Este viernes presentarán formalmente en sociedad al primer cachorro de yaguareté nacido en el refugio biológico de Itaipú

Este viernes presentarán formalmente en sociedad al primer cachorro de yaguareté nacido en el refugio biológico de Itaipú

La cachorra de yaguareté, nacida el 28 de diciembre en el refugio biológico Bella Vista de Itaipú, pasará por su tercer pesaje este viernes. Es la primera vez que el refugio puede reproducir un ejemplar de yaguareté. La hembra de yaguareté (Panthera onca), cumplió un mes de vida el pasado 28 de enero. Fue el primer nacimiento de la especie en la zona protegida. El primer pesaje fue realizado el pasado 10 de enero y la cachorra tenía 2,6 kilos. En el segundo, el día 17 pesaba 2,97 kilogramos.
Desde el nacimiento, la cachorra se ha mantenido aislada con su madre. Los animales sólo tienen contacto con los controladores y rara vez con los veterinarios y biólogos del refugio. Si todo va según lo previsto, en tres o cuatro meses, el bebé será la nueva estrella del sector de visitas del refugio.

Un nacimiento sin precedentes
El nacimiento del bebé yaguareté ocurrió tres meses después del acercamiento entre el macho, llamado Valente, ex residente del refugio, y la hembra Nena, recién llegada de una granja cercana.
La cachorrita es negra como la madre. Esto se debe a la cantidad de melanina. En la especie se produce con relativa frecuencia un exceso de pigmentación conocido como melanismo. La condición “melanística” es menos común que la manchada, se da en aproximadamente en un 6% de la población. Los ejemplares con melanismo parecen totalmente negros, aunque se pueden apreciar las manchas si se los mira de cerca. Los ejemplares con melanismo son conocidos informalmente como «panteras negras», pero no constituyen una especie distinta, ni siquiera una subespecie.
Nena está aislada desde el final del embarazo, a principios de diciembre. La atención se da primordialmente para evitar el estrés a los animales y monitorear el desarrollo del cachorro.
Madre e hija serán aisladas hasta que la cachorra sea capaz de alimentarse por sí misma y aprenda a nadar. A partir de este momento las dos podrán soltarse en la zona de exposición, donde hay un pequeño lago. Como en la naturaleza, la hija no entró en contacto con su padre y, posiblemente, será llevada a otro refugio cuando sea adulta.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE