Macri y Cartes firmaron el acuerdo que permitirá la construcción de Aña Cuá y la ampliación de Yacyretá

Macri y Cartes firmaron el acuerdo que permitirá la construcción de Aña Cuá y la ampliación de Yacyretá

El presidente Mauricio Macri y su par paraguayo Horacio Cartes y firmaron esta tarde un histórico acuerdo que permitirá saldar la deuda histórica de la hidroeléctrica con el estado argentino. El entendimiento era necesario para avanzar en un plan de obras para elevar la capacidad de generación del Complejo Yacyretá, plan que incluye la construcción de una central sobre el vertedero del brazo Aña Cuá y el agregado de tres turbinas a la central ubicada sobre el brazo principal.

Macri valoró el acuerdo en tanto permitió “dejar atrás 30 años de incapacidad para entendernos y terminar con un conflicto que no sirvió para nada” y consideró que a partir del proceso de entendimiento se logró construir confianza y que a partir de ese punto se podrá continuar trabajando en proyectos conjuntos como la recuperación de la Hidrovía.

Reiteró la firme voluntad del Gobierno nacional en avanzar lo más pronto posible en la ampliación de Yacyretá. “Necesitamos mucha energía para poder crecer y desarrollarnos”, dijo.

El tratado que se firmó en Ayolas, Paraguay, dentro de las instalaciones de la represa incluye la compensación de créditos y deudas entre la EBY y ambos países; la reestructuración de la deuda de Yacyretá por préstamos y compensaciones que comprende el pago de capital actualizado (unos 4.000 millones de dólares) a un plazo de 20 años y con 10 años de gracia; un acuerdo por la forma de calcular compensaciones por territorio inundado en Paraguay y el precio y la forma de pago por la compensación por la cesión de energía de Paraguay a Argentina.

Respecto a la deuda de Paraguay, desde la EBY indicaron que “el período de pago va a comenzar desde 2018 pero se va a tener 10 años de gracia y se va a pagar a partir del año 11 hasta los 30, esa deuda consolidada no va a estar afectada por intereses, se va a actualizar a través de una fórmula que tiene el propio tratado”.

La deuda de la central con el tesoro argentino se originó con la construcción de Yacyretá en la década de 1970. Paraguay sostiene que Argentina realizó un aporte y no un préstamo y por lo tanto desconoce los intereses que elevaron el monto a unos u$s 12.000 millones. La represa tiene prevista la inversión en importantes obras como la maquinización del Brazo Aña Cuá, la instalación de tres turbinas más a la Central Hidroeléctrica y la recuperación total de la sala de máquinas, señaló Recalde.

Más energías

El entendimiento firmado hoy permitirá avanzar en obras para incrementar la capacidad de generación del complejo Yacyretá. Entre ellos se destaca la construcción de la central de Ana Cuá que aprovechará el vertedero secundario mediante la instalación de tres turbinas tipo Kaplan de 270 MWh, lo que implicará un incremento de alrededor de 10 por ciento en relación a la potencia actual.

El otro proyecto es la ampliación del parque de turbinas de la central ubicada sobre el brazo principal. Mediante algunas reformas, se prevé montar tres turbinas Kaplan que se sumarán a las 20 que ya están trabajando, lo que incrementaría otro 15 por ciento la capacidad del conjunto.

Macri viajó a Yacyretá a mediados de marzo, cuando también se reunió con Cartes, a quien conoce de la época en que ambos eran dirigentes de fútbol: Macri presidía Boca y Cartes, Libertad. El acta que ambos firmarán mañana consta de 20 puntos, entre los que sobresale la reestructuración de la deuda.

 

Humberto Schiavoni, director del Ente por la Argentina, opinó en una entrevista con Misiones Online que la situación financiera de la represa condicionó durante años “la realización de obras que son importantes como la central Aña Cuá y la ampliación de la actual central en tres turbinas”. Y añadió que “esto completará la obra de Yacyretá, aumentando su capacidad un 15%”.

 

Otro punto está vinculado a la ejecución de obras en la central hidroeléctrica, ya que se tiene que poner en marcha “un programa integral de rehabilitación de turbinas. “Las turbinas tiene cerca de 20 años de funcionamiento, con un nivel de río diferente para el que estaban diseñadas”, indicó Schiavoni, que explicó que sufrieron “un acortamiento de su vida útil”. Y se proyecta avanzar en “el recambio de muchas piezas para que sea nuevamente confiable en términos de generación de energía”.

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE