Jaime Ledesma: “Hay que cambiar la actitud, valorar los bosques ya que son estratégicos al desarrollo sostenible de un país”

El ingeniero forestal Jaime Ledesma – ex subsecretario de Tierras del Gobierno de Misiones- analizó las débiles políticas para la conservación, manejo y aprovechamiento sustentable de los bosques nativos en la Argentina. “Los bosques son estratégicos al desarrollo sostenible de un país. La Argentina no es un país que se caracterice por privilegiar sus bosques, ya que por su perfil agro ganadero, siempre los bosques estuvieron considerados como una economía marginal y de la periferia”, explicó.

 

Frente a esta realidad, consideró necesario que la sociedad comience a cambiar esta actitud. “Hay que valorar y defender la diversidad de los ecosistemas forestales del país. Decir no a la deforestación, y avanzar en prácticas hacia el manejo sostenible de los bosques. Sólo por tener leyes que administren el área no es suficiente, si no se tienen políticas claras en este sentido no vamos a ningún lado. Esta es una gran deuda que tenemos a nivel país, y no es responsabilidad adjudicable al gobierno actual, en este sentido, es una deuda de la democracia para con los bosques nativos”, aclaró Ledesma.

 

“Sino se sustenta la conservación de nuestros bosques no podremos garantizar el desarrollo sostenible. Hay que tener en cuenta que, a diferencia de otras actividades, planificar forestalmente implica un horizonte de por lo menos 50 años en adelante” (Jaime Ledesma)

 

“Es necesario que tomemos conciencia, como país, sobre la importancia de los bosques para garantizar el desarrollo sostenible de mismo. La deforestación son procesos que conllevan un cambio de uso de los suelos, con los impactos ambientales que ello conlleva. El planeta hoy sufre los desmontes, ya que entre las cinco emergencias ambientales más preocupantes que se enfrentan, una de ellas es la deforestación”, remarcó el profesional.

Este proceso impacta en el ambiente con consecuencias territoriales, desde lo social, económico, ecoambiental y cultural que son muy graves para la humanidad.

Entre las principales consecuencias de la deforestación, se relaciona al calentamiento global, la desertización y la pérdida de biodiversidad (que implica la reducción de la base genética).

 

2parada4

 

Ley de Bosques en la Argentina

 

En noviembre se cumplen 10 años de la sanción de la Ley Nacional N°26.331 de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, mal llamada ley de ordenamiento territorial de bosques nativos, pues en escencia no termina ordenando los bosques sino haciendo una zonificación territorial de los mismos aplicando el criterio de la “semaforización ambiental”.

 

Ledesma consideró en este sentido, como profesional de las Ciencias Forestales, que se debería convocar a una buena masa crítica de Ingenieros Forestales: investigadores; académicos; técnicos de distintos organismos públicos provinciales, nacionales y ONG; de centros de estudios y colegios profesionales a efectos de evaluar la eficacia instrumental de la Ley de Bosques, en estos 10 años. “En este tipo de leyes hay que plantear las revisiones periodísticas, fundamentamente en salvaguarda del recurso”, sugirió Ledesma.

 

“De esta forma, se podría generar un buen debate y muchos aportes. En estos temas, a nivel país, los grandes ausentes fueron los ingenieros forestales, por un sin número de razones que no vienen a la caso mencionar pero que sí considero nos debemos hacer una autocrítica de por qué permitimos que pasen estas cosas cuando hay institucionalidades forestales consolidada a nivel académico – profesional”, señaló en la entrevista con ArgentinaForestal.com el ingeniero Ledesma.

 

Finalmente, consideró que el desafío es trabajar fuertemente en procesos de certificación forestal y más aún sobre los manejos integrados de cuencas hidrográficas, potenciando, principalmente, el valor ecosistémicos de sus recursos.

 

Sino se sustenta la conservación de nuestros bosques no podremos garantizar el desarrollo sostenible. Hay que tener en cuenta que, a diferencia de otras actividades, planificar forestalmente implica un horizonte de por lo menos 50 años en adelante”, concluyó.

 

Por Patricia Escobar 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE