Crisis de la industria tabacalera amenaza con congelar los precios del burley misionero

Crisis de la industria tabacalera amenaza con congelar los precios  del burley misionero

La crisis que afecta al sector tabacalero desde el fuerte aumento de impuestos decretado en mayo pasado tiene un impacto directo en la negociación de precios que se inició el lunes en Misiones, cuando se realizó la primera reunión de concertación. Si bien las partes no presentaron propuestas formales, quedaron claras las posturas iniciales sobre las que se deberá trabajar de cara a la próxima reunión que está prevista para el 9 de enero próximo.

Desde la industria propusieron pagar los mismos precios del año pasado, aduciendo cuestiones impositivas y de mercado. Argumentaron que el aumento de entre el 70 y 80 por ciento en la carga fiscal que se aplica al precio de venta de cada atado de cigarrillos ya los obligó a tomar serias medidas de ajuste que incluyeron el cierre de plantas y la pérdida de empleos en varias provincias.

Por el lado de los productores, anticiparon que rechazarán de plano la posibilidad de mantener los precios de este año, pero al mismo tiempo reconocen las complicaciones para recibir este año un mayor precio por su tabaco.

“Estamos en un mercado interno muy complicado en relación a la presión tributaria”, explicó el presidente de la Asociación Plantadores de Tabaco de Misiones, Albino Hirsch, al finalizar la primera reunión de negociación. Desde el 1 de mayo pasado, cuando el Poder Ejecutivo elevó por decreto los Impuestos a los cigarrillos al 80% del precio de venta al público, el sector afronta una de sus mayores crisis en décadas. A partir de aquella medida, toda la cadena de valor se vio fuertemente afectada, lo que se tradujo en más de trescientos despidos, el cierre de un centro de acopio en la provincia de Tucumán, la suspensión de operaciones en plantas productivas, retiros voluntarios en la Cooperativa de Tabacaleros de Misiones y el cierre de unos 3.500 kioscos en todo el país, entre otras consecuencias.

Por la gravedad de la situación, representantes del poder ejecutivo de las provincias tabacaleras, del área productiva, la industria y el comercio,  se reunieron en el 2° Foro Nacional Tabacalero 2016 celebrado en Buenos Aires a principios de diciembre, para plantear los problemas del sector. Durante el encuentro, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, ratificó su pedido de dar un marco estable a la actividad tabacalera, y en este sentido, aseguró que el Ministerio de Agroindustria citaría a los gobernadores provinciales a una reunión que aún no se concretó. A fin de año vence el decreto que fijó en 7% el llamado Impuesto Adicional de Emergencia -uno de los cinco impuestos que gravan la venta de cigarrillos- con la posibilidad de que esa alícuota suba al 21%, una medida que es rechazada por todo el sector. Otra de las alícuotas que afecta fuertemente al tabaco es la de impuestos internos, que tuvo un fuerte aumento en mayo y explica el golpe a las ventas legales, la producción y el empleo.

Durante el 2° Foro Tabacalero, el ministro de Industria, Trabajo y Comercio de Corrientes, Ignacio Osella, advirtió que las provincias productoras ya están sufriendo los menores niveles de ventas debido a la pesada carga de impuestos internos: “Está sucediendo lo que advertimos a las autoridades nacionales; el sector industrial está dejando de consumir la cantidad de tabaco que se consumía hace un año y las que se ven perjudicadas son las provincias productoras”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE