Asaltaban a su hijo, fue a rescatarlo y terminó secuestrado

Ocurrió en Zárate, Buenos Aires. El hombre tiene 53 años, es comerciante y árbitro de básquet. Se desconoce el paradero de los ladrones.

Tres peligrosos delincuentes secuestraron, con fines de robo, a un comerciante de 53 años, luego de que el hombre, que también se desempeña como árbitro de básquet, intentara auxiliar a uno de sus hijos, quien estaba por ser desvalijado por un grupo de marginales.

El tremendo suceso se registró en la localidad bonaerense de Zárate y se desconoce el paradero de los hampones. Los voceros del departamento judicial de Zárate-Campana revelaron que los hechos comenzaron en las proximidades del kilómetro 170 de la ruta provincial 6, cuando Matías Julián Zukowski, de 30 años, conducía un Chevrolet Meriva, oportunidad en la que se le reventó uno de los neumáticos del rodado, presuntamente a raíz de la colocación de clavos miguelito, destinados a que los automovilistas se vean obligados a detener la marcha para que los ladrones puedan sustraerles los objetos de valor.

Pedradas

Al advertir la situación y mientras varios individuos empezaban a arrojarle piedras a la carrocería del Chevrolet Meriva, el muchacho resolvió avisar telefónicamente del caso a su padre, Gustavo Alberto Zukowski, de 53 años.

Por este motivo, el comerciante, que en aquellos momentos se hallaba en compañía de uno de sus amigos, le manifestó a su hijo que lo esperara y que no saliera del vehículo. Momentos después, Zukowski y su amigo arribaron rápidamente, en un Peugeot 206 de este último, al citado lugar, y mientras trataban de socorrer al muchacho, aparecieron en escena tres delincuentes fuertemente armados que los redujeron y les exigieron la entrega de sus diferentes pertenencias.

Después los individuos trataron de secuestrar al joven a bordo del Peugeot 206, aunque fue su progenitor quien les señaló que iba a ser él quien los trasladaría a otro sitio. Los maleantes accedieron y, con el comerciante privado de la libertad, abandonaron la zona.

La infernal odisea que padeció el hombre culminó en el denominado Barrio San Cayetano, en Zárate, en el norte del conurbano provincial, donde los forajidos liberaron a la víctima y huyeron a la carrera. Por su parte, diversos habitantes de Zárate y Campana afirmaron que son muy frecuentes los asaltos en la ruta provincial 6 y que los mismos son consumados por delincuentes que residen en los barrios periféricos de los distritos.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE