BhutanCiudad1

La experiencia en el desarrollo de microcentrales hidroeléctricas en Bhután

 

Hugo Erhard tiene una larga historia en Bhután, después de haber renovado el sistema de control de la turbina de 2,4 MW de planta hidroeléctrica Rangjung en 2009, mientras trabajaba en Geppert. Desde el establecimiento de su propia compañía en 2010,  se especializa en sistemas eléctricos y de automatización de micro y mini centrales hidroeléctricas, y continuó trabajando en distintos puntos de Austria.

 

Así logró ampliar su sistema de automatización en la estación Rangjung, y en 2013 reemplazado el regulador de tensión automática dañado en una unidad de la  misma planta. Durante los dos últimos años ha instalado relés de sincronización en un total de ocho microplantas (de 40 a 100 kW) , lo que permite su sincronización y la conexión a la red.

Sobre los últimos cinco proyectos, completados 2016, Erhard dijo que “que se trataron de un mismo sistema que incluye ahora una pequeña unidad hidráulica y el transmisor de presión en la tubería de carga, permitiendo la operación completamente automática”.

 

 

Bhután tiene mucho potencial hidroeléctrico, pero poca demanda interna; pero su vecino India necesita más, y más, y más electricidad. “En la actualidad se están construyendo varias represas muy grandes en Bután, con ingeniería occidental y mano de obra y financiación hindú. En Bután el tema también es político, pero diferente. Por dar un ejemplo, mi cliente en Bután (BPC) tiene un funcionamiento similar como EMSA, es una empresa distribuidora eléctrica del Estado. También pueden generar energía, pero tienen un límite. BPC tiene varias usinas, todas muy antiguas y si funcionan es prácticamente de “milagro” y ante la devoradora demanda de India. El nuevo Rey (el sistema de gobierno es una monarquía constitucional en este país con un legado milenario) está incentivando la generación de energía hidraúlica, y para eso quieren primero rehabilitar lo que ya tienen”, precisó el profesional.

 

 

Este es el caso de Chumey; proyecto en el que se encuentra reactivando. “Chumey en 2010 era una pena sus condiciones, volví a pasar en 2013 y ya ni lástima daba. En 2014 empezaron a moverse, primero con las usinas pequeñas, y de pronto me convocaron a participar en su reactivación. En tanto,  Bután con las microusinas hidroeléctricas que tiene en la actualidad ya les alcanza para su abastecimiento, pero tienen potencial para vender a India, que además necesita. En esa región el mercado es bueno. También es bueno en China, pero Bhután y China son como el agua y el aceite”, comentó Erhard.

 

Las obras que lleva adelante en Chumey consta de la instalación de un equipo electromecánico que será suministrado e instalado por Geppert, empresa de energía hidroeléctrica de Austria, y la obra civil estará a cargo de un contratista local, Budes, mientras que todas las instalaciones eléctricas y equipamiento será instalado por Erhard, con la asistencia de operarios locales. “Para proyectos como Chumey, yo recibo ayuda local para la instalación y la puesta en marcha, haciéndome cargo de la supervisión. Le pido al cliente que asigne algunas personas, y, por la adquisición de los conocimientos técnicos necesarios, puede ser responsable del futuro mantenimiento y operación de la planta “, dijo Erhard, la empresa de la cual es el  único accionista.

 

Por Patricia Escobar 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE