Solo la Justicia brasileña investiga el letal asalto a la sucursal El Soberbio del Banco Macro

Solo la Justicia brasileña investiga el letal asalto a la sucursal El Soberbio del Banco Macro

La investigación por el asalto a la sucursal El Soberbio del Banco Macro quedó de manera exclusiva en manos de la Justicia brasileña. Todas las actuaciones labradas por la Justicia misionera fueron remitidas a las autoridades del vecino país, que se aprestan a llevar al banquillo a los cuatro procesados que tiene la causa.
La llamada pata local de la gavilla que cometió el atraco nunca fue ubicada. En Misiones detuvieron a dos personas por el caso. Una recuperó la libertad 24 horas después de su captura. El otro, un remisero, estuvo más tiempo, pero luego debieron excarcelarlo por falta de indicios firmes en su contra.
El dinero sustraído, alrededor de dos millones de pesos, nunca apareció, al igual que el resto de la banda: de los siete u ocho integrantes, cuatro terminaron presos. Los detuvieron en Brasil, con armas, chalecos y hasta clavos “miguelito”. Son los que irán a debate oral y público en los próximos meses.
detenidos
Alex Lima Schimitz, Regis Da Silva Lópes, Evandro Scholer y Arlindo Da Luz están imputados de “latrocinio y portación ilegal de arma de fuego de uso restringido”. Hay muchas pruebas en su contra y los espera una dura condena.
La Argentina pidió la extradición de los cuatro, pero la Novena Vara Judicial de Porto Alegre rechazó el pedido. Pasa que la Justicia brasileña juzga a sus ciudadanos presos dentro de su territorio hayan cometido el delito dentro o fuera del Brasil. En este caso, los cuatro cayeron en Brasil y aunque hayan cometido el atraco en El Soberbio, serán juzgados en su país.
“El delito ocurrido en Argentina fue revestido de violencia y crueldad extrema, una vez que los asaltantes hicieron uso de los clientes y empleados del banco como escudo humano, habiendo matado a sangre fría a un policía argentino y luego, en la fuga, intercambiado tiros con la fuerza local”, sostuvo en la Justicia de Río Grande Do Sul en una de sus resoluciones. “Se trata de un crimen de altísima gravedad”, consideró.
Además, le rechazó en distintas ocasiones el pedido de excarcelación de los sospechosos.
Al resto de la banda se los buscó por algunos meses, pero después se diluyó el énfasis en dar con ellos.
El sospechado de ser cómplice de los ladrones en Argentina, un remisero llamado Ramón Gay, de 37 años, fue excarcelado en abril del año pasado. Había sido arrestado el 5 de febrero, tres días después del asalto.
Un testigo había asegurado ante la Policía que vio a Gay con uno de los malvivientes. Otro dijo que el trabajador habría compartido un asado con ese mismo delincuente. Pero luego dieron una versión contradictoria ante la Justicia. El juez de la causa no les creyó.
En marzo del año pasado, cayó en El Soberbio Ricardo Dos Santos Bellarmino. Supuestamente tenía vínculos con la organización delictiva que golpeó en el Macro. 24 horas después lo liberaron.
banco macro 1
El atraco a la entidad bancaria sucedió el 2 de febrero de 2015. Un lunes en que el banco estaba repleto.
Los ladrones actuaron con uniformes militares similares a los que usan los policías brasileños. Dos se quedaron en la vereda y a los tiros alejaron a la gente que estaba sobre la avenida San Martín.

El resto entró al inmueble y tomó de rehenes a los clientes.

Una vez que se hicieron del dinero y cuando ya se iban, asesinaron al cabo primero Roberto Omar Ballesteros (35), quien hacía de custodia en el Macro. Le dispararon en la calle, supuestamente porque había reconocido a alguno de los integrantes de la banda.
Los asaltantes escaparon en dos camionetas y con el gerente de la entidad como escudo. Lo abandonaron a los dos kilómetros y ellos siguieron hacia la frontera. En el paraje Sarandí se tirotearon con la Policía y cruzaron luego el río Uruguay. Cuatro de ellos fueron arrestados después en la localidad de Tiradentes do Sul, Brasil. Son los que serán juzgados en breve.

 

MAS

EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE