Salta: Tras el alud hay familias aisladas en los cerros, sin agua ni alimentos desde el domingo

Alrededor de 80 familias se encuentran aisladas sin agua ni alimentos en toda la zona de desastre que comprende desde Campo Quijano hasta la zona de Alfarcito, en lo profundo de la geografía salteña, donde sólo se llega a lomo de mula, informó la Policía local. Sesenta casas están destruidas, junto a los campos de cultivo y el ganado de subsistencia de las familias asentadas en esta parte del departamento Rosario de Lerma, en el inicio de la precordillera.
Son varios los cortes producidos por aluviones en la ruta nacional 51 que aún no pueden ser despejados, lo que dificulta la tarea de los rescatistas y fuerzas de seguridad.
Se estima que este fin de semana se podría habilitar el tránsito en este sector de la ruta nacional 51, siempre y cuando el tiempo lo permita.
La zona crítica comienza en el “El Candado”, donde se construye un nuevo puente sobre el cauce el río Toro para reemplazar la vieja traza de la ruta nacional 51.
La estructura quedó apenas al descubierto por el aluvión que bajó de la zona alta, cuando estaba a unos ocho metros de altura sobre el cauce.
En esa zona apenas se puede transitar. Según el relevamiento de la policía, 20 viviendas quedaron diezmadas por uno de estos aluviones que se precipitaron por la ladera del cerro.
“El cerro comenzó a crujir y explotó. Teníamos agua y barro por todos lados. Las vías están tapadas de barro. A las casas, el agua les llegó a un metro de altura. Nos salvamos de milagro. Todo está perdido” graficó vía telefónica al portal El Tribuno, Víctor Cruz, desde la zona de Chorrillos.
Este es el único medio de recibir noticias de la zona de desastre. De los parajes, ubicados quebrada adentro, no se tienen noticias. Se estima que son 80 familias de las que no se pudo saber nada hasta ayer.
Para colmo las vertientes de agua fueron tapadas por el barro, lo que hace más caótica la situación.
“La situación es más crítica de la que pensábamos. Estamos relevando la zona a cada momento. Tenemos familias sin techo a los costados de la ruta nacional 51, pero guarecidas en las casas de otros vecinos. El problema son los puesteros de zonas alejadas. No tenemos noticias de ellos. Esperemos que deje de llover, caso contrario la situación puede empeorar”, explicó la comisario Liliana Viveros, coordinadora del Sector Nº 81 a cargo de las tareas de seguridad en esta zona.
Hacia el Oeste, por la misma ruta, los parajes Maury, Solá, Incamayo y Puerta de Tastíl también sufrieron la violencia de la naturaleza.
En esta zona los datos del desastre son alarmantes. Se sabe que hay 40 viviendas inutilizadas por la furia de los aludes que se produjeron desde el domingo en la noche y la madrugada del lunes.
Por otro lado, se supo que integrantes de la comunidad originaria de Incahuasi partieron a la zona de Pascha en procura de rescatar los cuerpos de los fallecidos, Hipólito Quipildor y Bernardina Vilte.
Los lugareños de San Bernardo de las Zorras han comunicado que en este sector, por donde baja el Río Pascha, están incomunicados y que en la zona de Potrero de Chañi donde funciona una escuela y su comunidad están aislados.
El parte climático no es alentador. Desde Chañi, pasando por El Rosal y Pascha, los nubarrones se acomodan en la zona alta del Cerro Paño con fuertes estruendos que se hacen sentir a kilómetros.

UrtubeySalta

Llegó ayuda para las personas varadas en la ruta nacional 51

Un convoy de camionetas de Defensa Civil y camiones del Ejército arribó ayer a Ingeniero Maury y otros parajes serranos para asistir a los diferentes grupos de personas que se hallaban aisladas en varios tramos de la ruta nacional 51.

El contingente llevó pañales, agua, alimentos, ropa de abrigo y algunos medicamentos esenciales, que fueron distribuidos según las necesidades. En sendas conferencias de prensa realizadas ayer, el gobernador Juan Manuel Urtubey junto a otros funcionarios provinciales y nacionales informaron acerca de la situación de las más de mil personas que el lunes permanecían varadas en distintos sectores de la ruta 51, entre Campo Quijano y San Antonio de los Cobres, a causa de los numerosos derrumbes y aludes provocados por las intensas tormentas registradas en la Quebrada del Toro desde el domingo.
Cabe señalar que, según informes oficiales, en la zona había varadas hasta unas 2.000 personas, la inmensa mayoría turistas que viajaban hacia o volvían de Chile. Defensa Civil, mediante un vuelo de reconocimiento, había contabilizado unos 100 automóviles, 8 micros de larga distancia y varios camiones.
Urtubey anunció, además, que gracias al trabajo ininterrumpido de Vialidad Nacional, la ruta 51 fue rehabilitada al caer la tarde, pero con la salvedad de que sería una sola mano y para vehículos livianos, como forma de asegurar que todas las personas que están en la Puna puedan descender hacia la ciudad de Salta.
Esto quiere decir que la vía de comunicación internacional no será habilitada de forma permanente y para todo el tránsito, sino solo en las próximas horas o días.
El gobernador confirmó, por otra parte, las desaparición de dos pobladores en el paraje Pascha y que se realizaron dos vuelos sanitarios para evacuar personas enfermas desde la Puna. En este punto, el mandatario hizo la salvedad de que los vuelos en helicóptero llegan hasta Ingeniero Maury, dado que por la altura no pueden llegar a San Antonio de los Cobres y que los pacientes fueron trasladados hacia el primer paraje en ambulancias.
Las autoridades presentes hicieron hincapié, por otro lado, en que la alerta meteorológica continúa, por lo que se recomienda tener extrema precaución en caso de iniciar un viaje hacia Chile por la ruta nacional 9, donde el paso por Volcán ya fue habilitado al público.
En esa zona, cabe recordar, otro aluvión se llevó un buen tramo de la ruta 9 y penetró en el pueblo jujeño arrasando con numerosas viviendas y provocando serios daños en la estructura de todo el sector.
“Hacemos la salvedad de que la ruta nacional 51 será rehabilitada pero solo en sentido descendente, es decir para que los vehículos que quedaron varados puedan llegar a Salta”, dijo con claridad el gobernador.
Y agregó que “no hay que lamentar más víctimas ni daños. Personal de Defensa Civil presta la ayuda necesaria a los viajeros y Vialidad Nacional trabaja para restaurar el camino”.
También informó que se normalizó la situación en Iruya, en el norte provincial, hacia donde se enviaron, vía aérea, el combustible y los repuestos necesarios para que las máquinas viales trabajen en la habilitación del camino.
Ante una pregunta acerca de si se podía prevenir una situación como la vivida, explicó que “los técnicos afirman que en ríos de montaña y caminos de cintura es imposible”.
“La prevención con alertas tempranas es posible darlas en caso de cursos de agua muy extensos donde los monitoreos pueden hacerse con mucha anticipación”, dijo.
Respecto de si se continuaría con las tareas de asistencia y reuniones del comité de crisis, Urtubey confirmó que las reuniones se seguirán haciendo a razón de una o dos por día hasta que la situación pueda normalizarse por completo. Pero recordó que dada la temporada de lluvias y lo inestable del estado de los cerros en las altas montañas la tarea puede demandar varias jornadas.
PE


Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE