Condenaron a nueve años de prisión al líder de una banda internacional dedicada a la trata de personas

Condenaron a nueve años de prisión al líder de una banda internacional dedicada a la trata de personas

Así, lo determinó el Tribunal Oral de Comodoro Rivadavia, en línea con lo solicitado por el representante del Ministerio Público Fiscal. El imputado fue encontrado culpable de haber engañado, a través de una falsa oferta laboral, a cuatro víctimas en situación de vulnerabilidad y oriundas de Paraguay, y trasladarlas hasta Puerto Madryn para ser explotadas sexualmente. Las víctimas habrían permanecido cautivas y bajo amenazas de muerte. Las víctimas eran captadas en Asunción, trasladadas a Encarnación, cruzaban por Posadas para desde aquí ir a Buenos Aires hasta llegar al destino final.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Comodoro Rivadavia condenó a nueve años de prisión al líder de una banda internacional dedicada a la trata de personas con fines de explotación sexual. En línea con lo solicitado por el fiscal que intervino en el debate oral, Teodoro Nürnberg, los jueces dieron por acreditado que Eduardo Pablo Aborsky engañó, a través de falsas ofertas laborales, a cuatro mujeres en situación de vulnerabilidad oriundas de la República del Paraguay. Luego, se hizo cargo del traslado y finalmente las obligó a prostituirse en la ciudad de Puerto Madryn, provincia de Chubut, donde permanecieron cautivas y sufrieron golpes y amenazas de muerte.

 

El Tribunal, integrado por  los jueces Pedro de Diego, Enrique Guanziroli y Nora Cabrera de Monella, además ordenó el decomiso del local nocturno, el traslado del imputado, que se encontraba con prisión domiciliaria, a una cárcel federal y la absolución de una de las imputadas. Por su parte, la acusada de ser la “madama” del prostíbulo continúa prófuga.

 

El juicio comenzó el 10 de noviembre de 2015 y a lo largo del debate oral declararon tres de las cuatro víctimas a través de videoconferencia. Finalmente, el pasado 4 de febrero, el representante del Ministerio Público Fiscal realizó los alegatos y el 15 de febrero se conoció el veredicto.

 

El caso

 

Según la investigación a cargo del titular de la Fiscalía Federal de Primera Instancia de Rawson, Fernando Omar Gelvez, entre el 4 y 14 de enero de 2013, uno de los presuntos tratantes habría viajado hacia Asunción donde, a través de un conocido, ofreció trabajo como empleadas domésticas en la casa de un amigo argentino que residía en la ciudad de Puerto Madryn a cuatro mujeres. Según las propias víctimas, el acusado les dijo que “no tuvieran miedo” y que “les iban a pagar muy bien”.

 

Entonces, las mujeres engañadas fueron acompañadas por una de las acusadas en un viaje en ómnibus desde la ciudad paraguaya de Encarnación hacia la capital de la provincia de Misiones, Posadas, donde abordaron un segundo transporte rumbo a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y luego un tercero con destino a Puerto Madryn.

 

Una vez concluido el periplo, fueron alojadas en un departamento que tenía cuatro camas. Tres días después, uno de los acusados las llevó hasta la planta baja del edificio donde les mostró un boliche y la mujer imputada les explicó que el trabajo consistía en “hacer que los clientes paguen copas de bebidas y que tuvieran relaciones sexuales en unas piezas que existían en el mismo lugar”.

 

Cuando las víctimas señalaron que ese no era el trabajo que les habían ofrecido, una de las presuntas tratantes dijo que eso era lo que tenían que hacer para poder pagar las “deudas” y que si decían algo, su pareja, por intermedio de otra persona, “las iba a hacer matar”.

 

Finalmente, el 25 de enero de 2013 a raíz de una denuncia telefónica en la Comisaría Seccional Primera de la ciudad de Puerto Madryn, personal policial se hizo presente en el lugar denunciado donde pudo identificar a cuatro mujeres  quebradas en llanto, asustadas,  con valijas y carteras. Al ser entrevistadas, las víctimas indicaron que  conocieron a Aborsky en Paraguay donde les ofreció trabajo como empleadas domésticas en Buenos Aires. Sin embargo, fueron trasladadas hasta el sur del país donde finalmente fueron explotadas sexualmente.

 

Durante el allanamiento en el prostíbulo, la policía secuestró un libro de “pases”, preservativos, teléfonos, fotografías de mujeres, chips, pasajes, constancias de giro de dinero, bebidas alcohólicas y fotos de mujeres.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE