Polémica entre productores de yerba y funcionarios nacionales calentó reunión en el INYM

Polémica entre productores de yerba y funcionarios nacionales calentó reunión en el INYM

Los representantes del sector yerbatero esperaban escuchar hoy la confirmación de que la Nación destinaría 1.500 millones de pesos para absorber los costos financieros de la cosecha. Tal cosa no ocurrió, los enviados del ministerio de Agroindustria aclararon que el monto que se destinaría a ese fin todavía no estaba definido, pero anticiparon que ni se acercaría a esa cifra, lo que generó duros cuestionamientos por parte de dirigentes del sector primario. Más allá de la desazón que provocaron los dichos de los funcionarios, los productores valoraron que se haya avanzado en temas como el control de contenido de palo, mecanismos de fiscalización y de regulación de mercado de materia prima, todos reclamos históricos del sector.

Luis Urriza

“Nunca dijimos que íbamos a poner 1.500 millones para levantar la cosecha de yerba, no sé de donde salió eso”, según varios productores consultados, esa fue la frase con la que el subsecretario de Agricultura de la Nación, Luis Urriza, generó inmediato malestar, especialmente entre los representantes del sector primario.

Según los productores que participaron de reuniones en Buenos Aires la semana pasada durante El Yerbatazo, la Nación se había comprometido a destinar 1.500 millones de pesos para alimentar un mecanismo financiero que permitiría que todos los productores cobren de contado los cheques posdatados con los que la industria paga por la materia prima.

Convocados por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) para avanzar en la instrumentación de ese mecanismo y para discutir otros temas de una agenda consensuada con los representantes yerbateros, llegaron a Misiones el Secretario de Coordinación, Santiago Hardie, y el subsecretario de Agricultura, Luis Urriza.

Grande fue la desazón de los yerbateros cuando, ni bien iniciada la reunión, los funcionarios nacionales les advirtieron que esa cifra de 1.500 millones de pesos que se mencionó en Buenos Aires no era exclusivamente para financiar la cosecha de yerba mate, sino que formaban parte de un fondo que se utilizará para asistir a productores de distintas actividades y aseguraron que nunca habían dicho que ese dinero era solo para la yerba mate.

Al respecto Urriza señaló que “se está trabajando y en las próximas semanas se terminara de cuantificar cuáles son los productores que tienen más necesidades y los plazos, en base a eso saldrá un monto”

En ese punto fueron varios los dirigentes yerbateros que cuestionaron en duros términos a los funcionarios nacionales al entender que estaban incumpliendo un compromiso asumido. Según Julio Peterson, dirigente de la zona de Andresito, Hardie los trató de mentirosos. “Nos dijo que nosotros estamos inventando el monto ese de 1.500 millones y que como mucho, podría haber 300 millones. No puede ser que cinco personas que participamos de la reunión en Buenos Aires escuchamos lo mismo”, dijo.

Cristian Klingbeil, dirigente yerbatero de la zona Centro de Misiones, fue otro de los que salió disconforme de la reunión con funcionarios nacionales. Pese ello, indicó que no tienen previstas nuevas protestas. “Ya no tenemos fuerzas ni tiempo para volver a salir a la ruta, tampoco vamos a convocar a un paro de cosecha, vamos a dejar a consideración de cada productor si quieran cosechar o no”, indicó.

Avances positivos

Más allá de la decepción que generó el malentendido de los 1.500 millones, representantes de distintos eslabones de la cadena yerbatera valoraron avances que se dieron en otros reclamos que viene impulsando el sector, como el control de palo, fiscalización y de regulación de mercado.

Destacaron que, a diferencia de anteriores reuniones, los funcionarios nacionales no mostraron oposición a la posibilidad de cupificar la cosecha, medida exigida por productores para evitar sobreoferta de materia prima. El principal problema para avanzar en esa posibilidad es que hay productores que no están registrados.

Además de todos los integrantes del Directorio del INYM (donde está representada toda la cadena yerbatera y los Gobiernos) y los mencionados Urriza y Hardie, también estuvieron presentes funcionarios de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y de la Dirección General de Rentas de Misiones, para analizar y establecer acciones que permitan la transparencia de las operaciones de compra y venta de la hoja verde y de la yerba mate canchada.

“Lo que se trabajo hoy es en base a reuniones que habíamos tenido anteriormente en el INYM y a los avances que está teniendo el INYM en varias problemáticas del sector”, explicó al término de la reunión, Luis Urriza.

“Hoy se armaron mesas de trabajo, ya sobre los temas concretos para entrar en la etapa de implementación y se definió un equipo de trabajo para las próximas semanas, enfocados principalmente en tres temas que son el financiamiento de la cadena, principalmente para los pequeños productores; todo lo que es control tanto de (cumplimiento) de precio como de (plazo de) pago, y en calidad”, agregó el funcionario.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE