Cuatro primeros años de Francisco

Vivimos contemporáneos a una etapa de la historia del mundo con gran influencia de los cuatro primeros años de Francisco. Necesarios cambios en las conductas de la gran comunidad de la “casa común” sin distinción de edades, jerarquías y religiones tal como se explaya en su encíclica Laudato Si.

Gracias a Juan XXIII y Pablo VI, hace 55 años se llevó a cabo el Concilio Vaticano II que fue integrado por unos tres mil obispos más observadores laicos. El mismo se transformó en el hito que marcó un necesario cambio de tendencia y renovación donde a pesar de intereses contrapuestos, entre otros temas se reemplazó al latín en las misas por la propia lengua de cada país y generó el inicio de un diálogo con las demás iglesias y no creyentes. Juan Pablo II y Benedicto XVI han mantenido esa línea. “El tiempo es superior al espacio”.

Francisco al mes de su papado, creó un Consejo de ocho Cardenales de los cinco continentes ahondando aun más en un global encuentro ecuménico y diálogo interreligioso que facilitó la superación de ancestrales controversias.

En Junio del 2013, envió una carta al Primer Mtro. Cameron:”Lamentablemente la preocupación por las graves crisis internacionales no falta nunca en las deliberaciones del G8, y en este año no se podrá no considerar con atención la situación de medio oriente y de manera especial, en Siria. Para lo cual deseo que esta cumbre contribuya a obtener un cese del fuego inmediato y duradero, y a conducir a todas las partes en conflicto a la mesa de negociaciones”.

Con sus encíclicas, exhortaciones, cartas apostólicas y motu propio y alocuciones dentro y fuera de Italia, ha logrado una universalidad de diálogo, gestos, comprensión de una necesaria misericordia, lucha contra la corrupción, el narcotráfico y al enfrentamiento del paradigma tecnocrático con el humano en aras de una armonía y paz. “El hombre no es un factor económico más sino que tiene una naturaleza y dignidad no reducible a simples cálculos económicos”. La última reunión de Davos ha denotado positivos cambios en el contenido de sus centenares de discursos y por la participación femenina. El dinero debe servir, en vez de gobernar”.

La actual crisis global demuestra que la ética no es algo externo a la economía, sino que es parte integrante e ineludible del pensamiento y de la acción económica”, Benedicto XVI.

Frente al avance en la complejidad del tema migratorio, en Agosto del 2016, creó un nuevo Dicasterio que absorbió cuatro existentes, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral a cargo del Cardenal Turkson. Entidad competente en las cuestiones que se refieren a las migraciones, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura.

Juan Pablo II ya nos hizo notar el serio problema migratorio cuando enunció:”la condición de irregularidad legal no permite menoscabar la dignidad del emigrante, el cual tiene derechos inalienables que no pueden violarse ni desconocerse”. Más crudas fueron las expresiones de Francisco frente a este tema hablando del lucro de los “traficantes de carne humana”.

Todos nosotros somos emigrantes hacia otra patria y ojala lleguemos todos”, Francisco.

 

En cuestión de administrar justicia, el papa la menciona como una de las más insignes tareas que el hombre puede ejercer. Donde el pecado puede ser perdonado pero no así la corrupción, pues la misma nos transforma en fariseos ó saduceos tal las escrituras, “sepulcros blanqueados”, personas con “mal aliento” y con un “alma que se acostumbra al mal olor de la corrupción”. Corrupción que se disfraza de triunfalismos, apariencias y frivolidad; con sólo dos clases de protagonistas: cómplices o enemigos.

 

En cada viaje apostólico, fue logrando que dirigentes religiosos y políticos del mundo comprendan que “la unidad es superior al conflicto”; evitando así mayores guerras y desastres climáticos.

Por décadas hemos estado indiferentes ante muchos síntomas sociales y desoyendo a nuestro planeta; el Teólogo L. Boff estuvo atento a ello: “El orden político económico mundial es homicida, biocida, ecocida y geocida”.

 

Mientras la gran mayoría permanecen anestesiados, insensibles e indiferentes al que los rodea, no podemos continuar “distraídos” con ojos que miran pero que no ven, debemos ser samaritanos y estar al servicio hasta el lavado de pies. “Donde hay una necesidad, hay un derecho”.

 

Debemos generar procesos de paz verdadera fundada sobre el respeto mutuo, el diálogo y la voluntad de ir más allá de los prejuicios y los errores del pasado, renunciando a falsedades e intereses partidistas. Un buen político opta siempre por generar procesos más que por ocupar espacios (cf. Evangelii gaudium, 222-223). “La realidad es superior a la idea”.

 

Vivimos estados de sobreinformación con intereses mundiales agazapados en la diversidad de medios cuyos contenidos suelen sesgar y tergiversar las actuales mensajes papales. Colonizaciones ideológicas que destruyen con las ideas como alerta Francisco.

Recemos por décadas de continuidad de los procesos que han generado Francisco junto a sus nuevos Cardenales. Procesos de reconciliación, unidad y misericordia que continúen generando la tendencia hacia un mundo en que los seres humanos liberados del temor y de las miserias, disfruten en paz de la libertad de palabra y de la libertad de sus creencias.

La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron”, (Jn 1,5).

Recemos por Francisco.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE