Invertirán U$S 42,5 millones en una planta de generación de energía con residuos madereros en Corrientes

Se trata de Genergía Bio-Corrientes, una empresa con activos en Santa Fe y Córdoba, que forma parte del grupo de Papelera Mediterránea. Invertirá en el proyecto para producir electricidad en Corrientes a partir del uso de biomasa forestal y generar energía para más de 20.000 habitantes de la región. Abastecerá de energía a unas 40 industrias madereras del Parque Foresto-Industrial Santa Rosa, según indicó el presidente de la firma, Álvaro Lucena, en declaraciones a la agencia Télam. “Vamos a invertir u$s 42,5 millones para construir una planta de 12,5 MW”, confirmó el directivo y especificó que utilizarán “unas 200.000 toneladas anuales de residuos de aserraderos que, actualmente, se queman y afectan el medio ambiente”.

 

“Cuando la planta comience a funcionar, a mediados de 2018, pondremos en valor todos los residuos que hoy descartan y queman los industriales madereros de Santa Rosa, Corrientes”, sostuvo el empresario, y agregó que el proyecto “traerá beneficios económicos y ecológicos para los aserraderos, y trabajo directo e indirecto” para los habitantes de la región.

 

En diálogo con Télam, Álvaro Lucena aseguró que “es un proyecto integrador de las economías regionales porque hace crecer mucho la infraestructura y, sobre todo, porque la electricidad permitirá instalar futuros desarrollos productivos” en la zona.

 

La generación de energía eléctrica a partir del aprovechamiento de los residuos de la forestación y de la industria maderera le da utilidad y valor como insumos a elementos que antes no eran usados en ningún proceso productivo, de acuerdo a las consideraciones del presidente de Genergía Bío-Corrientes. “La biomasa es el complemento natural de todo el proceso industrial para la zona ya que mueve mano de obra, transporte, y le da un valor a los residuos de madera que antes no tenía”, explicó.

 

El directivo agregó que el uso de restos de madera para la generación de energía eléctrica será de aprovechamiento, ya que “alrededor del 70% de un árbol del monte queda en residuos, entre ramas, la punta y los costaneros de los árboles”, dijo. “No generamos energía a partir de forestación natural; usamos plantaciones artificiales, sobre todo, de pinos. No es un dato menor”, enfatizó.

 

“Cuando se talan los árboles para llevar a los aserraderos, las ramas y la punta de los pinos, que es cónica, se tira, queda en el campo y se pudre”, amplió.

Un informe reciente de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destacó que “las industrias forestales tienen la ventaja de poder utilizar sus residuos para contribuir a cubrir sus necesidades energéticas”.

 

La FAO describió el proceso por el cual “muchos aserraderos consideraron los residuos de madera como un subproducto engorroso de la operación, con su consiguiente eliminación para relleno de terrenos o incineración en quemadores”.

 

En ese contexto, continuó el organismo internacional, toda la operatoria “se convirtió en un problema ambiental y, sumado al aumento de los costos energéticos, hizo que los productores madereros se hayan visto obligados a pensar seriamente en las ventajas de emplear los residuos como fuente alternativa de combustible”.

 

“Aunque el calor producido con residuos de madera es inferior al procedente del petróleo o gas, su costo en comparación con los combustibles fósiles lo hace una fuente interesante de calor”, consignó la FAO.

 

La empresa liderada por Lucena invertirá u$s 42,5 para generar energía, a partir de la utilización de biomasa, para más de 20.000 habitantes de la región y abastecer unas 40 industrias madereras del Parque provincial Santa Rosa, ubicado a unos 160 kilómetros de la capital correntina.

 

Genergía Bío-Corrientes es una de las siete empresas que firmó con la Nación el contrato de abastecimiento de Energía Eléctrica Renovable con Cammesa y su Acuerdo de Adhesión al Fondo para el Desarrollo de Energías Renovables (Foder) con el Ministerio de Energía y Minería y el Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE).

Genergía Bío-Corrientes y Pindó S.A. resultaron adjudicatarias de sendos proyectos de base forestal para el desarrollo de energía biomásica en la Ronda-1 del Programa RenovAr, que impulsó el Ministerio de Energía y Minería de la Nación.

 

La primera de las iniciativas se construirá en el Parque Foresto-Industrial Santa Rosa, en la provincia de Corrientes, mientras que el segundo proyecto funciona desde septiembre de 2016 en Puerto Esperanza, a 250 kilómetros de Posadas, Misiones.

 

Desde Misiones se suman al desafío

En realidad, la adjudicación para la Central de Puerto Esperanza contempló el uso del excedente de energía por biomasa que ya produce la planta, desde el pasado mes de septiembre, que alcanza los 4 MW/hora de potencia.

El presidente de Pindó, Andrés Scherer, la compañía misionera que obtuvo uno de los proyectos de biomasa, explicó que participaron de RenovAr “porque tenemos un excedente de 2 MW para generar energía en la planta, ya que la construimos con más capacidad de la que necesitamos”.

 

“Hoy, sólo consumimos el 30% de la capacidad total”, describió el empresario, y justificó el tamaño de la planta al confiar en que “nuestra industria continúa creciendo y vamos a necesitar energía eléctrica y vapor”.

En declaraciones a Télam, señaló que “el 50% del volumen de un aserradero se transforma en residuos, corteza, aserrín y viruta, que tienen un valor relativo bajo, y se transforman en el combustible para el funcionamiento de la planta”.

 

Scherer cuestionó algunos aspectos del programa RenovAr al señalar que “no está pensado para proyectos de biomasa ni para empresas pequeñas o medianas”.

En ese sentido, mencionó que “tenemos que crear una empresa nueva para que facture la energía ya que el pliego exige que tiene que ser de propósito específico. No puedo usar a Pindó S.A. sino que debe ser otra compañía. Ese es un inconveniente importante”.

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE