Tragedia del Mini Cooper: la adolescente que mató al motociclista llega al final del “castigo” impuesto sin terminar la escuela primaria

Tragedia del Mini Cooper: la adolescente que mató al motociclista llega al final del “castigo” impuesto sin terminar la escuela primaria

Al mando de un coche Mini Cooper, Naiara P. (15) chocó y mató al motociclista Francisco González (22), el 21 de agosto del año pasado en Quaranta casi Santa Catalina, Posadas. El juez de Menores que intervino en la causa, César Jiménez, ordenó que la chica acudiera seis meses como participante en el Hogar de Día, donde además de asistir a los distintos talleres destinados a los chicos y adolescentes en situación de vulnerabilidad, asumió el compromiso de ir a la escuela para culminar la primaria. En los próximos días, se termina ese plazo dispuesto por el magistrado.
Misiones Online consultó distintas fuentes qué pasará después con la jovencita. La respuesta fue: se da por cumplida la medida y se archivan las actuaciones. O sea, punto final a la suerte de “castigo” se le podía aplicar a la joven, totalmente inimputable por su edad.
Y en ese medio año, Naiara ¿cumplió lo que se le había pedido? En este punto las respuestas no son del todo satisfactorias. La chica asistió al Hogar de López Torres y Rosales y se involucró en los talleres. Fue una participante más y mostró buena predisposición. Todas las jornadas, salvo en las que se ausentó con aviso previo, la acompañó la custodia policial dispuesta por el juzgado de Jiménez.
Ahora bien, el punto flojo fue su asistencia a clases. Pese a la ayuda que se le brindó desde el área de Educación del Hogar y el apoyo que le dio la Escuela 76 para que rindiera incluso libre algunas materias, no terminó el séptimo grado. Y en esto, de acuerdo con los informantes, tuvo mucho que ver parte de la familia de la adolescente, que descree de la educación formal. Esos parientes consideran que a ella no le hace falta ir a la escuela porque “es una hija de empresarios que indefectiblemente será empresaria”.
Naiara nunca completó sus carpetas ni se ocupó de rendir las materias que le faltan para terminar el primer escalón de la formación escolar.
La decisión de la Justicia en torno a la chica fue eje de intensos debates. Y este escenario dejó en segundo plano, mediático al menos, la situación de los familiares de la víctima, que reclamaron asistencia psicológica. Esta ayuda vino de la mano de los profesionales de la Línea 102.
El Mini Cooper conducido por la chica chocó a la Gilera de 110cc que guiaba González (22), que era mecánico y padre de una nena de dos años. El tiempo dirá si aprendió o no la lección.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE