Liberaron a los once operarios de la chilena Arauco, pero sigue el conflicto en la pastera

Fueron liberados once trabajadores de la empresa de capitales chilenos Arauco, ex Alto Paraná, detenidos ayer en el marco del conflicto en demanda de inmediatas reincorporaciones.
El gremio, adherido a la Federación de Trabajadores de la Energía, Industria, Servicios y Afines (FeTIA) que conduce Pedro Wasiejko, señaló que “la protesta continúa” en reclamo de la reincorporación de los cesanteados y el mejoramiento de condiciones de trabajo.
Darí­o Klein, integrante de la conducción del SOEP, aseguró que “se mantiene la vigilia en la puerta de la fábrica” y denunció “el atropello ilegal de la patronal que, en connivencia con fuerzas policiales, vulneró el derecho de huelga y esposó y detuvo a trabajadores papeleros que ejercían” esa facultad.
Según el dirigente gremial misionero, “la situación se agravó con el despido de otros 19 trabajadores de la empresa MDF Aserradero”, ubicada en la zona del conflicto, en tanto el personal -que no paralizó la producción- continuará “las guardias frente al establecimiento a la espera de una respuesta a los reclamos de reincorporación y mejoras de la higiene y seguridad en la planta”.
Se realizará una reunión en el Ministerio de Trabajo de Eldorado, a la que asistirá una comitiva sindical y, según algunas fuentes, también directivos de la chilena Arauco.
La firma había cesanteado a otros cuatro operarios contratados -algunos solo por haberse afiliado al SOEP- en la última semana.
Los trabajadores reclaman desde hace meses la aplicación de la ley de insalubridad ya aprobada por la Legislatura provincial, luego de que la Corte Suprema de Justicia -ante una presentación de la patronal- rechazara su incumbencia respecto del tema.
El Ministerio de Trabajo ya declaró “la insalubridad laboral” en doce áreas de la planta de pasta de la celulosa ex Alto Paraná, ubicada en Puerto Esperanza, indicó el gremio.
La decisión de la cartera laboral fue adoptada luego de conocerse un estudio de especialistas de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), que determinó que trabajar en cualquiera de esos espacios es peligroso para la salud a partir de los elevados í­ndices de dióxido de cloro y ruidos, que superan los 85 decibeles.
En la pastera fueron declarados “insalubres” la planta de dióxido de cloro; las calderas de recuperación y de potencia; la planta quí­mica; la de lavado y depurado; de deslignificación; la de preparación de madera; el taller central; la caldererí­a; las líneas uno y dos y la planta de tratamiento de efluentes.
Trabajo provincial habí­a declarado en mayo último la conciliación obligatoria, luego de que los trabajadores cortaron de forma parcial la ruta en demanda de la aplicación de la ley y de que los directivos se aviniesen a adecuar las instalaciones.
Arauco es una de las mayores fabricantes mundiales de celulosa y, en enero último, su filial en Estados Unidos, Flakeboard America, acordó la compra de las tres plantas de Sierra Pine por 107 millones de dólares más inventarios, pero el Departamento de Justicia de ese paí­s no aceptó la transacción, luego de objetar que ese convenio amenazaba con debilitar la competencia.
 

El conflicto

Desde el sindicato de papeleros del norte de la provincia aseguraron que la ex Alto Paraná,  cesanteó personal en plena vigencia de una conciliación obligatoria. Afirman que los despidos responden a una política de precarización laboral de la compañía que se basa en reemplazar a personal efectivo bajo convenio, con operarios tercerizados o con contratos a término. Los trabajadores  bloquearon ayer los accesos a las plantas de Puerto Piray y Puerto Bossetti y once de ellos fueron detenidos en el marco de un procedimiento policial.

El conflicto entre la empresa de capitales chilenos Arauco SA, ex Alto Paraná, y sus trabajadores se encuentra en uno de sus puntos más álgidos. Desde el Sindicato de Obreros y Empleados del Papel (SOEP) denunciaron el despido sin causa de 23 trabajadores y bloquearon ayer el acceso de camiones a las plantas de Puerto Piray y al centro de logística de Puerto Bossetti. Tras ser obligados por la Policía a retirarse del lugar, luego de un procedimiento en el que fueron detenidos once trabajadores, los operarios iniciaron hoy un paro total por tiempo indeterminado.

Según indicó Lorenzo Barrientos, secretario general del SOEP, fueron despedidos 18 trabajadores que estaban en planta permanente y otros 5 que estaban contratados a término y aclaró que los 23 estaban bajo convenio y en ningún caso la empresa invocó alguna causa para justificar las cesantías.

Afirmó que los despidos se produjeron en plena vigencia de una conciliación obligatoria dictaminada por el ministerio de Trabajo de la Provincia en el marco de una protesta iniciada por el sindicato en reclamo por la supuesta aplicación una política de precarización laboral en la ex Alto Paraná.

Según indicó el gremialista, los recientes despidos son una muestra más de esa política que consiste en reemplazar personal de planta encuadrado en el convenio colectivo correspondiente, por empleados tercerizados o con contratos a término que cobran menos por hacer las mismas tareas.

Por su parte, el secretario gremial del SOEP, Héctor Careaga, remarcó que entre los despedidos se encuentran empleados que estaban bajo reposo médico tras haber sufrido accidentes laborales que nunca fueron denunciados.  “Venimos denunciando hace más de dos años las reiteradas violaciones e incumplimientos en los que incurre esta empresa”, señaló en diálogo con Radio Libertad.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE