Iniciativa de subsidio en Paraguay para promover la conservación y valorización de los servicios ambientales

 

Paraguay “contribuye” actualmente con la mitad de la deforestación en el Gran Chaco; del resto en gran parte es responsable Argentina y de lo que sobra, Bolivia. De esta manera, se está perdiendo 500.000 hectáreas (ha) de bosques por año, lo que significa una pérdida del 25% en territorio paraguayo, según datos manejados por la Fundación Guyra Paraguay.

 

“El bosque chaqueño se está perdiendo con talas que van de 500 a 1.000 hectáreas por día, a una tasa de 250.000 a 300.000 ha por año. Cada cuatro años perdemos un millón de hectáreas de bosques. Calculando que Paraguay tiene un poco más de 40 millones de ha de superficie; en 40 años habremos perdido completamente los bosques de Paraguay”, vaticinó en diálogo a ABC Color el director Ejecutivo de dicha organización, Alberto Yanosky.

 

Estas alarmantes cifras fueron las que motivaron que en conjunto con la Secretaría del Ambiente (Seam), Guyra busque algún mecanismo para proteger estos recursos naturales. Así, idearon una estrategia por la que aquellos propietarios que tienen excedentes de bosques, puedan de alguna manera certificarlo y que alguien les pague por los costos de oportunidad (lucro cesante) de generar recursos de forma convencional, a través de la ganadería o la agricultura. Fue así que surgió el proyecto denominado Promesa Chaco.

 

La iniciativa estipula que Guyra Paraguay otorgue a los interesados un subsidio en concepto de pago a servicios ambientales, teniendo en cuenta la ley que rige el tema en nuestro país, que es la N° 3.001/06 “Ley de Valoración y Retribución de los Servicios Ambientales”, un complemento de la Ley N° 422/73 “Manejo Racional de Bosques y Tierras Forestales”. Esta última establece que todo terrateniente debe preservar mínimamente el 25% de la totalidad de su propiedad, para la preservación los bosques nativos del área.

 

“El proyecto recién empieza y la idea es lograr certificar 300.000 ha de bosques chaqueños en cuatro años”, señaló Yanosky y comentó que el año pasado, sin el proyecto en marcha, la Secretaría de Ambiente (Seam) logró certificar unas 10.000 hectáreas que significaron una transacción de unos US$ 6.000.000 a favor de los propietarios.

Recalcó que lo que intentarán lograr es “reducir una superficie similar a lo que perdemos cada cuatro años, (es decir) en cuatro años podemos certificar compromisos de conservación para unas 300 mil ha”.

 

La nueva cultura de valorizar los recursos naturales

Así, instó a los propietarios de inmuebles que tengan excedentes de bosques en el Chaco a que manifiesten su interés. La convocatoria se hará a través de las respectivas webs de Guyra Paraguay y de la Secretaría del Ambiente. “Qué lindo sería que puedan recibir un ingreso económico por algo que está produciendo -lo que necesitás vos, lo que necesito yo-, que es oxígeno, agua y mantener los suelos”, destacó considerando que a veces los servicios ambientales como tales no pueden ser comprados. “Necesitamos que los ecosistemas naturales del Paraguay empiecen a mantenerse y a conservarse, de lo contrario, habrá problemas serios de erosión, falta de biodiversidad, entre muchos otros inconvenientes”, advirtió Yanosky.

 

Señaló que la idea es incorporar por lo menos a cinco propiedades indígenas de las parcialidades ayoreo, guaraní ñandéva y chamacoco, que habitan en dicha zona del país. “Ya hicimos un primer anuncio y las gobernaciones de Alto Paraguay y Boquerón nos ayudarán a detectar las propiedades que serán prioridad”, dijo. En este sentido, dijo que aún no saben con exactitud quiénes serán los beneficiarios porque primero deberán analizar factores como la tenencia de la tierra y el liderazgo de los pueblos nativos. “Sí sabemos que serán cinco propiedades en estas tres naciones en el norte del país y noroeste de la Región Occidental”, puntualizó.

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE