Caso Bárbaro: la causa prescribe en 2019 y ahora el paso que sigue es la elevación a juicio

Caso Bárbaro: la causa prescribe en 2019 y ahora el paso que sigue es la elevación a juicio

El voluminoso expediente de la causa por el asesinato de María Elena “Marilyn” Bárbaro ya está en el juzgado de Instrucción de San Vicente. Allí se llevarán adelante los últimos trámites antes de que pase a la instancia de juicio oral. Pero para que se realice el debate aún falta, porque el único imputado que tiene el caso puede apelar la eventual elevación a juicio.
El asesinato de la mujer de 54 años, discapacitada motriz, sucedió el 17 de abril de 2004. En unos días se cumplirá el aniversario número 12 y la familia de la víctima sigue con preocupación la lenta marcha del expediente. La prescripción es un fantasma que acecha. Fuentes judiciales consultadas estimaron que 15 años después de sucedido un homicidio que tiene como pena la prisión perpetua se puede dar la prescripción.
El primer juez del caso fue Horacio Heriberto Alarcón, luego apartado. Su colega Alba Kunzmann de Gauchat tomó la posta y condujo las investigaciones hasta que también se inhibió. También actuó como subrogante la jueza Marta Arrúa. Ahora la causa pasó al Instrucción Tres de San Vicente, que está sin magistrado y lo subroga Alarcón. Por eso, siguiendo el orden de subrogancia, le tocará intervenir a la jueza Civil, Comercial, Laboral y de Familia Teresa del Carmen Hedman.
Las fuentes indicaron que la magistrada debe darle intervención a la Fiscalía para el requerimiento a elevación a juicio. En ese paso, el Ministerio Público debe analizar las pruebas, endilgar al sospechoso la acusación correspondiente y solicitar que se realice el debate. Una vez que se concrete, Hedman deberá firmar la resolución de elevación, medida que puede ser apelada.
Rubén Schnimg es el único sospechoso procesado por el asesinato de Bárbaro. Una huella de la planta de su pie fue encontrado en el lugar donde enterraron el cadáver de la mujer. Estuvo preso entre 2004 y 2011, cuando recibió la excarcelación habida cuenta del tiempo transcurrido sin que haya una condena.
El 10 de octubre de 2008, la Kunzmann había ordenó el sobreseimiento y la liberación de los otros imputados que tuvo el caso: Matías Ortiz, Gabriel Piotroski, Patricio Do Santos y Daniel “Chaparro” Núñez. Todos ellos habían sido incriminados por Schnimg.
Piotroski y Ortiz cumplían el arresto en una clínica y los demás en la cárcel obereña.
El sobreseimiento del grupo fue apelado, pero el Tribunal Penal de Oberá avaló la decisión de Kunzmann.
La familia Bárbaro acudió al Superior Tribunal de Justicia, que también le dio la razón a la magistrada y al Tribunal: sobreseimiento para los cuatro. La resolución se conoció este mes, seis años después de que el planteo ingresara en el STJ. Es decir, a esos jóvenes nunca más se lo volverá a investigar por el asesinato.
Para que los desligaran del caso fue clave la nulidad de una pericia dispuesta por el STJ en 2008. Se trata de un trabajo hecho en 2006 por la Gendarmería Nacional, que había afirmado que encontró pelos de Marilyn en el auto de Ortiz. Sin embargo, el precinto utilizado para guardar las muestras había sido violado, según la Corte misionera, por lo que la prueba era nula.
Schnimg enfrenta la posibilidad de recibir una prisión perpetua. Lo acusan de “homicidio calificado por alevosía y ensañamiento”. ¿Cuándo saldrá el juicio? Nadie puede arriesgar una fecha.

MAS
EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE