Viral: aerolínea no dejó que su hijita suba al avión, una extraña dijo 4 palabras y todo cambió

Viral: aerolínea no dejó que su hijita suba al avión, una extraña dijo 4 palabras y todo cambió

Un hombre está a punto de abordar un avión con su hija de 2 años, pero por capricho de la aerolínea, la nena no podrá viajar. El padre desesperado ruega y suplica comprensión, él había separado su boleto con anticipación, y como los niños pequeños no pagan pasaje, el hombre se sentía confiado para emprender su viaje sin problemas.

Los minutos pasan, falta poco para que se cierren las puertas. Él no tiene más dinero, su hija no entiende qué pasa, él no sabe cómo solucionar el problema. Todo parece un caos. El personal de la aerolínea es terco. Los niños menos de 2 años no pagan pasaje, siempre y cuando estén en el regazo de sus padres, pero la hija de este hombre tiene 2 años recién cumplidos. Todo se complica.

El hombre estaba devastado, pero una extraña mujer se acercó y con solo 4 palabras lo cambió todo.

Un testigo de este precioso instante, compartió la historia en redes sociales y de inmediato se hizo viral: “Esta mujer necesita ser elogiada. Un caballero estaba revisando su vuelo cuando el agente le preguntó qué edad tenía su hija. Dijo que recientemente había cumplido dos años. El agente entonces le preguntó si tenía un boleto. El hombre estaba confundido porque tenía la impresión de que podía viajar gratis. (Cuando él reservó el boleto, ella tenía uno pero su cumpleaños fue en enero). Él fue golpeado por la emoción. Mencionó que no podía darse el lujo de volver a reservar este vuelo o conseguirle un boleto en tan poco tiempo. Se apartó e intentó hacer algunas llamadas. Abrazando a su hija y agarrando su cabeza, se podría decir que estaba con el corazón roto”.

“Esta mujer que estaba junto a él en el mostrador de la parte delantera escuchó todo. Ella se acercó a él y le preguntó qué estaba mal”.Después de hablar un poco, se acercaron al mostrador.Ella señaló a su hija y dijo: “Quiero comprar su boleto”.
El agente dijo: “¿Sabe cuánto vale este boleto cierto?”. La mujer respondió: “¿700 y algo?”.“$749” dijo el agente.

La mujer dijo “está bien” y sacó su tarjeta de crédito. Yo estaba ahí y le dije: ¡Dios te bendiga!” y ellos imprimieron el boleto. El agente siguió hablando sobre su piel de gallina mientras el hombre abrazaba a la mujer y le pedía su nombre para pagarle. La mujer seguía diciendo “no te preocupes por eso”. Sabía que quería ayudar a este hombre y a su hija, sin importar el costo.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE