Se intensifica la disputa comercial entre Estados Unidos y Canadá ante el anuncio de Trump de un nuevo arancel a la madera de coníferas importada

 

Esta semana el presidente de EE UU, Donald Trump, anunció un nuevo arancel a la madera de coníferas o “blanda” importada y el Gobierno de Canadá criticó inmediatamente esta decisión, considerando un “cargo injusto”, lo cual abre un nuevo capítulo en la disputa comercial entre ambos países, según señala el sitio mexicano El Financiero.

El presidente estadounidense intensificó una disputa comercial con Canadá e impuso aranceles de hasta 24 por ciento a la madera blanda importada, decisión que fue rápidamente criticada por el gobierno canadiense, que prometió demandar si es necesario.

 

Trump anunció el nuevo arancel en una reunión con periodistas conservadores en la Casa Blanca, poco antes de que el Departamento de Comercio dijera que impondría derechos compensatorios que van del 3 por ciento al 24.1 por ciento a los productores de madera canadienses, incluyendo West Fraser Timber.

 

“Vamos a poner un impuesto del 20 por ciento a la madera blanda que entra al país, un arancel a la madera blanda que llega a Estados Unidos desde Canadá”, dijo Trump el lunes, de acuerdo con un tuit de Charlie Spiering, corresponsal de la Casa Blanca para Breitbart News. Un funcionario de la Casa Blanca confirmó el comentario.

 

 

La decisión intensifica una batalla económica entre países vecinos que normalmente tienen una de las relaciones internacionales más amistosas del mundo.

 

Y se da en la víspera de una negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con México, país que había sido el centro de los ataques comerciales de Trump.

 

La medida de Trump se dio luego de que Canadá introdujera recientemente una nueva política que otorga a los productores canadienses un incentivo para comprar suministros nacionales de leche ultra filtrada, un ingrediente concentrado usado para aumentar el contenido de proteína en queso y yogur.

 

Los productores estadounidenses dicen que la política de Canadá viola los acuerdos comerciales y exacerba un exceso de leche en el lado estadounidense de la frontera.

 

“Ha sido una mala semana para las relaciones comerciales entre Estados Unidos y Canadá”, dijo el secretario de Comercio Wilburr Ross, agregando que “se hizo evidente que Canadá tiene la intención de cortar efectivamente los últimos productos lácteos que se exportan desde Estados Unidos”.

 

Agregó que el Departamento de Comercio “determinó una necesidad” debido a los injustos subsidios canadienses a la industria maderera de imponer “derechos compensatorios por aproximadamente mil millones de dólares”.

En una referencia al TLCAN, agregó: “Esta no es nuestra idea de un Tratado de Libre Comercio que funciona correctamente”.

 

Canadá respondió que el arancel es un “cargo injusto y punitivo” impuesto por afirmaciones “sin fundamento”, de acuerdo con una declaración conjunta de la Ministra de Relaciones Exteriores Chrystia Freeland y el Ministro de Recursos Naturales Jim Carr.

 

Las medidas afectarán a los trabajadores en ambos lados de la frontera y encarecerán las viviendas en Estados Unidos, dijeron.

 

Canadá “defenderá enérgicamente los intereses de la industria canadiense de la madera blanda, incluso a través de litigios”, dijeron los ministros, aunque agregaron que “siguen confiando en que un acuerdo negociado no sólo es posible, sino en el mejor interés de ambos países”.

 

De todas maneras, este antecedente de conflicto comercial entre ambos países es una señal de alerta para los países de América Latina.

 

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE