Cierran acuerdo con empresa extranjera para negociar asociación y avanzar con el proyecto de inversión de fábrica de celulosa y papel en la Argentina

La firma de capitales argentinos, Agroforestal Oberá, cerró un acuerdo para negociar asociación con una compañía extranjera para concretar la millonaria inversión de una fábrica de celulosa y papeles marrones en la provincia de Corrientes, adelantó a RISI PPI Latinoamérica el socio de la empresa, Gustavo Cetrángolo. “La idea es que esta empresa extranjera sea socia y opere el proyecto. Estamos en una instancia de acuerdo confidencial, todavía no es un memorando de entendimiento confidencial”, señaló el ejecutivo, y añadió que están siguiendo el modelo de “financiación de proyectos” para lograr el mismo.

 

La inversión industrial consiste en la instalación de una fábrica para producir 500.000 toneladas anuales de pasta kraft no blanqueada (UKP) y 300.000 toneladas anuales de papel kraftliner entre 2019 y 2021. La fábrica se abastecerá de residuos forestales de plantaciones de pino. Según Cetrángolo, la planta se instalará cerca de la ciudad de Ituzaingó, Corrientes, pero su ubicación exacta no puede ser revelada aún. La factibilidad del proyecto y su localización resultó de un estudio realizado por la consultora finlandesa Pöyry,  líder mundial en ingeniería y consultoría estratégica en la industria de celulosa y papel, contratada por Agroforestal Oberá SRL, firma conformada por Mario Plotz Ferrazz, Ralf Frank y Cetrángolo.

 

La  inversión rondaría entre los 650 a 800 millones de dólares, en función del diseño final y detalles para su puesta en marcha. Las ventajas para la viabilidad del Proyecto están asociadas fundamentalmente a la disponibilidad de materia prima e insumos a costos competitivos. “Dado el nivel tecnológico del proyecto, de concretarse sería la fábrica más competitiva de América Latina”, aseveró oportunamente en contacto con ArgentinaForestal.com el consultor internacional de Pöyry, Fernando Correa, tras su presentación a funcionarios del ejecutivo nacional de los resultados en una reunión realizada en Buenos Aires.

Por su parte, Cetrángolo indicó a RISI que ya cuentan con un predio de 400 hectáreas sobre el río Paraná y con acceso pavimentado hasta la Ruta Nacional 12, precisó.

 

El empresario agregó que el paso siguiente para avanzar en proyecto será esperar el momento que las autoridades de Corrientes publiquen las regulaciones ambientales para la industria de pulpa y papel en la región, que estima será en febrero. “Ya estamos en conversaciones con Pöyry para hacer los estudios de pre-ingeniería y de impacto ambiental después de que el gobierno publique esas regulaciones”, dijo el ejecutivo.

 

La planta de celulosa y papel que impulsa Agroforestal Oberá tendrá una nueva conformación societaria, necesitará de un total de 350.000 hectáreas de bosques cultivados, de la especie de pino, los cuales estarán ubicados a una distancia promedio de 200 km de la planta. “Nuestro proyecto no incluye la compra de plantaciones; compraremos madera de terceros, y ya hemos logrado la adhesión para proveer de madera a la planta de forestadores de la zona con 140.000 hectáreas de pino”, explicó Cetrángolo, tras lograr acuerdos con productores forestales correntinos que se sumaron al emprendimiento.

 

Un proyecto competitivo para la región

 

ArgentinaForestal.com publicó meses atrás las principales definiciones del  estudio de factibilidad de Pöyry Management Consulting Ltd, que consideró el sitio adecuado para la instalación de la planta foresto-industrial la zona de Ituzaingó y Villa Olivari.

Tras el análisis realizado por los consultores, Fernando Correa y David Powlson , los accionistas de Agroforestal Oberá –una resinera instalada en Ituzaingó, con capitales misioneros- decidieron avanzar con la búsqueda de financiación y sumar así más socios al proyecto. “Es viable pensar en mayor escala de la fábrica (de 350.000 ton/año podría ser de 500.000 ton/año) debido a un mejor análisis de la disponibilidad de materia prima y de un aumento de los rendimientos madera/papel debido a mejoras de tecnología”, indicó Cetrángolo.

 

En segundo lugar, otra novedad que resultó del estudio de Pöyry fue que la fábrica produciría papeles kraftliner y celulosa de mercado sin blanquear. “En la idea-proyecto original sólo se había previsto para papel kraftliner. Esto surge de un mejor análisis de mercado. Además, la fábrica sería autosuficiente en energía con la mínima inversión posible, debido a la moderna tecnología con la que se planificó. La tecnología prevista es nueva, de origen europeo y con mínima generación de efluentes y la más moderna en su tratamiento”, detalló el empresario.

 

“Al gobierno nacional se le solicitó el acompañamiento al proyecto, como también al gobierno de Corrientes,  a través de la declaración de interés provincial del mismo. Con las autoridades se habló sobre la necesidad de regular a las industrias de celulosa y papel en la provincia, generando normas ambientales y administrando el control de las mismas de acuerdo a la magnitud de este proyecto. También se pidió el apoyo a la Provincia para la obtención de líneas de financiamiento para avanzar en la inversión”, concluyó Cetrángolo.

 

 

Por Patricia Escobar 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE