Insólito reclamo sindical pone en riesgo a las 22 Efas de la provincia

Un sindicato sin representación en Misiones exige que las escuelas de la familia agrícola paguen aportes sindicales por personal que, según representantes de las escuelas no trabaja allí, y además reclaman que se blanquee a esos supuesto trabajadores. El gremio inició acciones legales en Buenos Aires e intima a las escuelas a litigar en esa órbita. Pretende que cada escuela le deposite 50 mil pesos en concepto de aportes atrasados. Está en jaque la educación de más de 3.500 adolescentes y jóvenes misioneros y la fuente laboral de más de 600 docentes.

La ambición de un sindicato foráneo, que pretende cobrar cuota sindical por empleados inexistentes, está poniendo en riesgo la continuidad de más de 200 escuelas e institutos de gestión privada que funcionan en toda la provincia, entre ellas las 22 Escuelas de la Familia  Agrícola (EFA) en las que estudian, comen y duermen más de 3.500 jóvenes y adolescentes de la provincia y en las que trabajan más de 600 docentes. La presidente de la Unión de Escuelas de la Familia Agrícola de Misiones (Unefam), Cristina Bandera, explicó que el Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (Soeme) inició reclamos ejecutivos por montos que rondan los 50 mil pesos a todas las Efas y les exige que comiencen a pagar aportes por un portero y una cocinera en cada una de la escuelas.

Bandera indicó que el Soeme impulsa los reclamos en Cuidad de Buenos Aires y por lo tanto las audiencias se fijan en esa ciudad. “Nos citan con cinco o diez días de anticipación en Buenos Aires y no tenemos forma de viajar ni el dinero para hacerlo y se aprovechan de eso para presionar”, aseguró.

Señaló que las Efas cumplen una función social muy importante y no persiguen un fin lucrativo. Detalló que se cobran cuotas mensuales que oscilan entre los 200 y los 400 pesos, a los alumnos que puedan pagar y a muchos otros se los beca. La recaudación obtenida, además de recursos que llegan de la provincia alcanza a duras penas para alimentar a los alumnos y costear el mantenimiento y la limpieza. “Si tuviéramos que funcionar como pretende este sindicato, pagando sueldo y aportes a personal de cocina y a un portero, deberíamos cobrar entre 800 y 1.000 pesos por mes a cada alumno. Claramente esto desvirtuaría el espíritu de las Efas y además nos dejaría sin matrícula, ya que ninguno de nuestros estudiantes está en condiciones de afrontar un gasto de así”, señaló.

Las 22 Efas y las restantes 190 escuelas de gestión privada de la provincia, enfrentan el acoso del Soeme, que reclama una deuda por aportes sindicales supuestamente impagos, correspondientes a empleados que el sindicato presume que trabajan en estas escuelas, pero que, según representantes de esas entidades educativa, no existen.

“Presumen que tenemos empleados y que no estamos depositando los aportes, eso es mentira, en todas las Efas las tareas de cocina, de limpieza y de mantenimiento las realizan vecinos, padres, ex alumnos y los propios alumnos. Incluso cuando nos llega un subsidio para una reparación o una mejora, destinamos todo el dinero a la compra de materiales y la mano de obra sale de la comunidad y es gratis. Esa es la única forma que tenemos para que este modelo continúe funcionando”, dijo Bandera.

Cuestión de fondo

El Soeme se basa en una resolución de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que determina índices medios de trabajo para las actividades no docentes que se desarrollan en las escuelas privadas, es decir que estima cuántos trabajadores destinados a tareas de limpieza, maestranza y administración, deberían tener las escuela privadas en función de la cantidad de alumnos que allí concurran.

Basándose en esta norma, el sindicato -que no tiene presencia en Misiones- se tomó la libertad de presumir que en las 212 escuelas de gestión privada que funcionan en la provincia, trabajan empleados no registrados y reclaman aportes sindicales impagos acumulados desde el 1 de enero de 2010 por esos supuestos empleados. Además exigen que todas las escuelas se ajusten a lo que dice la norma e incorporen personal a su nómina, mayormente porteros, serenos y cocineros.

El presidente de la Asociación de Institutos Privados de Educación de Misiones (Aipem), Luis Bogado, desmintió de plano que las escuelas tengan personal en negro y explicó que, a tratarse de entidades educativas con mucho menores recursos que las de Ciudad de Buenos Aires, en las que se inspiró la norma, se arreglan con menos personal. Recalcó además que la gran mayoría de las escuelas de gestión privada de Misiones cumplen una función social importante, atienden a sectores de la población de bajos recursos y cobran cuotas módicas o directamente no cobran.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE