Rovira quiere reformar el INYM para aumentar recursos para productores y tareferos

Rovira quiere reformar el INYM para aumentar recursos para productores y tareferos

El presidente de la Cámara de Diputados, Carlos Rovira, presentó un proyecto para que los legisladores misioneros en el Congreso nacional modifiquen la ley del Instituto Nacional de la Yerba Mate con el objetivo de que Misiones sea la encargada de distribuir los recursos generados y fijar los precios dentro de la jurisdicción productora.

 

“Las modificaciones que integran el proyecto se nutren de un alto espíritu de justicia social, equidad y redistribución del ingreso, y de la experiencia del funcionamiento luego de varios años del mencionado Instituto”, sostiene Rovira, en cuyo primer mandato  nació el organismo como respuesta al Tractorazo impulsado por productores cansados de los bajos precios. Sin embargo, pasados los años, el INYM nunca llegó a cumplir su función objetiva y la situación social de productores y trabajadores rurales no mutó demasiado.

 

Según el titular de la Legislatura, las reformas propuestas no entorpecerán el funcionamiento ni alterarán los objetivos del INYM -con lo que se respeta el espíritu de la ley-, sino que “completan los mismos toda vez que se fija un orden de prioridades y presupuesto específico”, requisito imprescindible para una eficaz implementación de políticas públicas.

 

Así, se propone reemplazar la “tasa de inspección y fiscalización” del Artículo 21 de la Ley Nacional N.° 25.564, por una “tasa compensadora, de fomento y fiscalización”, a tenor de las nuevas finalidades de utilización de la misma que proponemos. La tasa será compensadora, ya que se podrá destinar al pago de sobreprecio de hoja verde, de fomento, por cuanto se destinará a mejorar la calidad de vida de los pequeños productores y de los trabajadores rurales de cosecha de yerba mate, en una reivindicación histórica: la renta de la yerba debe volver a quienes la producen, en un acto de estricta justicia social.

 

En el proyecto se mantiene la denominación de fiscalización, en cuanto uno de los destinos de la tasa continuará siendo –como hasta hoy- para ejecución de las atribuciones de control y fiscalización que tiene el INYM. Sin embargo, se propone una salida “superadora” para que se convierta en “tasa compensadora, de fomento y fiscalización”, con un valor fijo de cinco por ciento del precio promedio de venta al consumidor del kilogramo de yerba mate, lo que permitirá la actualización automática de la misma y la correspondiente formación del Fondo Especial Yerbatero, cuya creación también se propicia.

 

El Fondo Especial Yerbatero, priorizará al sector más postergado de la producción: el trabajador rural de la cosecha de la yerba mate. La propuesta a los legisladores nacionales de Misiones busca “vivienda digna, transporte adecuado, salud, educación y capacitación profesional para los “tareferos”, único y excluyente camino para la erradicación definitiva del trabajo infantil”.

 

El FEY, que se integrará con la recaudación del INYM, será distribuido en un cinco por ciento para el funcionamiento del organismo; 35% para pequeños productores, los que serán definidos en base a criterios de renta y costos de producción; 50% para trabajadores rurales de cosecha de yerba mate y erradicación del trabajo infantil del sector; y el 10% restante destinado planificar, organizar y participar de toda actividad o acontecimiento que contribuya a la promoción de la yerba mate y derivados dentro y fuera del país celebrando convenios de cooperación con otras instituciones oficiales o privadas del país y del exterior; e) llevar a cabo estudios, investigaciones.

 

Alrededor del 90 por ciento de la producción y de la superficie cultivada de yerba mate está en Misiones. El resto en Corrientes. Es por ello que en el proyecto de comunicación se propone una reforma de la Ley Nacional N.° 25.564 a fin de que sean los gobiernos provinciales, junto con el gobierno nacional, los actores que definan anualmente la ejecución del Fondo, dentro de los límites de su creación.

 

“El federalismo se construye, fundamentalmente, desde la administración de los recursos. Siendo Misiones la mayor productora de yerba mate del país, es natural que sea soberana atribución de la provincia definir las acciones de asistencia a los trabajadores y productores de su territorio”, señala Rovira.

 

También se postula un cambio sustancial en cuanto a la definición de los precios, que se dejaba en manos de Agricultura si no hay acuerdo entre los diferentes actores y propone que también se fije el precio a salida de molino en Misiones.

 

“Atento el efecto “cascada” que ello produciría sobre la cadena yerbatera, al fijarse un precio de salida de molino, el secadero recibirá un precio justo y equitativo por su materia prima, como también el productor por la hoja verde y, por ende, los trabajadores rurales percibirán el salario justo. En cuando a la modificación de la metodología de la detección de palo en la yerba mate, ello se torna de imperiosa necesidad ya que se ha comprobado que el sistema actual tiene falencias: el palo no es detectado cuando es molido”, asegura Rovira.

 

Investigaciones que se desarrollaron en los últimos años por científicos de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) demostraron que, con requerimientos de tecnología disponibles en la zona, se pueden aplicar métodos de control eficaces que analizan la fibra, permitiendo detectar el contenido de palo en un paquete yerba aun cuando haya sido molido muy finamente.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE