Reflexión del Pastor Decena: La importancia de tus palabras

Reflexión del Pastor Decena: La importancia de tus palabras

Tenemos un gran problema o una gran solución en nuestra boca. En nuestra boca está el secreto de grandes triunfos o grandes derrotas, por eso Dios te va hablar a través de su Palabra de manera que puedas recibir todo lo que tienes que recibir.

 

Mateo 12:37  “Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.  

Tenemos un gran problema o una gran solución en nuestra boca. Una gran bendición o una maldición. En nuestra boca está el secreto de grandes triunfos o grandes derrotas, por eso Dios te va hablar a través de su Palabra de manera que puedas recibir todo lo que tienes que recibir.

PARA DIOS LAS PALABRAS SON MUY IMPORTANTES.

Malaquías 3:13  “Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti?”

Uno de los problemas de las personas que no manejan su lengua es que no toman conciencia de lo que hablan ni del daño que causan con sus palabras. ¿Porque será esto? Seguramente porque hay un factor más allá de lo mental, hay un componente espiritual que la persona no puede evaluar ni después sacar sabias conclusiones de lo que habló.

La persona no puede darse cuenta que las palabras construyen puentes o destruyen relaciones. Ellos habían destruido la relación con Dios por sus palabras. Un adorador es aquel que agrada a Dios con sus palabras, le halaga, le exalta con los dichos de su boca.

El pasaje de Malaquías muestra que habían personas que hablaban palabras de sabiduría a su prójimo y fíjense la reacción de Dios.

Malaquías 3:16  “Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre.”

Malaquías 3:17  “Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve.”

Malaquías 3:18  “Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.”

 

UNA CARACTERÍSTICA DE LA PERSONA QUE AGRADA A DIOS ESTÁ EN SUS PALABRAS.

Job 1:20  “Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró,

Job 1:21  y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.

Job 1:22  En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno”.

Job 2:8 “Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él, y estaba sentado en medio de ceniza.

Job 2:9  Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.

Job 2:10 Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios”.

Podemos decir que el que no peca con sus labios podrá escalar espiritualmente.

Hay pecados persistentes, arraigados en la vida de la persona aun cuando se ha convertido. Pero cuando la persona no tiene esos pecados de incrédulo, al ser creyente no tiene que batallar con ellos. Por ejemplo “cuando era incrédulo no hablaba mal ni insultaba ni decía malas palabras, nunca me gustó esa manera de expresarse, cuando me convertí fue una ayuda para crecer espiritualmente.”

Pero he observado a creyentes que tienen que trabajar mucho para ser liberados de las palabras incorrectas que le traen maldición.

 

CÓMO LIBRARSE DE UNA LENGUA QUE TRAE PROBLEMAS:

1-Buscar ser sano en el interior pues es muy claro que lo que tengo dentro saldrá para fuera.

Lucas 6:45 “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca”.

Entonces ¿qué hay que hacer para ver lo que hay dentro? escucharse, pues las palabras que salen son por algo, lo que sale por la boca demuestra lo que hay en el interior.

2-El Espíritu Santo debe tomar mi lengua.

Santiago 3:8  “pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.”

Como ningún hombre puede domar su lengua, debemos entregarle el control de ella al Espíritu Santo para que cambie nuestra manera de hablar. Solo el Espíritu de Dios debe encender mi lengua, pidamos a Jesús que nos bautice con el Espíritu Santo, y tome el control de nuestras palabras.

3-Aprender el poder de la confesión.

Me refiero con la declaración como algo poderoso que beneficia todo mi ser. Recordemos que la Biblia dice que la lengua contamina todo el cuerpo, pero esto también quiere decir que si yo hablo la Palabra de Dios todo mi ser será beneficiado.

Romanos 10:9  “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.”

4-Aprendiendo a confesar la verdad de la Biblia.

a-TENEMOS TODO LO QUE DICE QUE TENEMOS

1° Juan 5:12  “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.”

Juan 8:12  “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.”

1° Juan 1:7 “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.”

Romanos 5:5 “y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”

2° Corintios 3:17  “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.”

Romanos 5:1  “Justificados, por la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;”

Tenemos Propósito: Filipenses 1:21 “Porque para mí el vivir es Cristo…”

Tenemos Poder: Hechos 1:8 “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo…”

Filipenses 4:19 “Mi Dios, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.  

Juan 16:22 “También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo”.  

Tenemos Esperanza: Juan 14:2  “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros”.

b-PODEMOS HACER LO QUE DIOS DICE QUE PODEMOS HACER.

Filipenses 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.  

Marcos 16:17 “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;”

Marcos 16:18  “tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”.  

Afirmemos estas palabras: “Yo soy quien Dios dice que soy, Yo tengo todo lo que Dios dice que tengo, Yo puedo hacer todo lo que Dios dice que puedo hacer”.

Pastor Guillermo Decena, Centro Familiar Cristiano Eldorado.

Prédicas en vivo los miércoles y domingos 20 horas, a través de http://cfceldorado.org/



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE