El IFAI asistió con 3,5 millones de pesos a la cooperativa Picada Libertad

El IFAI asistió con 3,5 millones de pesos a la cooperativa Picada Libertad

 

 

El Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI) destinó tres millones y medio de pesos para la primera etapa de recuperación del secadero de té de la Cooperativa Picada Libertad. De esta manera, la entidad inició su recuperación con el acondicionamiento del secadero de té (uno de los más grandes de la provincia) para enfrentar la presente zafra y contener la materia prima de unos 200 productores.

Al mismo tiempo los directivos llevan adelante las negociaciones para firmar un acuerdo que les permita salir del concurso de acreedores en el que se encuentran desde 2009, cuando estuvieron al borde de la quiebra.

Una vez que se defina la instancia judicial y la cooperativa pueda sanear definitivamente las deudas, “no se descarta ceder parte del patrimonio de la entidad al Gobierno de la provincia para avanzar en las próximas etapas necesarias para recuperar completamente el secadero”, advirtió el gerente de Administración, Ricardo Szmandiuk, en declaraciones al diario Primera Edición.

 

El aporte del IFAI

La suma no reintegrable que entregó el IFAI es el primer aporte para inversiones que llega a la cooperativa en la última década, ya que los otros recursos recibidos -en ocasiones anteriores- se utilizaron con el objeto de sanear las millonarias deudas de la entidad, especialmente con los trabajadores.

En esta ocasión, los tres millones y medio que el Gobierno destino a Picada Libertad serán para solventar el reacondicionamiento de la caldera y la tipificadora del secadero de té, ya que sin estas reparaciones es imposible iniciar el acopio.

El plan de inversiones tiene otros cuatro pasos que requerirán de más fondos, para terminar de reacondicionar el secadero y las instalaciones conexas. Una alternativa que se analiza es utilizar el patrimonio inmobiliario a favor del gobierno provincial, una vez que se defina el concurso de acreedores y puedan disponer de los bienes.

 

Fuente de trabajo

La cooperativa Picada Libertad fue importante en la Zona Centro y en la ya desaparecida producción de aceite de Tung. Las sucesivas malas administraciones y las vicisitudes del mercado internacional derivaron en una crisis, que ya lleva casi dos décadas, y que requirió de constante salvataje del estado provincial.

Llego a tener cinco mil socios y 400 empleados de planta permanente, convirtiéndose en una de las cooperativas de mayor influencia en la región. En 2009 se produjeron despidos masivos y se inició un proceso judicial que todavía no termina de definirse. Aunque los directivos estiman que en unos meses finalizaría.

En la actualidad, según precisó Szmandiuk, son 33 los trabajadores en planta permanente, y llegan a 55 incorporando los temporarios que se requieren para el acopio de té. El secadero tiene capacidad para acopiar y procesar entre 15 mil y 18 mil toneladas de materia prima. El gerente comentó que se paga a los productores una vez por semana, a razón de 1,20 por kilo, que “es el valor del mercado”.

 

Esperanzas

El presidente del IFAI, Ricardo Maciel, recordó que “en mayo el gobernador nos encomendó asistir a la cooperativa Libertad, que estaba en una situación cuasi terminal”. En el marco de esta directiva, “le otorgamos una ayuda para sostener a los empleados y asistencia para poner en condiciones la línea de secadero de té”.

Además, el IFAI asistió a la entidad en las gestiones ante Rentas y AFIP.  “Deseamos que pronto tengan armado un plan de negocio propio e incidir con fuerza en la cadena tealera, como lo hicieron en tiempos pasados”, concluyó Maciel.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE