DiegoBarrios

Diego Barrios: “De las crisis se sale con contracción al trabajo”

Crisis siempre hubo en Argentina. Define, tajante, Diego Barrios, el presidente de Electro Misiones SA, una empresa con tres décadas dedicadas a la venta de insumos eléctricos, telefonía y computación. Ese aprendizaje, el de convivir con las crisis y las asimetrías permanentes de Misiones -la cuña argentina entre Paraguay y Brasil-, le permitió sostenerse y transformar la pequeña empresa familiar en una de las potentes líderes de la actividad en el norte del país.

No estaba en los planes convertirse en el conductor de una empresa cuando ingresó a los 18 años, en 1987, unos meses después de haber cumplido el servicio militar y tomarse un mes de descanso. Pero desde entonces, fue escalando en la firma pasando por casi todos los rubros.

Primero se hizo cargo del depósito. Después del sector de despacho, viajando al interior y a otras provincias con los camiones. También estuvo detrás del mostrador. Sabe cada detalle del rubro, aunque reconoce que siempre se aprende de quienes son sus trabajadores. Uno de esos aprendizajes, crisis mediante, fue cuidarlos hasta las últimas instancias mientras dura la tormenta. La de 2001 fue la peor. Y recuperar el personal despedido fue más costoso por el conocimiento perdido.

 

¿Cómo le ha ido al comercio posadeño en este 2016?

Fue un año extremadamente duro, con una caída de ventas muy, muy significativas en el orden de 15, 20, 30 hasta 50 por ciento en algunos rubros.

 

¿Cuál fue el más afectado?

Todos lo que sean productos que tienen una carga fiscal más grande, todo lo que es aranceles de importación, IVA, que son los que más se fueron a comprar a Paraguay, como electrodomésticos, electrónica de alto valor y de ahí para bajo en menor grado, como los celulares porque son hoy prácticamente casi tan importantes como la alimentación y la ropa. Y en mucho menor grado lo que es vestimenta y lo que es alimentación, donde prácticamente no hubo caída. Sí hubo una sustitución de marca o la búsqueda de compra en supermercados mayoristas en grupos familiares que se juntan y van para que le rinda más el dinero.

 

Esto de las asimetrías no es nuevo, ¿cuánto de esto es responsabilidad del modelo económico?

Esto no es nuevo. Es muy, muy viejo. Las asimetrías vienen ya de la década del 60. Pero a medida que pasó el tiempo, en la Argentina fue incrementándose toda la carga fiscal, mientras que en Paraguay sigue igual. Entonces esa asimetría año tras año se fue agrandando. Y otro fenó- meno importantísimo es que también fue creciendo la capacidad comercial de Encarnación. Cuando las asimetrías tienen fuerza, el volumen de operaciones es mucho más grande. No es lo mismo cuando Encarnación tenía 100 comercios que ahora que tiene 1500 comercios, con un potencial de venta mucho más grande. Pero las asimetrías siempre existieron, ahora están en un pico porque nunca en la Argentina hubo tanta carga fiscal como hay ahora. La participación es del Estado nacional en un 60 por ciento más o menos de toda esa carga fiscal; y provincia y municipios en el orden del 40 por ciento, con un impacto en el precio. O sea que no hay un solo responsable. Y después fundamentalmente las diferencias arancelarias, porque no es solamente IVA, o Ingresos Brutos.

Los impuestos internacionales impactan más en el caso de la electrónica. En Argentina hay un 35 por ciento de arancel en la informática, mientras que en Paraguay es “cero”. Desde el momento de la compra del producto en el exterior ya arrancamos con 35 por ciento de diferencia. Sobre eso otra vez toda la carga fiscal en Argentina, que está cerca del 50 por ciento y en Paraguay está cerca del 25. Es mucha, mucha la diferencia. Y hay otros impuestos que existen en nuestro país que no existen en Paraguay y hay cerca de 1700 productos, es como otro IVA oculto que va desde el 6 por ciento hasta el 40 por ciento. Un producto muy suntuoso, una cámara fotográfica de alta calidad tiene impuestos internos aparte del arancel, aparte del IVA, aparte de Rentas, entonces por eso hay diferencias del 100 por ciento. Si uno entra dentro del producto se ve la diferencia fiscal. La gente no tiene por qué saberlo, pero es muy complejo el sistema fiscal de nuestro país.

 

DiegoBarrios2

¿Las asimetrías se solucionan con el tipo de cambio o con algo más profundo?

No se soluciona con el tipo de cambio, porque el tipo de cambio no modifica el precio de las cosas en dólares. Si yo importo un celular de China desde Paraguay o en Argentina, en dólares me sale lo mismo. El precio de las cosas no se ve modificado por los valores de la moneda porque la moneda es otro bien que tiene su precio también. El precio de los bienes no cambia por la devaluación de la moneda, excepto que sea una Industria Argentina y su componente de productos dolarizados sea muy bajo. No tenemos problemas con Paraguay con productos argentinos, para nada, al revés. Estamos muy, muy bien en precios con productos nacionales. En la cuestión asimétrica con la frontera no cambia nada el cambio monetario por este simple razonamiento. Sí cambia, si los productos son de industria nacional con un alto componente de costo nacional, no dolarizado.

 

Electro Misiones tiene tres décadas en el mercado ¿Cómo se hace para sobrevivir y crecer en este contexto de frontera y además ser una de las empresas líderes del sector?

Crisis siempre hubo en Argentina. Yo estoy desde que nace Electro Misiones, cuando terminé el servicio militar y empiezo a trabajar en 1987, a los seis meses de haber nacido la empresa. Y desde esa fecha hasta ahora te puedo decir que hemos pasado unas siete crisis de diferentes tipos y tamaños. La más violenta de todas fue en 2001. Las crisis se superan simplemente con mucha contracción al trabajo y los conocimientos del rubro que uno va adquiriendo a lo largo del tiempo, uno se especializa en su rubro. En el paso del tiempo he visto un cambio, sobre todo después de las crisis del 2001, un aprendizaje en el empresariado también respecto a cuidar lo máximo que se pueda o hasta último momento a los compañeros de trabajo. Porque después de esas experiencias donde uno termina teniendo que despedir porque no hay opción, la economía vuelve a crecer en el año o año y medio y volver a formar a la gente es muy costoso. Se ha aprendido producto de la crisis, a contener lo máximo posible a la gente. De hecho, si uno mira los números de Misiones o de Posadas de empleos de comercio y hablan con el Sindicato de Comercio van a ver que a pesar de semejante impacto de la crisis, no se ha despedido gente, por lo menos en el ámbito formal. Cayó la demanda de nuevos empleos pero no cayó el empleo. La crisis pasa, lleva su tiempo y pasa. Y no es para nada conveniente, y fundamentalmente porque en tantos años de relación, uno conoce a la familia de la gente que trabaja con uno o se llega a tener cierto aprecio con la gente. Entonces si la crisis va a pasar, aguantamos y superamos y salimos fortalecidos. La relación sale fortalecida cuando los colaboradores ven que se sostiene el empleo a costa de estar perdiendo dinero o de reinvertir o de perder capital de trabajo.

 

¿Cuál es la situación de Posadas en relación a otros mercados?

Tengo la suerte de participar en dos grupos nacionales que están distribuidos en todo el país, uno en cada capital de provincia, uno en el rubro eléctrico y otro en el rubro tecnológico. Soy fundador de estos dos grupos. Analizamos todos los meses las ventas, hacemos un consolidado y hacemos gráficos. Por lejos las caídas de ventas que tenemos acá en Posadas no suceden en el país. Tenemos una caída de venta de dos veces y media el promedio de lo que cayeron todos mis socios en el país. Evidentemente la sensación de crisis que tenemos es mucho más alta que la que por ahí está sucediendo en el país, que si bien los índices dicen 7 por ciento en caída de ventas, nosotros tenemos 30 por ciento. Eso vale la pena aclarar porque no es lo mismo lo que estamos viviendo nosotros que lo que está pasando en el conjunto del país.

 

Todo este tiempo de aprendizaje, usted ha estado con distintos gobiernos. Ahora usted está políticamente con el Gobierno nacional. ¿Ha cambiado algo la percepción, sirvió el aprendizaje? ¿O solo cambian los funcionarios y la percepción que tienen desde Buenos Aires hacia Posadas sigue siendo la misma?

Siempre existió en nuestro país la falta de federalismo económico. No hay duda de que eso es parte del ADN de nuestro país todavía. Yo sigo creyendo que hoy el país está concentrado, tiene una visión centralista en Capital Federal, en provincia de Buenos Aires, Córdoba o Mendoza pero por una cuestión natural, no hay cuestiones de desprecio o desinterés sino que los problemas más grandes siempre te llevan puesto primero. Depende de nosotros ser vistos también.

 

Fue candidato a intendente por Cambiemos ¿Va a volver a ser candidato a intendente?

Estoy trabajando, no me alejé nunca. Estamos haciendo actividades permanentemente, lo que llamamos timbreos todos los sábados y otros tipos de actividades cómo “El Estado en Tu Barrio”.

 

¿Qué le dice la gente ahí?

Hay una contención por la vía de los planes, la jubilación. Es muy importante el impacto que se hizo con el pago de toda la parte que se debía. Cuando vamos a visitar, para mí ha sido como una revolución interior el timbreo porque descubrí un montón de cosas. El grado de dependencia del Estado de la familia y de los ciudadanos de Posadas es muy alto. Hay muchas familias que su único ingreso prácticamente son asignaciones, pensiones, jubilaciones. Me impactó eso. Esa gente ve todo con esperanza. Los que más han criticado son los precios, la inflación. En el primer semestre del timbreo toda la gente nos hablaba sobre los precios y las tarifas. Había un gran desconocimiento de que existían herramientas como tarifas sociales, un gran desconocimiento de las asignaciones que podrían disponer y no disponían. Es enorme la cantidad de trámites que hemos hechos en este año de gente que no sabía que tenía beneficio.

 

Más allá de la dependencia que indica, cuanto por resolver desde el Estado…

Totalmente, creo que hay mucho por arreglar y una gran ineficacia del Estado. En eso me siento seguro de que puedo ayudar, en que el Estado sea más eficaz. Lo pude ver en la calle el grado de ineficacia, en comunicar los beneficios. En eso creo que se está trabajando mucho desde el Ministerio de Modernización del Estado. Vamos a ir viendo el año que viene y el otro, mucha efectividad del funcionamiento interno del Estado.

Pero volviendo a la pregunta, a la gente lo que se le ve es preocupada con la inflación originalmente a principio de año y no tanto ya ahora. El tema de seguridad un poquito ahora y con esperanza, no que están bien, la gente está con temor a su economía entonces retrae, se cuida pero en ningún momento los ves desanimados. Hay un grado de comprensión o maduración, esa es mi experiencia personal.

 

El año que viene hay elecciones legislativas, ¿será candidato o va a esperar al 2019?

Yo prefiero más la cuestión ejecutiva. Veremos a medida que se acerquen las elecciones la cuestión interna del partido, qué se resuelve si puedo servir en algo o no y resolveremos tres meses antes de las elecciones quiénes van a ser los candidatos y en qué. Son resoluciones en conjunto, no es una decisión personal. Si yo tuviera que elegir, yo me siento capaz en la cuestión ejecutiva en Posadas.

Lo mencionaron incluso como candidato a Gobernador.

No, no, no. Vi que dicen eso, pero eso es interno porque a la gente no le importa nada eso, a la gente le importa lo que está pasando en su vida cotidiana. Lo otro es todo en un círculo muy cerrado esas discusiones.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE