A tres años de su trasplante de médula, sueña con los Juegos Olímpicos

A tres años de su trasplante de médula, sueña con los Juegos Olímpicos

A los 12 años, Octavio fue diagnosticado con un tipo raro de leucemia. Hoy es abanderado en el colegio y dedica su tiempo libre al tiro con arco. A días de cumplir 17 años, piensa estudiar kinesiología para poder ayudar a su mamá y a toda la comunidad de Jardín América.

En el mes de marzo, Octavio Walulik cumple el aniversario de sus dos “nacimientos”: por un lado, a fin de mes cumple 17 años; pero unos días antes, el 20, también se cumplen tres años del trasplante de médula que le salvó la vida de una leucemia. “Todo empezó con moretones en la pierna y en la panza. Parecía algo normal, pero acudimos a un pediatra que nos derivó a un especialista en dermatología de Posadas. Después de varios estudios le hicieron una punción en la médula, que fue cuando la doctora me dijo que tenía leucemia mieloide aguda M2”, explicó Angélica Báez, su mamá.

El 15 de junio de 2012, con tan sólo 12 años, Octavio se vio obligado a trasladarse de Jardín América a Buenos Aires para comenzar su tratamiento en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Tras varios meses de quimio y radioterapia, tuvo una recaída de su enfermedad, lo que implicaba la necesidad de realizar un trasplante de médula.

“Nadie de la familia era compatible y tenía siete meses de espera en la lista del Incucai, por lo que se decidió hacerle un trasplante autólogo: le sacaron sus propias células, las curaron y las volvieron a trasplantar”, detalló Angélica.

“Hoy mi vida se desarrolla normalmente: voy a la casa de mis amigos y hago lo que quiero. De todos modos, tengo ciertas pautas a seguir”, contó Octavio, aunque el camino para poder recuperar su rutina fue largo: “El trasplante me lo hicieron en 2014 y recién en 2015 pude volver al colegio. Y así, de a poco, me fueron habilitando para hacer ejercicio y estar en lugares públicos. Recién hace unos meses pude volver a ir al cine, por ejemplo”.

A pesar de ello, no pierde el tiempo: todos los sábados, Octavio va religiosamente a practicar tiro con arco, disciplina que practica desde el año pasado. “El otro día me dijo que iba a ir Japón con eso”, contó su mamá. “Sueño con poder dedicarme de lleno a la arquería y poder participar de los Juegos Olímpicos”, remató Octavio. Y eso no parece tan descabellado, si se tiene en cuenta que hace unos meses salió 3° en una competencia internacional de tiro con arco de campo que se llevó a cabo en su localidad.

Además, Octavio es abanderado de su colegio y ya tiene planeado su futuro universitario: “Voy a estudiar licenciatura en Kinesiología y Fisiatría en Corrientes. Ya estamos organizando la mudanza para el año que viene. Me puse a observar y es algo muy necesario, allá en Jardín no hay, sí o sí hay que trasladarse a otra ciudad. Así que me voy a dedicar a eso”. Su mamá agregó: “Yo sufro mucho de la espalda y él dijo que quería estudiar eso para poder aliviar mis dolores”.

Otro deseo de Octavio es poder “enseñar sobre donación de médula”: “Es importante saber que se puede donar vida estando vivo. Son quince minutos que te sacan sangre y ya está. Mucha gente cree que es una operación complicada, que te abren la espalda, pero sólo te sacan las células para poder trasplantárselas a la persona que las necesita”.

“Nosotros estábamos en una provincia donde no conocíamos a la gente y Octavio necesitaba para su trasplante cuarenta donantes de sangre. Por suerte, siempre había gente disponible, sobre todo gente joven, que es impresionante como ayudan”, completó su mamá, aunque precisó que la situación es muy diferente cuando se trata de donación de médula: “Hay muchos tabúes y es muy complicado. Cuando no hay compatbilidad en la familia, de cada 40.000 habitantes, sólo uno es compatible con otra persona. Para tener una idea, en Jardín América somos menos de 40.000. Necesitamos que todos se inscriban, no es algo riesgoso. A las dos horas de haber donado podés ir a trabajar y eso podría servir para salvar una vida”.

Cabe recordar que los únicos requisitos para poder donar médula son: ser mayor de 18 años, pesar más de 50 kilos y no tener antecedentes de enfermedades graves.

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE