C1Z53fAXAAEcd4l

Mientras las ventas de autos crecieron, la producción se desploma

La fabricación nacional se contrajo más de un 10% y las exportaciones cayeron casi un 21%. Por primera vez una pick up fue el modelo más vendido, en tanto que las ventas de camiones disminuyeron a causa del menor consumo.
Se conocieron los números oficiales de la producción automotriz y, según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) de la Argentina, que agrupa a todas las terminales automotrices con industria nacional, en 2016 se fabricaron 472.776 vehículos, un 10,23% menos que en 2015 (cuando la cifra fue de 526.657).

En paralelo, el sector exportó 190.008 unidades, que representaron una caída del 20,83% en relación a las 240.015 vendidas al exterior durante 2015.

El mercado que influyó con fuerza en la reducción de exportaciones fue Brasil, que requirió alrededor de 47.000 vehículos menos que en el período anterior. Otros mercados que se contrajeron fueron Europa, con 4358 vehículos menos (-65,70%); Australia y Nueva Zelanda, que requirieron 4.704 rodados menos (-46,73%); y África, con una contracción de 1.952 automóviles (-35,61%).

Los únicos mercados que el año pasado adquirieron más vehículos argentinos en comparación con 2015 fueron México, Chile, Perú, Ecuador, Centroamérica y Colombia (ese último con una diferencia mínima). Mientras que desde la casa rosada se insiste con volver al mundo, Latinoamérica parece ser el único destino que se abre a nuestros vehículos (aún con una caída en el total regional).

Parte de los aumentos en las exportaciones a los destinos de Latinoamérica se debieron a la nueva Toyota Hilux, que en 2015 había inaugurado la ampliación de su planta de Zárate con el objetivo de exportar ese producto (y su versión para pasajeros, denominada SW4) a Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. Este año sumó naciones de Centroamérica a su cartera de clientes.

Operaciones nacionales
Precisamente, en la Argentina la Hilux fue el modelo más vendido de 2016. Eso implicó un hecho inédito en el mercado, ya que los vehículos con más operaciones siempre habían sido los económicos.

Eso se explica por dos motivos fundamentales: la quita de las retenciones a las exportaciones del agro y la minería hizo que esos sectores destinen parte del excedente a la adquisición de automóviles, y el blanqueo de capitales. En relación a esa última variable, la legislación permitió ingresar divisas al país y comprar con ellas bienes de capital (como coches) sin pagar impuestos, ni la obligación de mantener el dinero retenido en el sistema bancario.

Como signo positivo, las ventas de vehículos crecieron un 10,16%. En números, fueron 709.482 unidades (un buen año para el país, y quizás excelente si se toma en cuenta la caída general del consumo) frente a las 644.021 de 2015.

Con casi 32.000 unidades, la Hilux fue seguida por uno de los compactos que ofrece el mercado nacional, el Fiat Palio, que alcanzó 29.100 patentamientos.

Autos de lujo

A partir de la quita a las retenciones sobre las exportaciones del agro y la minería, la reducción de las cargas impositivas sobre los automóviles más caros y la mayor flexibilidad para importar vehículos sin necesidad de producir localmente, crecieron las ventas de marcas como Jeep (866,6%), Mini (258,9%), BMW (419%), Subaru (173,8%), Volvo (97,7%), Jaguar (75%), Dodge (64,2%), Land Rover (55%) y Audi (41,4%), que en conjunto representaron el 0,5% del mercado nacional. Son marcas que, con una inversión relativa muy baja, obtienen una rentabilidad elevada a partir de los precios de sus unidades.

Las ventas de camiones y el consumo
Un síntoma preocupante fue la caída de las ventas de camiones y ómnibus, relacionada con la caída del consumo. El último año se comercializaron 17.162 vehículos pesados, un 12.21% menos que las 19.550 de 2015.

En ese sentido, otro dato preocupante del año pasado fue la caída en el consumo de gas oil en relación a 2015, que fue de 9,5%. Eso evidenció la disminución de los kilómetros recorridos por las flotas de transporte de mercaderías.

Desde la nada kirchnerista Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), a su vez, reclamaron por los costos impositivos (de casi un 40% sobre la tarifa, según la entidad); el aumento de hasta 120% en los peajes metropolitanos durante al año pasado; y el incremento de los costos del sector que, según la institución, fue del 36,9% (en 2015 había sido de 21,8%, de acuerdo con la misma fuente). En base a los datos proporcionados por Faldea, 2016 fue el segundo año con mayor suba de costos desde 2003.

(Info News)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE