Brasil: Constatan que el Salto de Yucumã, mayor pendiente longitudinal de agua del mundo, puede desaparecer

El Patrimonio de la Humanidad que se encuentra localizado en Derrubadas, en el Noroeste del Estado de Río Grande do Sul, corre el riesgo de ser sumergida para siempre, consecuencia del funcionamiento de usinas hidroeléctricas instaladas aguas arriba, a unos 160 km del Salto. Desde el Consejo Nacional de Recursos Hídricos y de la Secretaría Ambiental de Brasilia, decidieron proteger el atractivo turístico y desde el sábado hasta mañana, realizarán en la zona una evaluación para estudiar el impacto y riesgo sobre la visibilidad del recurso natural que, además afecta a los Saltos del Moconá, en Misiones.

 

 

El área natural y de atractivo turístico, Salto de Yucumã, es considerada la mayor cascada de agua longitudinal en el mundo,  con 1,8 km de extensión, y está localizada al Noroeste del Estado de Río Grande do Sul, Brasil.

 

El sábado, las autoridades ambientales del país brasileño decidieron realizar pruebas de su flujo hasta el martes. La medida, autorizada por el Consejo Nacional de Recursos Hídricos, busca dar respuesta a la demanda de líderes ambientales de la región que realizaron estudios públicos que alertan sobre una situación de impacto y advierten que “el salto está en riesgo de que quede sumergido para siempre en el Rio Uruguay ante la represa hidroeléctrica instalada aguas arriba del salto”, señalaron en el informe publicado hoy en el diario brasileño Zero Hora.

 

 

 

La intervención del Departamento de Estado de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (Sema) inició en junio de 2016. Según el director del Departamento de Recursos Hídricos, Fernando Meirelles, las hidroeléctricas instaladas por encima del Salto están haciendo que el área fuera sumergida prácticamente todo el tiempo, reapareciendo apenas por pocas horas y por las noches.

 

La preocupación ambiental por el área se inició en 2015, cuando ya desde el Sema se envió un oficio al Consejo Nacional  de Recursos Hídricos solicitando la evaluación de la situación de Yucumã. En abril de 2016, durante una reunión entre varias agencias estatales y federales, el Operador Nacional del Sistema Eléctrico negó que las usinas hidroeléctricas fueran las responsables de cualquier alteración en el lecho del Río Uruguay.

 

Para comprobar el problema, el Estado optó por la instalación de una estación de medición de nivel en las orillas del río, en la ciudad de Itapiranga, en Santa Catarina. La explicación para que el Salto pueda ser tragado por las aguas fue constatada en los datos proporcionados a cada 15 minutos, por el equipamiento instalado.

 

La usina Foz de Chapecó, situada a unos 160 km del Salto, también tiene la responsabilidad del llenado de Yucumã. La planta opera con un mayor flujo entre las 9h e 22 horas, de lunes a viernes, y los sábados. Los tiempos de viaje entre la Usina y el Salto se estima se produce en unas 12 horas. “Los datos muestran que, de martes a sábados, el nivel del Uruguay se eleva a partir de las 21 horas, alcanzando un máximo a las 6,30 horas del día siguiente, es decir, nueve horas y media de ascenso.

 

Hasta llegar al mínimo a las 21 horas. Es decir, el salto sería visible entre las 18 horas y las 1 de la mañana del día siguiente, explicó Fernando Meirelles.

Además de la planta hidroeléctrica de Foz de Chapecó Energía, otras nueve usinas operan en el Río Uruguay por encima de  Yucumã. Todas están integradas en el sistema eléctrico brasileño.

 

 

Incentivo de turismo

 

Durante el período de prueba, será alterado el horario de funcionamiento de la usina de Foz Chapecó. “A partir del resultado que se obtenga, de ser comprobado el aumento de la visibilidad del Salto de Yucumã, se deberá autorizar el cambio de horario de funcionamiento de la usina, a fin de lograr que la operación de la planta no permita que el área natural quede bajo el agua y se logre recuperar el movimiento del turismo.

 

Esta ruta turística está conformada por 33 municipios de Celeiro y de Planalto Medio, que sufrieron la caída de la demanda en los últimos siete años. Los gobiernos locales responsabilizan a la instalación de la usina de Chapecó, que está en funcionamiento desde 2010.

 

En Teniente Portela, por ejemplo, son  285 cámaras de hotelería que se mantienen prácticamente vacios los fines de semana.

 

“Este lugar es un paraíso, no puede desaparecer”, señalaron a Zero Hora los empresarios de la zona.

 

Sin embargo, a través de la oficina de prensa, la empresa Foz do Chapecó Energía sostiene que “a su entender, no existe una correlación entre la explotación de la planta y la visibilidad del Salto Yucuma. La usina de Foz do Chapecó es una planta de río, una tipo de planta que se caracteriza por reservorio de pequeñas proporciones,  por lo tanto, cualquier agua que llega a la presa debe ser vertido por la turbina, sin acumulación de cantidades significativas de agua. De esta firma, la existencia de la usina no altera el fluido del curso del agua, y por lo tanto, no es responsable de los impactos sobre las variaciones de caudal de agua del río”.

 

PE

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE