El misterio de la familia desaparecida: escalofriante final

El misterio de la familia desaparecida: escalofriante final

Fueron más de dos semanas de misterio y en Francia se barajaron varias hipótesis. Ninguna se acercó a lo que realmente habría sucedido. El foco estaba puesto en Sebastien, el hijo mayor de los Troadec, y el principal sospechoso de la desaparición de su madre, su padre y su hermana menor. Se suponía que había huido sin dejar rastro luego de limpiar las manchas sangre de los asesinatos en la casa familiar, cerca de Nantes. Pero el final de los Troadec fue otro. Aún más sangriento y con un “tesoro” en el medio.

Hubert C., de 46 años, confesó en la tarde del domingo ser el asesino de Pascal, Brigitte, Charlotte y Sébastien Troadec. Los crímenes habrían sido premeditados. Hubert C es ex cuñado de Pascal, el padre de la familia.

El fiscal de Nantes, Pierre Sennès, dará una conferencia de prensa este lunes a las 17 (hora de Francia). Según una fuente cercana a la investigación, el sospechoso dijo a los investigadores que mató a los padres y sus hijos a causa de una disputa por una herencia en lingotes de oro.

El padre de Pascal Troadec, que murió hace seis años, había comprado un edificio en Brest, en el distrito de La Recouvrance, y habría descubierto ese tesoro durante las obras que allí se hicieron. Historia calificada como una “leyenda” por la madre de Hubert C, quien confesó las muertes

El ADN del ex cuñado de Pascal fue encontrado en la casa de la familia en Nantes, al oeste de Francia, donde ocurrieron los crímenes. Allí se hallaron rastros de sangre de todos los miembros de la familia, excepto de Charlotte. Las manchas habían sido limpiadas.

Hubert C fue detenido junto con su ex mujer, la hermana de Pascal, en Brest. Allí se había realizado un exhaustivo rastrillaje tras el hallazgo en un bosque de unos jeans con la tarjeta de crédito de Charlotte (18), la menor de la familia.

Lo que aún no informó la prensa francesa es si el sospechoso dijo qué hizo con los cuerpos.

Un día despúes de encontradas las pertenencias de Charlotte, las autoridades se vieron obligadas a cambiar el rumbo de la investigación ante el hallazgo del auto de Sebastien (21), estacionado a 60 km de la casa de la familia, en el puerto de St. Nazaire.

A partir de ahí se rastrilló el puerto y se barajó la posibilidad de que el chico habría matado a toda su familia y había escapado. Hasta mencionaron antecedentes psiquiátricos del joven.

Hubert C había sido entrevistado por la Policía al comienzo de la investigación. Dijo que hacía años que no veía a los Troadec.

Aún resta saber si Lydie Troadec, hermana de Pascal y ex mujer del asesino confeso, es inocente o fue cómplice de su ex pareja.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE