Dictaron prisión preventiva para el acusado de empalar a una mujer en Garupá

Dictaron prisión preventiva para el acusado de empalar a una mujer en Garupá

Alejandro Esteche, alias “El Porteño”, el único acusado por el aberrante crimen de Irma Ferreyra da Rocha, deberá esperar en prisión la resolución del caso. Enfrenta una acusación por abuso sexual con muerte resultante y de ser hallado culpable, tendrá una pena de prisión perpetua. Lo confirmó Hugo Zapana, abogado querellante.

Uno de los casos de violencia de género más brutales de los últimos años, la violación seguida de muerte de Irma Ferreyra, está cada vez más cerca de resolverse. El principal sospechoso del crimen es Alejandro “El Porteño” Esteche, quien ya había reconocido la autoría del hecho en una extensa declaración indagatoria y ahora esperará la resolución del caso en prisión, ya que el Juez Carlos Giménez le dictó prisión  preventiva. El abogado de la familia de la víctima, Hugo Zapana, confirmó además que Esteche deberá enfrentar una acusación por violación con muerte resultante y que de ser hallado culpable le correspondería la pena de prisión perpetua.

Irma Ferreyra Da Rocha (47) tuvo una muerte horrible. El Porteño Esteche le introdujo una rama en la vagina, lo que le causó daños letales en sus partes íntimas y en el intestino. La hipótesis más firme que se maneja es que la llevaron engañada hasta el túnel bajo la ruta 105, en Villa Bonita, y allí la sometieron a un ataque sexual despiadado.

La mujer tenía 14 hermanos, siete hijos, de entre 20 y 26 años y seis nietos. Residía en una vivienda humilde ubicada en el barrio Unidos de Garupá, que queda a una distancia considerable de donde la encontraron agonizando en los primeros minutos del sábado 17 de diciembre. Se ganaba la vida como empleada doméstica.

Además de empalarla, le dieron una brutal paliza. La mujer fue a quirófano tres veces y sufrió cuatro paros cardíacos. El último hizo que falleciera, ayer alrededor de las 13.30 del domingo 18 de diciembre.

La hipótesis más firme es que Irma fue a bailar con una amiga y luego se retiró con un hombre. Una vez en ese paso subterráneo, sobrevino la barbarie.

“Me pedía más,  por eso le metí la rama”

En su declaración, el Porteño dijo que en la noche del viernes 17 de diciembre había ido a la feria La Economía, ubicada cerca de donde estaba la Garita del Kilómetro 10, en el cruce con la avenida Alberto Roth. Contó que estuvo con su cuñado y con su novia. Pero que ella se fue y él se quedó en el lugar, donde se realizaba un baile. Admitió que consumió bebidas alcohólicas y que en determinado momento, de manera casual, conoció a Irma.

De acuerdo con sus dichos, bailó con la mujer y al rato, luego de hacerle una seña, salieron juntos. Detalló que fueron hasta un baldío de las inmediaciones, donde primero “chaparon”, en un coqueteo previo, y después tuvieron relaciones sexuales.

Sin pudor alguno, el hombre argumentó que le introdujo una rama en la vagina porque Irma “le pedía más”.

Aseguró que al ver lo que había hecho y las consecuencias que podía causar, se asustó. Y que en ese momento, apareció un auto, por lo que salió corriendo, dejando abandonada y desangrándose a la mujer a la que había seducido un rato antes.

Quien iba en ese coche es un prefecturiano que luego encontró agonizante a Irma, ya en los primeros minutos del sábado. Ella no sólo había sido empalada, sino que presentaba heridas producto de una paliza, algo que Esteche negó haberle causado.

El Porteño en todo momento acentuó que no hubo violación, sino relaciones sexuales consentidas, pero no supo explicarlas múltiples lesiones que presentaba la mujer.

Ahora, la investigación seguirá con la declaración de los testigos, las pericias de los elementos levantados en el lugar del hecho, los estudios toxicológicos del acusado y el análisis del informe de la autopsia.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE