La UIF: Origen y presencia en Posadas

 

El Lavado de Activos es la operatoria (simple o compleja) mediante la cual se incorpora a la legalidad cualquier activo que tenga un origen ilegal. La más relacionada con el lavado es la colocación de dinero en efectivo de origen delictivo en la economía formal, pero esa idea suele simplificar el análisis e ignorar el riesgo mayor que pasa por las grandes sumas que circulan por cuentas bancarias en paraísos fiscales no declaradas, que también necesitan ser lavadas para ingresar a países considerados cooperadores a los fines de la transparencia fiscal. En esas cuentas se mezclan todos los orígenes delictivos de los fondos: narcotráfico, corrupción, evasión fiscal, contrabando, etc.

 

Por otro lado está el Financiamiento del Terrorismo, que a diferencia del lavado de activos, implica otorgar recursos, lícitos o no, a organizaciones con actividades terroristas. El Financiamiento del Terrorismo se basa en participar indirectamente en hechos criminales futuros. El lavado de activos, en incorporar a la formalidad bienes propios o de terceros originados en actividades ilícitas ya consumadas o en proceso.

 

El lavado de activos existió siempre en nuestra era, basta con citar a Alphonse Gabriel Capone (Al Capone para los amigos), dedicado entre 1920 y 1930 a la trata de personas, juego ilegal y contrabando, con un emporio de empresas que le permitían blanquear sus ganancias. Sin embargo cayó por evasión fiscal ya que la legislación de ese entonces dificultó encuadrar el delito de lavado. Recién a fines de los ´70 con el avance del narcotráfico, se comenzó a tomar dimensión de la necesidad de organizarse internacionalmente. Se firmaronconvenios y declaraciones en las Naciones Unidas y en 1989se creó el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) por parte del G7.

 

Actualmente, el GAFI cuenta con 35 países miembros plenos, de los cuales Argentina forma parte desde el año 2000. Tiene como objetivos establecer normas y promover la aplicación de medidas para combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo. Es un “órgano rector”, que trabaja para generar la voluntad política necesaria para llevar a cabo reformas legislativas y reglamentarias nacionales en estas áreas.

 

Siguiendo las recomendaciones del GAFI, en mayo del año2000 se promulgó en Argentina la Ley 25.246 que crea la Unidad de Información Financiera (UIF) como la encargada del análisis, el tratamiento y la transmisión de información a los efectos de prevenir e impedir los delitos de lavado de activos y de financiación del terrorismo. Asimismo, se definieron una serie de Sujetos Obligados a brindar información sobre sus clientes y operatoria (Entidades Financieras, Casas y Agencias de Cambio, Juegos de azar, Sociedades de Bolsa, los Organismo Reguladores –BCRA, CNV, SSN, INAES-, Escribanos, etc.), para que el Organismo la analice en conjunto y determine cursos de acción.

 

En el universo de Sujetos Obligados, existen tres grandes grupos que determinan la actuación de la UIF: a) Por un lado está el Sector Público (BCRA, CNV, SSN, INAES, AFIP, IGJ/RPC, etc.) que colabora con la UIF en la supervisión de sus regulados e informa los incumplimientos.Además deben efectuar los Reportes de Operaciones Sospechosas que detecten; b) Los del Sector Privado con Regulador (Mercado bancario y cambiario, Mercado de capitales, Seguros, Cooperativas y Mutuales, etc.) que son supervisados por inspectores de los entes reguladores y los incumplimientos son informados a la UIF quien determina las sanciones; y c) Los del Sector Privado sin reguladores (Escribanos, Contadores, Casinos, Tarjetas de crédito, etc.) que son supervisados por inspectores de la UIF y sancionados por otro sector del mismo organismo.

 

La competencia de la UIF se circunscribe a recibir, solicitar, analizar y archivar la información que le brinden los Sujetos Obligados.En caso de detectar actividades u operaciones que puedan configurar lavado de activos o financiamiento del terrorismo debe poner los elementos a disposición del Ministerio Público (existe un Fiscal General que centraliza las denuncias de la UIF), para que éste realice las acciones judiciales que correspondan. Asimismo, la UIF puede colaborar con el Ministerio Público en sus investigaciones.

 

Para tal fin, la UIF tiene amplias facultades para requerir información a cualquier organismo público, personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, los cuales están obligados a proporcionarlos. Además puede solicitar al Ministerio Público que requiera al juez competente el allanamiento de lugares públicos o privados, la requisa personal y el secuestro de elementos útiles para la investigación. Por otra parte, emiteresoluciones para los Sujetos Obligados, verifica su cumplimiento y aplica las sanciones previstas en la ley.

 

La Ley vigente establece que la UIF tiene su domicilio en la Capital de la República, pudiendo crear agencias regionales en el resto del país. Hasta el momento creó dos, la Sede Regional Norte, en Salta, y la Sede Regional Litoral, en Posadas. Esta última tendrá su ámbito de actuación en las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos.

 

Aún no se conoce el alcance de las funciones que se encomendarán a la Sede Regional Litoral, y difícilmente se sepa debido a la estricta confidencialidad del Organismo. Lo único cierto es que hay funciones que la UIF tiene en forma centralizada que no pueden delegarse a las agencias. Toda información que brindan los Sujetos Obligados seguirá fluyendo a su Sede Central ya que por ley debe mantener un registro único, donde se centraliza el análisis de datos y se evalúan los riegos.

 

Tener en Posadas un organismo de la relevanciaque representa la UIF brinda la oportunidad de generar una proximidad permanente para los Sujetos Obligados, especialmente los no supervisados por otros entes, para que mediante sus representaciones institucionales locales adquieran capacitación,evacúen dudas y obtengan respuestas acordes a nuestra coyuntura y necesidad regional, con el objetivo de propender a una mejor prevención del lavado de activos y financiamiento del terrorismo. Además, seguramente se convertirá en un brazo extra que colabore con la Justicia de la región, aportándole datos y una capacidad investigativa especializada necesaria para un mejor análisis de las causas.

 

Que la noticia de la UIF en Posadas comience siendo un desincentivo para los que intentan blanquear sus ganancias mal habidas en nuestra región, ya sería un logro. Y sino, cabría indicarles que corren con mayor posibilidad de ser detectados.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE