El cambio climático, la desigualdad económica y la xenofobia impactan sobre los más vulnerables y exigen una transformación global social y humanitaria

RELACIONADAS

Los economistas Bernardo Kliksberg y Eduardo Hecker reflexionaron sobre el escenario actual a nivel mundial y nacional, en un espacio académico y de integración regional generado en la tarde de ayer en la sede de la Casa de Misiones, en Capital Federal (Buenos Aires).

El encuentro tuvo por objetivo  presentar ante el representante oficial de la Embajada de la República de Belarúa, Víctor Kózintsev; de la representante Lien Phal de la Cámara de Asia; del representante del Mercosur de la Asociación de las Naciones del Sureste Asiático, Rodolfo Caffaro Kramer; y de la delegación de profesores y estudiantes de la Universidad Panamericana de México,  la potencialidad de Misiones y sus características únicas en materia turística (Cataratas del Iguazú Maravilla del Mundo), ambiental (custodia el último remanente del Bosque Atlántico Argentino), cultural (integra el circuito Camino de los Jesuitas con Brasil y Paraguay) y productiva (principal provincia foresto-industrial y productora de yerba mate y té del país), situada en una ubicación geográfica de privilegio en el Sur de América Latina y también de importantes desafíos de integración regional.

 

A sala llena, con invitados especiales y más de 30 jóvenes universitarios especializados en Comercio Exterior y Relaciones Internacionales presentes, quienes después de participar de una intensa agenda coordinada por Hugo Varsky, de la Fundación P.L.A.N.E.T.A. (Programa Latino Americano de Nuevas Estrategias en Tecnologías Avanzadas), y representantes de la Asociación Civil de Vos a Voz (México), que incluyó reuniones en Cancillería Argentina por la mañana, estuvieron visitando la Casa de Misiones donde los especialistas realizaron diversas reflexiones sobre las oportunidades de integración regional a futuro, fundamentalmente con la provincia de Misiones.

 

 

En ese marco, el representante oficial por el gobierno de Misiones, David Pischik, realizó una presentación de la “visión misionerista” del desarrollo de la provincia, basado en el conocimiento y la tecnología, exponiendo principalmente la política ambiental para la conservación de los recursos naturales en la provincia que custodia el último reducto de la Selva Paranaense; mencionó el desarrollo de la Biofábrica como espacio de investigación y transferencia de tecnología –a partir del reciente convenio con la provincia de Córdoba para la recuperación de áreas boscosas-; y la gran novedad fue la puesta en marcha de la primera Escuela de Robótica del país que funciona en Misiones, en forma pública y gratuita, “resultado de una visión estratégica y de innovación tecnológica a partir de una alianza público-privada”, remarcó el funcionario.

 

Seguido, la jornada continuó con aportes y reflexiones del economista Bernardo Kliksberg, referente internacional por la Argentina en promover la responsabilidad social y presidente del Consejo de Personalidades de la Fundación P.L.A.N.E.T.A., quien ofreció algunas proyecciones relacionadas al panorama mundial y los flagelos que amenazan a la humanidad. En esta oportunidad sus reflexiones se focalizaron sobre tres aspectos: el calentamiento global, la desigualdad y la xenofobia.

Para cerrar, el economista Eduardo Hecker, director en DEL Consultores (ex ministro de Industria de la Ciudad de Buenos Aires, ex presidente del Banco Ciudad y ex presidente del Consejo Nacional de Valores) brindó a los presentes una breve introducción sobre la historia de la política económica argentina y concluyó con un análisis de la actualidad nacional: “Para salir adelante, esperaba un Plan de Crecimiento para la Argentina, no un política anti-inflacionaria”, dijo.

 

El impacto del clima, la desigualdad y la xenofobia

 

La sensibilidad y capacidad de relacionar la espiritualidad, la ética y los valores humanos, las problemáticas ambientales y la economía internacional de Bernardo Kliksberg en sus conferencias, donde expone temas que son transversales y que impactan sobre toda la humanidad, sin dudas apuntan a generar reacción para la mejor toma de decisiones tanto políticas como de responsabilidad social, ya que sus reflexiones nacen desde el sentido común y exponen las necesidades urgentes de cambio en la agenda pública a nivel global.

 

Transformar la reorganización social, generar solidaridad internacional, lograr un mundo con un reparto más equitativo de la riqueza y de los recursos naturales serían los principales desafíos del planeta para avanzar hacia un mundo más justo y solidario entre los seres humanos.

 

En cada oportunidad, el economista argentino reflexiona sobre la exclusión, la reconstrucción del Estado, la idea del capital social, la ética, la construcción de una economía con rostro humano, entre otros temas. Sin embargo, ante los jóvenes estudiantes universitarios mexicanos, decidió profundizar conceptos sobre los riesgos del Cambio Climático, las consecuencias de la desigualdad económica y social, y la tendencia xenofóbica y racista que percibe como “virulenta” en los últimos meses en el mundo.

 

El cambio climático es un ejemplo extremo de la ausencia de toma de decisiones para prepararse ante los sucesos naturales que se avecinan cada vez con mayor intensidad. “El calentamiento global está haciendo estragos,  diariamente se publican las noticias de los desastres naturales que suceden en diversos puntos del planeta, sin embargo, no hay reacción ni señales de priorizar este tema en la agenda política internacional, tampoco en la conciencia colectiva”, indicó Kliksberg.

 

 

“El calentamiento global se encuentra en un acelerado avance, en los últimos años se han registrados las temperaturas más calientes de la historia del planeta, provocando deshielos, inundaciones, intensas lluvias, huracanes, tsunamis, extinción de especies, y una cantidad de desequilibrios ambientales que afectan a todo el planeta, donde aun no está claro el panorama futuro de su reales consecuencias”, señaló. “Sin embargo, como dijo el ex secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, lo que sí sabemos es que no se puede negociar con la naturaleza”, recalcó.

 

Por otro lado, continuó describiendo otro fenómeno natural que se presenta: la desertificación de la tierra, la sequia extrema que provoca la falta de agua en algunos lugares donde en la actualidad hay gente que se muere por no disponer de estos recursos naturales básicos, porque ya son limitados. “Hay víctimas directas e indirectas, hay poblaciones que se están muriendo por falta de agua, otras de hambre, ya que tienen restricciones alimentarias. Hay 20 millones de personas muriéndose de hambre, según informa UNICEF, ante los problemas de producción alimentaria, algo que no se puede aceptar”, remarcó Kliksberg. “Esta debería ser una de las principales preocupaciones del planeta, las víctimas del calentamiento global serán muchísimas, pero afectará fundamentalmente a los más pobres, a los más vulnerables. Aun no hay certeza de cómo actuarán para combatir esto, ante los intereses de los sectores económicos y políticos, pero hay que actuar”, admitió el especialista.

 

Otro aspecto que preocupa, es que se está produciendo un tema central que hay que frenar de alguna manera, la xenofobia, dijo Kliksberg. “Se está produciendo la mayor migración de la historia, después de la segunda Guerra Mundial, en Europa. Hay unos 80 millones de migrantes, que buscan un lugar para sobrevivir. Esto, desató a su vez una corriente xenofóbica que se despertó con virulencia en el mundo. Hay una tendencia al racismo puro, a los prejuicios, a incitar al odio. Hay expresiones generalizadas “contra los gitanos” o “contra los judíos”, o “contra los migrantes” o “contra los homosexuales”. Esto no se debe naturalizar, no conducirá a nada bueno, la historia nos muestra que las mayores masacres se llevaron adelante ante los prejuicios generados, no se puede fomentar la xenofobia de ningún tipo, ni el odio, ni el racismo. La buena noticia, es que la sociedad reacciona y rechaza volver a esto. Una buena señal se ha demostrado en Francia, 5ta economía mundial en importancia, donde recientemente se han realizado las elecciones presidenciales y el pueblo francés le dio la espalda a los prejuicios, no cayó en la trampa, el 80% le dijo no a la xenofobia propuesta por una de las candidatas presidenciales, y esto es muy importante para América Latina, para la civilización y para la humanidad, ya que se voto en positivo”, analizó Kliksberg.

 

Finalmente, se refirió a la desigualdad económica y social que se vive en el mundo, mencionando el informe de la Fundación OXFAM. “Las estadísticas marcan que nunca hubo una distancia tan grande entre ricos y pobres. El 1% de la población es dueña del 54% del Producto Bruto Mundial. El 1% más rico del planeta ya tiene tanto como el otro 99%, señala el informe de OXFAM. La desigualdad es mala para la economía, ya que es la “madre” de la pobreza. Hay pobreza porque hay desigualdad. Hay 800 millones de personas con hambre, cuando en el mundo se produce para alimentar a 12 mil millones de personas, y se registran 7.400 millones de personas. Algo no está bien”, insistió.

 

“Mueren 16 mil niños por día por falta de micronutrientes y agua potable, dos causas totalmente evitables, ya que las dos cosas se pueden distribuir con equidad en el planeta, pero esto sucede porque hay una tendencia de crecimiento de la desigualdad; y la xenofobia ayuda a consolidar la desigualdad. Como dice el Papa Francisco, no hay posibilidad de que no se tome posición sobre estos temas. En la Biblia esta escrito: “no puedes desentenderte de la sangre de tu prójimo”. Es decir, por omisión, también somos responsables de que estos hechos sucedan en el mundo, por no tratar de cambiar el mundo y convertirlo en algo mejor para todos”, concluyó.

 

Por Patricia Escobar 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE