La polémica por el INCAA se filtró en el plenario del Consejo Federal de Cultura que presidió Avelluto en Posadas

La polémica por el INCAA se filtró en el plenario del Consejo Federal de Cultura que presidió Avelluto en Posadas

 

La apertura del plenario del Consejo Federal de Cultura estuvo signada por la polémica abierta hace unos días en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. Fue la ministra de educación de Misiones, Ivonne Aquino la que introdujo el tema al hacer uso de la palabra. “Todos sabemos lo que es de público conocimiento, y por eso ponemos a disposición la estructura del Iaavim, en caso de ser necesario”, ofreció. A lo que el ministro de cultura de la nación, Pablo Avelluto no tuvo más alternativa que contar, con lujo de detalles, las circunstancias que determinaron el alejamiento del presidente del instituto, Alejandro Cacetta.

Asi fue que, luego de que el ministro brindara a sus pares provinciales los detalles que lo llevaron a tomar la decisión de separar de su cargo al ahora ex titular del instituto de cine, Adriana Maggio, secretaria de cultura de La Pampa propuso que todos los ministros presentes firmaran una declaración, avalando la afirmación de Avelluto, en cuanto en que no había ninguna intención del gobierno nacional de recortar los subsidios al fomento de la industria cinematográfica.

Maggio pidió que se ponga por escrito, es decir, que se expida el Consejo Federal sobre el compromiso de que no se va a desfinanciar el INCAA, a lo que Ariel Ávalos de Río Negro pidió que Avelluto aclare las “zonas oscuras” a las que se refirió cuando justificó la decisión de haber echado a Cacetta.

En ese momento intervino María de los Angeles González, de Santa Fe, quien dijo que no podía firmar ese documento, porque primero tenía que pedir permiso a su gobierno. Pero González encendió la mecha de la polémica al expresar que “no puedo tomar a Campanella como un tarado, ni a Darín, ni a Graciela Borges, ni a Francella ni a Suar… no son personas manejables; ni Echarry ni ningún Kirchnerista salieron a decir nada. Si lo pusieron ustedes (a Cacetta) ¿por qué lo sacaron?”, inquirió.

Avelluto defendió su posición al advertir que sentía haber hecho lo correcto. “Estoy comprometido ideológicamente con el potencial del cine argentino, pero necesito que los funcionarios que me acompañan vayan por la misma calle que vamos nosotros”.

Luego, utilizó la comparación que días atrás hizo Hernán Lombardi, titular de medios y contenidos federales, al referirse a “las capas geológicas que las administraciones anteriores fueron dejando”.

Todo esto mientras la nueva conducción del Instituto del Cine y Artes Audiovisuales, encabezada por Ralph Haiek, anunció el despido de tres directivos del organismo oficial que venían de la gestión kirchnerista, como parte de los cambios motorizados por el gobierno nacional luego del desplazamiento de su ex presidente.

Los anuncios se hicieron pocas horas después de que unos doscientos directores, actores, productores y estudiantes de cine protestaran en la puerta del INCAA contra el despido de Cacetta y reclamaran la renuncia del ministro de Cultura, Pablo Avelluto, bajo las consignas “Defiendo al cine argentino” y “Apoyo al INCAA”.

Avelluto volvió a insistir con que “no se va a tocar el Fondo de Fomento del Cine” y que los cambios apuntan a “transparentar la gestión del organismo oficial”.

La protesta que se hizo ayer en la puerta del organismo oficial contó con la participación de los directores de cine Fernando “Pino” Solanas y Luis Puenzo; los actores Darío Grandinetti, Cristina Banegas, Patricio Contreras y Alejandra Darín, entre otros.

Además, numerosos actores participaron de dos videos, bajo el slogan Defiendo Cine Argentino. “No al vaciamiento del Fondo de Fomento Audiovisual”, dijo la actriz Natalia Oreiro, en ese video que se difundió a través de las redes sociales. “El cine en la Argentina se autofinancia, no le saca recursos ni a los jubilados, ni a los maestros, ni a los hospitales”, sostuvo el actor Juan Minujin. “La semana pasada nuestro Instituto de Cine pasó a ser un organismo intervenido. La destitución del presidente del INCAA es una cortina de humo que esconde una operación”, dijo allí la actriz Dolores Fonzi. Y Graciela Borges, añadió: “No a la destrucción del cine argentino”.

La salida de Cacetta se produjo pocas horas después de que el periodista Eduardo Feinmann presentara esas denuncias en el programa Animales Sueltos, que conduce Alejandro Fantino por América TV. Eso fue visto por muchos integrantes de la industria cinematográfica como “una operación mediática del gobierno” para enlodar a Cacetta.

La nueva gestión encabezada por Haiek, que era el vicepresidente del INCAA, planea llevar adelante un sistema de transparencia activa, que está diseñando con la Oficina Anticorrupción y el Ministerio de Cultura. El objetivo es que se pueda acceder, desde Internet, a toda la información relativa a compras y licitaciones, contrataciones y otorgamiento de subsidios, para transparentar la gestión y que se sepa cuánto dinero se entrega, a quién y para hacer qué películas.

Sin embargo, varios referentes de la industria cinematográfica temen que el desplazamiento de Cacetta sea un paso dado para desfinanciar al cine argentino, que es uno de los más prolíficos de la región y durante el año pasado estrenó 173 películas de producción nacional.

Ayer a la mañana un grupo de referentes de la multisectorial de cultura de Misiones entregó a Fredy Jara, actual responsable del Consejo Federal de Cultura, un documento en el que reafirman su compromiso por la defensa de las leyes de promoción a las diversas actividades culturales, como el teatro,  músicos y del sector audiovisual.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE