Como si fuera una película: Una chica perdió la memoria y su novio la volvió a enamorar

Como si fuera una película: Una chica perdió la memoria y su novio la volvió a enamorar

Jessica Sharman sufrió un ataque de epilepsia en marzo de 2016 que la dejó sin memoria y no recordaba a a su novio que hizo de todo para volver a enamorarla. El episodio sucedió cuando regresaba en tren a su casa, desde la ciudad inglesa de Tunbridge Wells.

Por fortuna, en aquel momento no estaba sola. A su lado, como desde hacía siete meses (justamente venían de festejar ese aniversario), se encontraba Rich Bishop, su novio, quien al ver a su chica rápidamente se dio cuenta de que algo no andaba bien. Jessica comenzó a tener convulsiones. Y fue ahí donde el joven pidió ayuda.

Ya en la primera estación en la que el tren se detuvo, dos oficiales los ayudaron a descender y los llevaron hasta una oficina. El ataque había pasado, pero algo iba mal: Jessica miraba todo sin entender qué pasaba. Y para peor, no tenía ni la más mínima idea de quién era el hombre que estaba a su lado.

Asustado, Rich llamó a los padres de Jessica. Y en cuestión de minutos los dos llegaron al lugar. Pero otra vez la memoria de la chica parecía haberse fugado. “Recuerdo que vi entrar a una mujer corriendo hacia mi, pero no tenía ni idea de quién era. Me abrazó, me preguntó si estaba bien y yo no sabía qué contestarle. Ella me decía que era mi madre”, recuerda, hoy, Jessica.

Al día siguiente, sus padres la llevaron al Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía en Londres, donde quedó internada durante una semana y diagnosticada con amnesia a causa del ataque de epilepsia, una enfermedad que sufría desde los 14 años pero que nunca le había ocasionado una pérdida de memoria. Fue ahí donde los doctores, según reveló el diario británico The Sun, le advirtieron que en caso de recuperar los recuerdos, le llevaría no menos de seis meses.

Ya de vuelta en su casa, aunque seguía sin recordar, Jessica cambió la actitud hacia sus padres. “Comencé a entenderlos. Y les di la oportunidad de ir de a poco”. La historia, a esta altura, ya era digna de una película como “50 primeras citas” o ‘”Todos los días de mi vida”. Pero le faltaba el toque romántico. Y ahí volvió a entrar en escena Rich.

Aunque le dolía que su novia no lo reconociera, él jamás bajó los brazos. Y después de hablar horas con los médicos que la atendían, se decidió a reconquistarla.
No fue nada fácil. Y la que lo cuenta es la misma Jessica Sharman. “Cuando estábamos solos yo lo odiaba, porque él actuaba como si estuviéramos enamorados, ja, ja. Y yo no sabía quién era”. Pero a Riche no le molestó. Al contrario, convencido de que el amor iba a ayudarlo, ideó un ingenioso plan: la llevó a pasear por los parques y los sitios a los que solían ir antes del ataque de epilepsia, a escuchar los mismos temas musicales con que bailaban y terminó declarándole su amor en la puerta debajo de un frondoso árbol, en el jardín de su casa, exactamente el mismo lugar en el que se le había declarado siete largos e inolvidables meses atrás.La memoria de Jessica seguía sin recomponerse, pero no le hizo falta: se entregó a Rich. “La verdad es que no recuerdo la primera vez en la que me enamoré de Rich, pero sí la segunda”, cuenta mientras evalúa algunas ofertas para llevar su historia al cine. (Minuto Uno)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE