Misiones en Washington y una luz en el túnel para los yerbateros

Misiones en Washington y una luz en el túnel para los yerbateros

A fuerza de manifestaciones, tomas de edificios públicos y cortes de rutas, la crisis yerbatera fue el tema dominante de la semana periodística que pasó y promete seguir dando tela para cortar durante varias semanas más. Como cada vez que estalla este sector, los únicos beneficiados son las grandes cadenas de mayoristas y de supermercados y un puñado de industriales inescrupulosos –casi todos extraprovinciales- que libran una guerra de precios a costa del sufrimiento de todos los demás integrantes de la cadena productiva. Al ciudadano común le volvió a tocar el papel del convidado de piedra en esta puja de intereses, sin tener ninguna responsabilidad, miles de misioneros fueron tomados como rehenes en las rutas o se les impidió el acceso a algún edificio público.

Como cada vez que estalla algún conflicto en el agro misionero, el Gobierno provincial volvió a tomar cartas en defensa de los productores y trabajadores rurales, los eslabones más débiles de la cadena. En tiempo récord, el equipo de gobierno de Hugo Passalacqua gestionó reuniones en Buenos Aires y brindo asistencia donde era más urgente hacerlo. Luego de varios días de pacientes gestiones en las que intervinieron los ministros de Desarrollo Social, Lisandro Benmaor; del Agro, Luis Garay, y de Gobierno, Marcelo Pérez; el secretario de hacienda Adolfo Safrán y el subsecretario de Gobierno, Ricardo Welbach, se llegó a un acuerdo con los tareferos, quienes valoraron los esfuerzos de la administración provincial y denunciaron la inacción de su gremio de cabecera, la UATRE.

El Gobierno nacional también hizo lo suyo en búsqueda de una solución asumiendo compromisos que deberán ser cumplidos en lapso perentorio para tener los efectos positivos esperados.

Pero más allá de las herramientas que puedan aportar las administraciones nacional y provincial, la difícil coyuntura solo podrá ser superada con el compromiso de los propios componentes de la cadena yerbatera, toda vez que se trata de una crisis que en gran medida es autoinfringida.

El principal reclamo de los productores es un supuesto incumplimiento generalizado en los precios –de por sí bajos- de la hoja verde. Según los colonos involucrados en la protesta, actualmente se está pagando entre 2 y 3,50 pesos por kilo de hoja verde, cuando el valor legal de esa materia prima es de 5,10 pesos por kilo. Desde el sector primario aseguran que con esos valores, les resulta imposible cumplir con los salarios de los tareferos, de allí uno de los principales reclamos de los trabajadores rurales.

Los productores responsabilizan al INYM, a la Provincia y a la Nación por supuestas falencias en los controles en el cumplimiento de los precios oficiales, mientras que desde el INYM –organismo que tiene funciones de contralor- repiten que le resulta imposible tomar sanciones porque todos los productores, desde los más chicos hasta los más grandes, firman documentos en los que dejan constancia de haber cobrado los valores que corresponden y no formulan denuncias concretas contra ninguna empresa.

Por otra parte llamó la atención que las protestas de los productores tuvieran como blanco principal al ciudadano común o a actores de otros sectores de la economía, como el transporte o el turismo, pero ninguna de sus medidas se orienta siquiera tangencialmente contra quienes supuestamente estarían incurriendo en las maniobras denunciadas: los grandes establecimientos que estarían incumpliendo precios. Los productores se excusan con el argumento de que si se plantaran contra alguno de los grandes industriales, después no tendrían a quien vender su yerba.

Para superar esta difícil encrucijada, Nación y Provincia apuntan a fortalecer al INYM para que pueda ejercer su rol de control aún ante la reticencia de los productores a poner en evidencia a los industriales incumplidores. Para ello pretenden dotar al instituto de las herramientas necesarias para hacer un control más profundo, con la ayuda de los organismos recaudadores que tienen la infraestructura y el poder de policía que requieren la tarea. Además la Nación dio su aval para avanzar en dos medidas que vienen impulsando desde hace muchos años los productores y el Gobierno de la provincia: la puesta en marcha de un completo sistema electrónico de control de transacciones, el cambio de método de medición de palo contenido en la yerba empaquetada y la disminución del porcentaje máximo permitido de palo.

Amigo, pero con ideas propias

La participación del gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, en la comitiva que viajó a Estados Unidos la semana pasada fue una nueva demostración de las buenas relaciones que unen a la provincia con el Gobierno nacional, pero también sirvió para marcar algunas diferencias en los criterios de administración. Mientras el principal objetivo de los funcionarios nacionales y los demás gobernadores que participaron fue obtener financiamiento externo, para el Gobierno de Misiones el viaje fue una oportunidad única para exhibir el potencial de la provincia como destino de inversiones y sus atributos institucionales ante auditorios altamente calificados, pero no para tomar deuda.

A partir de sus decisiones, el Gobierno provincial deja constancia de que aunque la dirección política de la administración nacional se haya modificado rotundamente a partir del cambio de gobierno, en Misiones hay convicciones que se mantendrán. Una de ellas es la certeza de que el endeudamiento en moneda extranjera es un recurso para usarlo con mucha prudencia y extrema responsabilidad.

La gestión Renovadora adquirió esa certeza porque le tocó lidiar con una pesada herencia de endeudamiento dejada por gestiones anteriores, problema que solo pudo resolver luego de alrededor de una década de suma austeridad en el gasto público. En base a esta experiencia poco grata, el desafío asumido por la actual conducción es campear el temporal de la crisis económica sin hipotecar las posibilidades de futuras administraciones.

En su paso por el país del norte, Passalacqua disertó en las universidades MIT, en Boston, y George Washington, además participó de reuniones con altos funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ese raid de actividades le dio la posibilidad de dirigirse a auditorios compuestos por los principales semilleros de empresarios, directivos de multinacionales y dirigentes políticos de Estados Unidos, además de funcionarios y empresarios en plena actividad.

En esos ámbitos, el gobernador exhibió algunos de los números y argumentos que dan cuenta de una provincia eficiente en el manejo de los recursos, con una ubicación geográfica estratégica y una infraestuctura moderna y en pleno desarrollo gracias a la continuidad de obras viales, en puertos, aeropuertos y energía.

El dilema docente

Pese a que el Gobierno provincial cerró un acuerdo inicial con el principal gremio docente de Misiones, la amenaza de paros sigue al asecho, esta vez no por conflictos de escala provincial, sino por convocatorias de gremios nacionales a las cuales los sindicatos locales están obligadas a adherir, porque los reconocen como entidades madre.

Llegar al acuerdo requirió de un voto de confianza en el Gobierno por parte de los docentes, dado que el porcentaje de aumento alcanzado no llega a cubrir las exigencias iniciales de los representantes de los trabajadores, quienes igualmente estamparon la firma a cambio del compromiso de mantener abierta la paritaria.

Para el Gobierno, en tanto, ofrecer un 13 por ciento de incremento salarial representó un gran esfuerzo, especialmente en el contexto actual de recesión económica que repercute directamente en la recaudación propia y en los fondos que llegan vía Coparticipación.

Tanto desde el Gobierno cuanto del principal sindicato provincial, coinciden en que el paro debería ser la última de las opciones. Un camino a recorrer solamente cuando todos los demás están cerrados, dado que implica tomar a alumnos y padres como rehenes de un conflicto en el que nada tienen que ver.

Turbulencias internas en la oposición

De cara a un nuevo proceso electoral, la alianza entre radicales y partidarios del PRO muestra fisuras que amenazan con debilitar al Frente Cambiemos en la provincia. Por un lado, los dirigentes identificados con el partido de Macri apuestan a afirmarse como gestores de las distintas áreas del Gobierno nacional y a construir con el Gobierno provincial un diálogo respecto a temas de estado, que sea superador de las rencillas internas.

En la vereda de enfrente, los radicales vuelven a demostrar su vocación por las disputas internas y apuestan a debilitar a sus aliados del PRO para conseguir más y mejores lugares en las listas, aunque ello derive en una pérdida del caudal electoral de Cambiemos. Según esta concepción de la política, lo importante no es llevar al Frente al triunfo electoral, sino garantizarse una banca aún perdiendo las elecciones.

Esta es una estrategia que los radicales supieron manejar con tal grado de maestría, que sus principales dirigentes –entre ellos los considerados históricos- consiguieron sostenerse en cargos públicos de manera ininterrumpida a pesar de no haber ganado una elección provincial en más de 30 años.

La primera piedra la tiró Ricardito Alfonsín, quien lejos de las ambiciones políticas que llevaron a su padre a la presidencia, salió a exigir “más lugar” para el radicalismo en las listas de Cambiemos en todo el país, el mensaje no tardó en llegar a Misiones.

Aunque ninguno de ellos se anima a hablar públicamente del tema, dirigentes del PRO cuestionan por lo bajo a algunos de sus pares radicales como Luis Pastori, Hernán Damiani, Germán Bordón y Gustavo González, a quienes acusan de hacer gala de la proverbial habilidad para la rosca política que caracteriza a los dirigentes del centenario partido y de pelear por lugares en las listas sin aportar nada para la construcción del Frente Cambiemos en Misiones.

Molestó particularmente que pese a que desde la cúpula del frente gobernante haya bajado la orden concreta de no hablar de candidaturas sino concentrase en la gestión, funcionarios radicales como Hernán Damiani salieran a manifestarse públicamente en favor de la posibilidad de que Luis Pastori fuera candidato a senador.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE