En febrero abrirá la Caja de Fomento para financiar a las Pymes misioneras

En febrero abrirá la Caja de Fomento para financiar a las Pymes misioneras

El secretario de Hacienda, Adolfo Safrán, espera que el 2017 traiga una “leve mejoría” en materia económica por una conjunción de factores que tendrán impacto en Misiones. La reactivación puede llegar de la mano de un dólar más alto que mitigue las asimetrías, pero fundamentalmente, se apuesta a una herramienta propia. En febrero abrirá sus puertas la Caja de Fomento, una iniciativa que el gobernador Hugo Passalacqua había presentado en su plataforma electoral.

Safrán estimó que el 15 de febrero se pondrá en marcha la Caja de Fomento provincial, con un capital inicial de 500 millones de pesos, que después podrá aumentar con el recupero de créditos o la propia financiación a la que acceda el organismo. Esos créditos se volcarán a las Pymes y sectores productivos que no pueden acceder a la banca tradicional.

“El Gobernador tiene todas las fichas puestas en cuidar los puestos de trabajo y apostar a la creación de nuevos puestos. Todas las herramientas utilizadas estuvieron en esa línea, como el subsidio energético, el Ahora Misiones y la futura Caja de Fomento. Con recursos propios hemos adelantado pagos al sector productivo. Son decisiones estratégicas para cuidar la actividad económica”, explicó Safrán en una entrevista concedida a Misiones On Line.

¿Para cuándo la Caja de Fomento?

La idea es que abra sus puertas el 15 de febrero. Estamos trabajando en los detalles de la sociedad. Tendrá un capital de 500 millones y la idea es asignar fondos mensuales. Después, con la cartera de créditos otorgados, puede tomar más créditos y generar más recursos.

La Provincia recupera así una herramienta propia de financiamiento…

Es una herramienta orientada al sector de la economía que no puede acceder al crédito financiero. Las Pymes que necesitan acceder a 500 mil o un millón de pesos para mejorar su capacidad productiva, en la Caja de Fomento lo podrán hacer. Son créditos serios, que hay que devolver, para trabajar con un capital mejor.

¿Qué se puede esperar de la economía en 2017?

Habrá que seguir siendo muy austeros, creativos. Hay presupuesto para ejecutar, pero hay que ser austeros. Será un año complicado con una leve mejoría, pero venimos con arrastre de este año, lo que nos va a exigir ser muy inteligentes para lograr el mejor efecto con el uso de recursos.

En medio habrá elecciones…

No sabemos si el Gobierno nacional va a liberar recursos. Pueden cambiar de postura. Hasta junio la preocupación era la inflación y no se prestaba atención al consumo y el desempleo. Pero eso ha cambiado en los últimos meses.

En ese escenario, ¿cómo se cierra el año?

Fue un año complejo. No tan malo como se esperaba, con sectores que han tenido dificultades, como la forestoindustria o el sector comercial fronterizo, que fueron los más afectados por las variables económicas.

Estamos en un proceso de Estanflación, que es el aumento de precios acompañado de caída de actividad económica y aumento del desempleo. No fue tan grave como se esperaba, pero obligó a todos a ajustar sus cuentas para que los ingresos puedan alcanzar. Con una inflación de 40 por ciento, los costos suben 40 por ciento y los ingresos aumentaron bastante menos. ¿Cómo cubrir los costos empresarios o de una familia, el Estado? Los medicamentos aumentaron 40 por ciento y los ingresos solo 25. Esas son las consecuencias. Se traduce en que el ingreso que reciben los agentes económicos no acompaña aumento de precios.

Dice que no fue tan malo… ¿Por Misiones o en general?

Misiones tuvo sus fortalezas. El turismo tuvo un interesante movimiento, aunque con un volumen de gastos no tan importante. Más volumen pero menos gasto. Algunos sectores con complicaciones iniciales, como el yerbatero y tealero se fueron acomodando. El espíritu de los misioneros, que son personas muy trabajadoras, emprendedoras, hace que pueda sobrellevar mejor las vicisitudes de la economía nacional.

 

Como enfrentar las crisis forestal y las asimetrías ¿Puede hacer algo Misiones?
Gran parte es un problema de atraso cambiario. Buscar otras soluciones puede ser un paliativo, que hay que buscarlos, para mejorar competitividad, bajar costos, logística. Pero el problema central es de atraso cambiario. El tipo de cambio real ha venido cayendo este año en forma acelerada y por eso se pierde competitividad con Brasil y Paraguay. Cuando se corrija, habrá recuperación. Bajar costos es complementario. El problema central es cambiario. Cuando hablo con quienes proponen bajar impuestos, les recuerdo que cuando hace tres años cuando el paraguayo venía a comprar, no hubo cambio de impuestos y nadie se quejaba. Ahora el tipo de cambio es desfavorable. Eso se corrige y entiendo que puede ocurrir en los próximos meses. El dólar debe subir, acomodarse. Tenemos un dólar muy barato y eso genera que los productos sean caros en relación con Paraguay, Brasil y otros países.

Además de las decisiones nacionales, ahora hay un nuevo actor internacional que puede tener influencia… Donald Trump

Estimamos que puede ocurrir algo interesante. Al atraer capitales a su país, con suba de tasas, que ya se está haciendo, esto va a generar aumentos en el costo financiero para todos los países emergentes, pero el dólar se va a apreciar. Es decir que el dólar va a subir con respecto a las otras monedas y esto puede ayudar al Gobierno nacional, si aprovecha esta movida, a mejorar la competitividad.

 

¿Cómo ha sido el vínculo con la Nación en este primer año?

Si bien en algunas áreas hasta octubre hubo ejecuciones irregulares de desembolsos en obras en un 70 por ciento, en otras áreas se comenzó a mover el aparato de obra pública a mediados de año, desde agosto en adelante y se van a ejecutar el año que viene. Es parte de la contracción.

¿Cuál es el efecto en la coparticipación?

Vamos a terminar con un crecimiento del 27 por ciento, todos los meses fueron regulares, con octubre que fue muy malo con 20 y  noviembre con 30. No es mal número, pero es insuficiente contra el 40 por ciento de inflación. Los costos crecieron mucho.

¿Habrá reactivación?

Habrá una leve mejoría, por tres motivos. Un Dólar más competitivo que genere recuperación de las economías regionales, la baja de tasas que puede motorizar el crédito para consumo e inversión que están frenados y la tercera es que habrá medidas para mejorar la economía real. El Ahora 18, es un esfuerzo para motorizar el consumo. El ITC, que muestra un cambio de actitud, que hasta hace unos meses el Gobierno nacional lo veía inviable y ahora accedieron para Posadas, a pesar de que Passalacqua pidió para toda la provincia.

¿Para cuándo el ITC diferenciado para los combustibles?

El ITC en proceso de firma. Entiendo que Ganancias ha ocupado y complicado al Gobierno y descuidó otras áreas, como la firma del ITC.

 

¿Con el Ahora Misiones, que resultados se esperan?

Apostamos a que sea un éxito para que el comercio pueda aprovechar y potenciar los beneficios. Es un esfuerzo conjunto de bancos, Provincia y sector comercial. Queremos que el dinero no se vaya a Paraguay. Duele esa fila a Paraguay y es una molestia para el que quiere ir a Paraguay y el efecto económico, que sueldos y aguinaldo se vayan a otro país. Este mes dura hasta fin de año y esperamos que se aproveche para comprar en cuotas y con 20 por ciento de descuento.

 

La larga discusión por Ganancias

El secretario de Hacienda, Adolfo Safrán consideró que el acuerdo alcanzado por Ganancias de cualquier modo es perjudicial para Misiones, aunque destacó que la Nación se comprometiera a cubrir la pérdida de coparticipación con Aportes del Tesoro Nacional. “Lo que se consensuó fue con la CGT y algunos sectores de la oposición. La otra pata de la discusión son los recursos resignados por las provincias. Eran 400 millones con el proyecto oficial. Pero ahora será un costo fiscal de entre 700 a 1100 millones. Sigue siendo un número muy alto que las provincias no pueden asumir. Con 400 podíamos colaborar, pero el resto debe ser absorbido por Nación porque fue su eje de campaña”, explicó.

Para Safrán, “Ganancias no es prioridad para Misiones”, porque solo 13 por ciento de los trabajadores tributan el impuesto. “Son más los recursos que perdemos que lo que queda en la economía real por mejores ingresos. Ese dinero irá al país central, donde están los mejores ingresos, pero no tanto en provincias como la nuestra”, consideró.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE