Ariel Garcé reveló el extraño motivo por el que Diego Maradona lo llevó al Mundial de Sudáfrica

Ariel Garcé reveló el extraño motivo por el que Diego Maradona lo llevó al Mundial de Sudáfrica

El Chino, sorpresa en la lista para la Copa de 2010, contó que el Diez lo llevó después de la arenga que dio antes de un amistoso.

La convocatoria de Ariel Garcé para el Mundial de Sudáfrica 2010 sorprendió a todos. En estos días, siete años después de aquella lista que entregó Diego Maradona, el ex lateral contó cuál fue la causa central por la que el Diez lo llevó a disputar el torneo más importante del fútbol con la Selección. ¿El motivo? Una arenga que hizo en su primer amistoso con el equipo.

“Cuando me convocó, no pensaba ir. Sabía que esos partidos ya estaban, era el final del proceso. Era en Cutral Có, con mucho frío, un miércoles… entonces le comenté a mi hermano que no iba. Ahí él me dijo que vaya. Que lo haga por mamá y papá, que ellos me querían ver. Además que era raro decirle que no a la Selección. Me hizo cambiar de opinión”, relató el Chino en diálogo con el programa La Página Millonaria Radio.

Y agregó: “Faltaba muy poco para que arrancara el partido. La charla la dieron Ariel (Ortega) y Martín (Palermo). Los haitianos estaban con gorra, guantes… hacía un frío, no querían salir. En un momento nos quedamos en silencio en el vestuario y ahí me puse a hablar yo. Me salió algo. Dije que si en ese momento era el Mundial, la Selección éramos nosotros. Me salió algo que estuvo bueno y ahí salimos a la cancha”.

Esa arenga del 5 de mayo de 2010, en la previa del partido ante Haití, con un equipo repleto de jugadores del medio local, enamoró a Diego.

“Al otro día me llamó el profesor y me dijo ‘no te bajes, Diego está ahí, en duda, le gustó mucho lo que dijiste'”, reveló. “Fue todo una locura”, dijo. Garcé jugó sólo dos partidos con Maradona como entrenador.

De esa convocatoria, luego, nació la famosa bandera que pedía: “Garcé, traé alfajores”. Y aunque parece ofensiva, al ex River y Central no le cayó mal. “Durante el calentamiento y en el vestuario, el masajista me empezó a hacer chistes, me tenía loco. Yo no entendía bien por qué. Cuando salimos a la cancha y empezaron los himnos la vi. Me pareció muy divertido, lo pude disfrutar, estaba en un gran momento”, aseguró.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE