Bullying, ciberbullying y grooming: el acoso escolar puede provocar severos daños en los niños y adolescentes si los padres no intervienen a tiempo

 

El docente santafesino Arístides Ricardo Álvarez recibió en Misiones un reconocimiento por resultar ganador del Premio “Docente Innovador 2016” otorgado en el evento por el 17° Aniversario de Misiones Online, además de un viaje a Iguazú a conocer las Cataratas Maravillas del Mundo. Por su trabajo de prevención de problemáticas de acoso escolar su historia fue la más votada por el público a través de las redes para recibir el premio del certamen, reconocido a nivel nacional, que tiene por objetivo otorgar una mención a maestros que promuevan el uso de las nuevas tecnologías en el aula.

 

Álvarez es director del Instituto Superior Nº 9045 Zona Oeste, en Rosario, y uno de los referentes nacionales más importantes  sobre la problemática de grooming y ciberbullying –las nuevas formas de acoso escolar–, y también sobre el uso eficiente de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC’s). Tiene experiencia en investigaciones sobre: La problemática de los videojuegos en los niños. Tesina de Proyecto de Investigación; Internet. Problemática del uso de esta herramienta en niños, adolescentes y adultos; Reglamentación del uso de los cibers en Rosario. Trabajo de Investigación para el Honorable Consejo Deliberante; Medios de prepago para el transporte público de pasajeros. Investigación para la Secretaría de Servicios Públicos de la ciudad de Rosario; Derechos de los docentes en el aula; Violencia escolar; Ciberbullyng, Grooming.

 

En el marco de su visita a la provincia, el profesional brindó una charla en Posadas sobre las nuevas formas de acoso escolar, el acoso a través de las redes sociales y cómo prevenirlos a través del uso eficiente y responsable de las nuevas tecnologías. En este marco destacó: “Cuando los padres no se involucran en el conocimiento de las nuevas tecnologías y en el uso que hacen sus hijos de las mismas, difícilmente podrán conocer y controlar los riesgos que corren”.

 

 

 

En el Salón de Usos Múltiples del Ministerio de Salud Pública, con alta convocatoria de docentes, profesionales, padres y alumnos, se llevó a cabo la “Jornada por la NO violencia en las redes sociales y prevención de riesgos de las nuevas tecnologías”, que fueron organizadas en forma conjunta con Misiones Online y el equipo de la Subsecretaria de Prevención de Adicciones y Control de Drogas, a cargo de Mariela Aguirre.

 

Arístides Álvarez analizó las experiencias de casos y formas de prevención de esta problemática que afecta fundamentalmente a los adolescentes y jóvenes.

Por su parte, al cierre de la jornada, del equipo técnico de la Dirección de Prevención de Adicciones, la profesora en Ciencias Jurídicas y licenciada en Gestión Educativa, Adriana Mabel Graef, junto a la profesora en Ciencias Jurídicas con Especialidad en Familia, Roxana Noemí Cáceres, expusieron los riesgos del uso excesivo de las tecnologías y cuándo pasan a ser patologías y cómo estas problemáticas afectan al individuo tanto individual como colectivamente.

“Puede haber una adicción al uso de teléfonos celulares y computadoras, y esto es también una patología”, advirtieron las profesionales que expusieron aspectos que se desarrollan durante el abuso del uso de redes sociales, juegos, aplicaciones, entre otros.

 

 

Las redes y sus riesgos

El profesor Álvarez dio a conocer cuáles son los tipos de acoso más frecuentes en la actualidad: bullying, ciberbullying y grooming, los cuales se manifiestan a través de violencia de distintos tipos y niveles, y pueden perjudicar notoriamente a los jóvenes provocando aislamiento, menor rendimiento escolar, falta de interacción dentro de la familia y en la escuela, baja autoestima, depresión, reproducción de la violencia recibida y suicidios en el peor de los casos.

De esta manera, el especialista aclaró: “En muchas escuelas prefieren no hablar de bullying porque si sucede dentro de la misma escuela, eso podría dejar, de alguna manera mal parada a la institución, pero si no se tratan estos temas, si los adultos no se involucran, además de la reproducción de la violencia y la depresión, los jóvenes pueden llegar incluso al suicidio”, advirtió.

En el caso de las redes sociales, consideró: “En estos casos se producen varios tipos de violencia que se potencian a partir de que, la red social, permite el anonimato de quien la ejerce. Entonces pueden surgir el acoso, el maltrato y la discriminación en mayor o menor grado. El problema comienza cuando esta violencia se comienza a viralizar, porque se potencia mucho más que en forma directa y cuando el daño que le ocasiona a la víctima es mucho mayor”.

La iniciativa de dar este tipo de charlas surgió hace algunos años, cuando el profesor Álvarez presenció hechos de violencia en el colegio donde se desempeña como director y a partir de esto decidió, dejar de lado los castigos y amonestaciones, para dar lugar a otra iniciativa que permita explotar las capacidades cognitivas de sus estudiantes.

Desde entonces, se involucró activamente, y se organizó con varias propuestas para los padres, alumnos y docentes. Realizan en Rosario, por ejemplo, un festival llamado “Si nos reímos, nos reímos todos”, donde los chicos a través de rap, hip- hop y otras danzas urbanas producen y proyectan audiovisuales referidos a la problemática de los diferentes tipos de violencia. En el corto plazo, este slogan pasará a constituirse en el nombre de una ONG por medio de la cual consolidarán el trabajo de prevención y asistencia en los casos que se presenten sobre esta problemática.

 

 

Clasificaciones de acoso escolar

Tratándose de acoso dentro del contexto escolar, el bullying se manifiesta a través de burlas constantes, rechazo y menosprecio hacia el otro.

El ciberbullying se manifiesta como un método de acoso a través de herramientas y dispositivos tecnológicos, como en el caso de las redes sociales. “Es una extensión del acoso en los medios tecnológicos: una persona (el acosador) trata de debilitarle la autoestima a otro a través de mensajes amenazantes o intimidatorios. Hay que entender que, en algunos casos, esto ocasiona daños irreparables. Por ejemplo, a un chico puede  bajarle la autoestima, fracasar en la escuela y en sus relaciones interpersonales. Si no se soluciona a tiempo, cuando son adultos tienen problemas para relacionarse con otros adultos o pueden sufrir acoso laboral. Los casos más extremos terminan en intentos de suicidio. También en homicidios: hay muchos casos de chicos que no encuentran otra forma de responder que no sea de forma agresiva”.

Por su parte, el grooming se da cuando un adulto se hace pasar por un joven, generalmente a través de redes sociales con una identidad falsa, a fin de lograr una amistad con su víctima, a modo de engaño, para luego concretar el acoso sexual: “Una de las formas de abuso de adultos a menores es conocido como Grooming, cuando se llega al contacto físico los riesgos son mucho mayores”, advirtió el docente.

“Estos casos pueden terminar muy mal, en trata de personas, en secuestros, en homicidios y en violaciones. En nuestro establecimiento hubo un caso de una chica de 13 años que estuvo desaparecida durante dos días. Finalmente, apareció con vida, pero fue un caso que nos marcó y mucho. A partir de este caso trabajamos en Rosario a nivel legislativo, la ley de grooming se sancionó en 2013 y penaliza a un adulto que acose a un menor con penas de seis meses a cuatro años de prisión. Si hay contacto físico, la pena es mayor”, explicó Álvarez.

 

 

¿Cómo prevenir riesgos?

Para prevenir estos riesgos, el profesor Álvarez recomendó a los padres conocer e interiorizarse en las formas de control de privacidad de las que disponen las redes sociales y tener mucho cuidado con el tipo de contenidos que los menores postean, ya sean, fotos, comentarios o imágenes y contenidos que circulan en la web. Como aspectos fundamentales, “desconectarse” un poco de las nuevas tecnologías, no perder el diálogo entre hijos y padres para poder establecer fuertes vínculos de confianza y de esta forma poder evitar riesgos.

“Salir de una situación de acoso escolar es un trabajo conjunto entre la familia y la escuela. No hay que negarles el uso de la tecnología, pero hay que usarlas con ellos y acompañarlos con la mirada de adultos. Hay que estar atentos: si el chico no quiere ir a la escuela, pierde el apetito, no quiere salir y está pendiente del celular o de internet, hay que preguntarle qué le pasa, hablar con los docentes, preceptores, no victimizarlos ni tomar represalias”, recomienda el profesor

En cuanto a las escuelas, consideró que “debería haber un gabinete psicopedagógico que apoye con profesionales idóneos. No hay cargos para esto, no hay recursos y queda determinado a lo que puede hacer cada colegio. Con los alumnos de nuestra institución vamos a las escuelas que nos llaman y damos charlas. Por ejemplo, Facundo Quiroga –el alumno que lo postuló para ganador del Premio Docente Innovador-, habla de cómo configurar el Facebook, el Twitter, Instagram y Snapchat. Otro grupo hace Freestyle. Es un estilo en que se hacen las letras del rap y se caracteriza por improvisar a la vez que se rapea, expresándose en contra de la violencia. Da muy buenos resultados. Los chicos escuchan más cuando le hablan sus pares”,  concluyó el profesor.

 

 

 

 

 

PE y VD

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE