardo Erneso D’Orsaneo.
Y dijo más: “Es más, quiero destacar mi generosidad de que personal afectado a la labor del suscripto realice proyectos de resoluciones que debieran y deben corresponder al Doctor Ángel Dejesús Cardozo, mientras que el personal que tiene afectado él ni siquiera efectúa el trámite de ningún expediente. Hay que hablar claro, hay que decir la verdad, yo vivo del trabajo en el Tribunal, no doy cátedras dentro del horario de oficina que establece el Reglamento del Poder Judicial. Así que lo que se hace, lo que se hizo y lo que se puede hacer cuenta siempre con mi plena predisposición al cargo que detento y de lo que bien saben y/o pueden anoticiarse los superiores jerárquicos”.
Su par Errecaborde adhirió a sus dichos en esa ocasión. ¿Qué hizo Cardozo? Se limitó a decir: “Lo manifestado por el Doctor D’Orsaneo no me preocupa en lo más mínimo porque es un análisis personal y subjetivo. En razón de ello y por ética profesional como magistrado de carrera, no tengo absolutamente nada que formular”.
En ese acuerdo designaron a Errecaborde como presidente del Tribunal para este año. Cardozo se abstuvo de votar porque no estaba de acuerdo en la forma de elegir (consenso y no alternancia entre los tres integrantes del cuerpo). También se estableció que el Tribunal pasaba para 2017 la inspección a los juzgados de Instrucción que debía hacerse en el último trimestre de 2016. A esto, Cardozo se opuso, a diferencia de sus pares.
Quien la suceda en el cargo a Picazo u otro funcionario podrá avanzar con la acusación, si lo considera pertinente, ante el Jurado de Enjuiciamiento de Funcionarios y Magistrados.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE