Bancos ya se preparan para dar de baja el reintegro por compras con tarjeta de débito

Bancos ya se preparan para dar de baja el reintegro por compras con tarjeta de débito

La medida supone una actualización en los procesos utilizados para esta devolución pero “habrá tiempo suficiente” para readaptar el sistema, indicaron. Hasta ahora, los reintegros se realizaban entre el 1 y 5 de cada mes, por lo que si la decisión de no prorrogar el beneficio se mantiene “habrá más de 20 días para llevar a cabo las modificaciones necesarias”.

Distintos voceros de bancos oficiales y privados comentaron a este medio que “aún se está evaluando el impacto de la medida, por lo que hay precisiones con respecto a cómo afectará la decisión al sector bancario”.

Luego de 15 años se cayó un beneficio para los consumidores: la devolución de 5% de IVA para las compras con tarjeta de débito. La norma venció el pasado 31 de diciembre luego de ser prorrogada en abril y ahora el Gobierno decidió no extenderla.

“El concepto es que la devolución es algo que quedó antiguo. El mundo se movió hacia un formato de pagos electrónicos. No tiene sentido mantener un privilegio para tarjetas de débito”, afirmó una fuente oficial.

En abril de 2016 el Gobierno firmó la prórroga para que la devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 5% para las compras con tarjeta de débito se siguiera percibiendo hasta fin de año. Pero al no haber una nueva extensión hoy se cayó.

Lo curioso es que la devolución del IVA está prevista en el Presupuesto para este año según lo que propuso el Gobierno y avaló el Congreso. En las estimaciones se calcula que ese concepto alcanza $ 7.500 millones.

La norma regía desde 2001 cuando se implementó con el fin de masificar la bancarización. Incluía también una devolución de 3% para compras con tarjeta de crédito, que luego se dio de baja. Tenía como tope compras de hasta $ 1.000, monto que nunca se actualizó. En la última prórroga se incluyó la devolución parcial para compras de combustible.

La devolución de IVA se tomó como una medida “transitoria”, por lo cual debía ser prorrogada todos los años. Regía para bienes muebles o contratación de servicios de consumidores finales.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE