Asunción: ¿Iban a cocinar a un perro en un restaurant oriental o no?

Asunción: ¿Iban a cocinar a un perro en un restaurant oriental o no?

El caso del can que supuestamente iba a ser faenado para ser servido como comida oriental copó las redes sociales y algunos medios de comunicación en el Paraguay. Ahora una mujer dijo que fue quien rescató a Rubio, -el perro con medio cuerpo rapado-, y contó cómo ocurrieron los hechos. Dijo que no lo sacó de un restaurant ni realizó una denuncia contra algún local gastronómico.

Se trata de Ana María Pintos, la mujer que encontró al animal el pasado sábado 11 de marzo, y contó cómo se fueron dando los hechos. Ella relató que Rubio estaba acostado en la calle, cerca del sanatorio Italiano, y pensó que estaba enfermo. Fue entonces que recurrió a una veterinaria, a quien pidió que el can quede internado.

La profesional le dijo que el perro estaba sano y que no presentaba ninguna afección como para que haya sido rapado para algún tratamiento. Por tanto, no había motivos para dejarlo en observación y lo llevó hasta Capiatá, donde cuenta con un refugio de animales y realizó el post en Facebook que dio pie a toda la historia.

“Yo levanté en el Facebook preguntando quién puede jugar a un perro así, algún peluquero que está practicando…”, explicó.

Dando seguimiento a su publicación, se contactaron con ella los bomberos del barrio Sajonia, quienes no son dueños del can, pero le proveen de comida porque habitualmente ronda la zona.

Así también se puso en contacto con María Inés Vigo, de la organización Narices Frías, que llevó el caso hasta la Municipalidad de Asunción.

Entre comentario y comentario, surgió la teoría de la cultura oriental de rapar a estos animales, para luego faenarlos y consumirlos.

Por este motivo, los integrantes de la organización, acompañados de Ana Maria y el can, llegaron hasta la comuna capitalina. Dijo que nunca hicieron una denuncia, sino que llevaron el caso para saber si es que existen esas prácticas en el país y buscar una respuesta al motivo por el que Rubio fue rapado.

Lamentó y sostuvo que le sorprendió la manera en que fue distorsionada la información. “A mí me encanta la comida de ellos (comida oriental) soy asidua cliente, así que me sorprende todo esto”, expresó.

Hoy ella está costeando la estadía de Rubio en una guardería, debido a que no puede permanecer con la piel expuesta.

Tras la presencia de Rubio en la sede municipal, varios concejales anunciaron inclusive la inmediata presentación de una minuta para proceder a la verificación de todos los locales de comida oriental de la Capital.

(Fuente: www.paraguay.com)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE