Mientras esperan respuestas de Buenos Aires productores se adaptan a la ciudad, cocinan y hasta limpian la vereda

Mientras esperan respuestas de Buenos Aires productores se adaptan a la ciudad, cocinan y hasta limpian la vereda

Tras la toma de la sede del Inym en Posadas, realizada ayer por los productores, un grupo partió a Buenos Aires, donde iban a presentar su realidad a los diputados nacionales, y, entre otros puntos, exigir que se cumplan los precios y que paguen  a término. Mientras, un grupo espera en Posadas. Hoy cocinaron en una gran olla popular y  en un clima de tranquilidad, hasta se hicieron tiempo para limpiar la vereda…

 

Hartos de que molineros y secaderos les paguen poco y a plazos interminables por la hoja de yerba que cultivan con esfuerzo, productores tomaron ayer por la fuerza la sede del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM). Más tarde, un grupo viajó a Buenos Aires y hoy harían la presentación de la situación ante diputados nacionales, solicitándoles que intervengan.

Ayer, en tanto, el gobernador Hugo Passalacqua, el ministro del Agro Luis Garay y el presidente del INYM, Alberto Re, intercedieron en procura de descomprimir la situación. Para los productores, los principales responsables por las irregularidades que señalan son los industriales, pero reconocen que nadie se anima a denunciarlos. Para el viernes está prevista una reunión con el directorio del instituto. De todas maneras los productores no se ven muy esperanzados con la reunión de mañana.

Desde hace más de un año los productores vienen afirmando que los molineros por regla general pagan por el kilo de hoja verde entre 2,50 y 3,50 pesos cuando el precio oficial de 5,10 y que además esos pagos se concretan con cheques diferidos a plazos de hasta 10 meses. Consultado sobre porqué no denuncian a las industrias, el productor Jorge Butiuk aseguró que no lo hacen por temor a represalias. “De todas maneras, todo se sabe y no hacen absolutamente nada, por eso llegamos a esa situación”, aseveró.

La protesta ya estaba anunciada desde el viernes, cuando los funcionarios nacionales Luis Urriza y Santiago Hardie, ambos del ministerio de Agroindustria, desestimaron la posibilidad de otorgar un inédito financiamiento de 1.500 millones de pesos para levantar la cosecha. desafiante en el acceso de la calle Rivadavia. A partir de ese momento el clima cambió. Los ánimos se caldearon y comenzaron las exigencias.

Ayer, los productores exigieron, como condición para liberar la sede del instituto, la renuncia de todo el directorio del INYM. En el medio de la revuelta apareció el diputado provincial Martín Sereno, quien se tuvo que ir tan rápido como llegó, porque los productores le pidieron –no muy amablemente- que se retirara. También se acercó a dialogar el el ministro del Agro, José Luis Garay. Un poco más tarde llegó el presidente del Inym, Alberto Re.

Todo fue parte del diálogo pero los productores exigen respuestas y aseguran que están dispuestos a morir frente al Inym, y que no se irán sin algo concreto.

Todo parece indicar que están cumpliendo al pie de la letra estas promesas, hoy en un clima de mucha armonía se los vio instalados, con ollas y mercaderías. Un guiso fue el menú elegido de este jueves, hubo espacio para todo, hasta para limpiar la vereda.

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE