Más de la mitad de las especies de primates del planeta están en peligro de extinción

Los científicos afirman que más de la mitad de las especies de primates conocidas está en riesgo de extinción y la culpa es de acciones humanas como la caza, el comercio ilegal y la explotación de los bosques tropicales para la agricultura.

Según el estudio publicado en la revista Science Advances, cerca de 60% de las especies de primates están en peligro de extinción y el 75% tienen poblaciones en declive. “Varias especies de primates, monos, chimpancés y gorilas están reducidas a poblaciones minúsculas de mil personas o menos”, afirma el antropólogo Paul Garfield.

 

Alrededor del 60% de las 504 especies conocidas de primates están actualmente amenazadas de extinción y cerca del 75% tienen poblaciones en declive debido fundamentalmente a la pérdida de sus hábitats por actividades humanas como la caza, el comercio ilegal, la tala de bosques tropicales, la construcción de carreteras y la minería. Ésta es la conclusión de un estudio internacional realizado por 31 investigadores de instituciones de 12 países (Alemania, Australia, Brasil, China, Costa de Marfil, Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia, México, Países Bajos, Perú y Suiza) y publicado en la revista Science Advances.

 

Los científicos indican que se trata de la investigación más completa realizada hasta ahora sobre la importancia económica, social, cultural, ecológica y científica de los primates y las amenazas a las que se enfrentan. Para ello, combinaron datos de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) con otros de Naciones Unidas, lo que les permitió establecer pronósticos y tendencias de poblaciones de simios, monos, tarsios, lémures y loris en los próximos 50 años.

 

Los primates viven en bosques tropicales y subtropicales y se encuentran principalmente en regiones de África, Sudamérica, Madagascar y Asia. Los investigadores aseguran que habrá extinciones de muchas especies en el próximo medio siglo.

 

gorila

Foto OLIVER DREIKE | COMEDY WILDLIFE PHOTOGRAPHY AWARDS

«Los humanos invaden cada vez más los hábitats de los primates y explotan sus recursos naturales»

 

“Los humanos invaden cada vez más los hábitats de los primates y explotan sus recursos naturales”, explica Christian Ross, del Centro de Primates de Alemania y coautor del estudio. Paul Garber, profesor de antropología de la Universidad de Illionis en Urbana-Champaign (Estados Unidos), codirector del estudio, afirma que «ése es realmente el último momento para muchas de estas criaturas». «Varias especies de lémures, monos y simios, como el lémur de cola anillada, el colobo rojo de Udzungwa, el mono de nariz chata de Yunnan, el langur de cabeza blanca y el gorila de Grauer, se reducen a una población de unos pocos miles de individuos. En el caso del gibón de Hainan, una especie de mono en China, quedan menos de 30 animales», apunta, antes de añadir que el orangután de Sumatra perdió el 60% de su hábitat entre 1985 y 2007.

 

Crecimiento destructivo e insostenible

Estas especies se enfrentan a una serie de amenazas, desde la caza, el comercio ilegal de mascotas y la pérdida de hábitat, mientras los seres humanos continúan talando bosques tropicales, construyendo carreteras y minas “de manera destructiva e insostenible”, según Garber, que agrega: “Estos primates se aferran a la vida en los bosques de países como China, Madagascar, Indonesia, Tanzania y la República Democrática del Congo”.

 

“Tristemente, en los próximos 25 años, muchas de estas especies de primates desaparecerán a menos que hagamos de la conservación una prioridad global. Esto, por sí mismo, sería una pérdida trágica. Considerar los cientos de otras especies que se enfrentan un destino similar en todo el mundo da una idea de lo que realmente está en juego”, explica el investigador.

 

Sólo cuatro países (Brasil, Indonesia, Madagascar y la República Democrática del Congo) acogen a dos tercios de todas las especies de primates, lo que hace que sean objetivos de medidas para detener o incluso revertir la tendencia global de extinción de primates.

 

La pérdida de hábitat de los primates por la construcción de carreteras, la minería, la tala y la agricultura, junto con la caza y el comercio ilegal de animales, suele estar vinculada a altas tasas de crecimiento demográfico y a la pobreza de las comunidades cercanas. «Abordar la pobreza local y facilitar el crecimiento demográfico es un componente necesario de la conservación de los primates. Construir economías basadas en la preservación de los bosques y sus habitantes primates y ampliar las oportunidades educativas para las mujeres supondría abordar algunas de las mayores amenazas a estos animales», recalca Garber.

 

El hábitat natural de los primates se encuentra principalmente en regiones con altos niveles de pobreza y falta de educación, lo que conduce a la explotación de los recursos naturales. La deforestación para uso agrícola se ha generalizado, se construyen redes de carreteras para el transporte y la exportación de mercancías y, en algunas regiones, hasta el 90% de las especies están amenazdas por la caza y el comercio ilegal de primates.

 

Importantes para la Humanidad

 

De todas las amenazas, la más grande es la creciente huella agrícola de la humanidad. «Las prácticas agrícolas están interrumpiendo y destruyendo el hábitat vital para el 76% de todas las especies de primates en el planeta. En particular, la producción de aceite de palma, la producción de soja y caucho, la tala y la ganadería están destruyendo millones de hectáreas de bosque», subaya Garber.

 

La minería y la perforación para extraer minerales y combustibles fósiles se agregan a la lista de causas del declive poblacional.

 

“Tenemos una última oportunidad para reducir en gran medida o incluso eliminar las amenazas humanas a los primates y sus hábitats, para guiar los esfuerzos de conservación y para aumentar la conciencia mundial de su situación. Los primates son críticamente importantes para la humanidad, después de todo, son nuestros parientes biológicos vivos más cercanos”, señala el estudio.

 

Los expertos invitan a gobiernos, académicos, organizaciones internacionales, ONG, empresarios y ciudadanos a fortalecer la conciencia sobre los episodios de extinción de primates y sus consecuencias inmediatas para los seres humanos. «La conservación es una necesidad ecológica, cultural y social. Cuando nuestros parientes más cercanos, los primates no humanos, se extingan, esto enviará una señal de advertencia de que las condiciones de vida de los humanos pronto se deteriorarán dramáticamente», asegura Eckhard W. Heymann, científico del Centro de Primates de Alemania.

 

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE